Irma, al acecho

Irma, al acecho

Foto: Naval Research Laboratory

Foto: Naval Research Laboratory

Ana Stollavagli- Los estudiosos del origen de los nombres afirman que su significado es “aquella con gran fortaleza”. Haciéndole honor a esa definición, el huracán Irma se aproxima con una potencia demoledora. Este martes, pasó a categoría 5 —lo que lo convierte en “extremadamente peligroso”—, en su probable recorrido por las Antillas, Puerto Rico, República Dominicana, Haití, Cuba, las Bahamas y el sur de la península de Florida.

El temor que genera no es en vano, ya que Harvey, el ciclón que arrasó Texas y Louisiana desde el 23 de agosto, y provocó unos cuarenta muertos y gravísimas inundaciones, fue de categoría 4, con vientos de 132 millas por hora. Irma ya supera las 185 millas en el mismo lapso de tiempo.

Frente a este panorama, el gobernador del estado más austral, Rick Scott, declaró la emergencia, con especial atención en los paradisíacos Cayos de Florida, adonde Irma podría arribar el sábado.

Los condados más importantes del sur, como Miami-Dade, Broward y Palm Beach,  suspendieron las clases para el jueves y el viernes, e instaron a sus habitantes a comprar agua, linternas, baterías, medicamentos y gasolina, y a armar un plan de evacuación en caso de que sea necesario.

Por este motivo, desde temprano se ven largas colas en los supermercados y las farmacias para conseguir bidones —que ya escasean— y alimentos no perecederos, y también hay filas para adquirir bolsas de arena en las tiendas de construcción y en las gasolineras. Frente a la gran demanda, el combustible registra un significativo aumento por la interrupción temporal de la actividad en algunas refinerías de Texas a causa de Harvey. En tanto, los colocadores de cerramientos antihuracán (en inglés, shutters) se están “haciendo su agosto” en setiembre, y cobran hasta 300 dólares por hacer su trabajo en una casa pequeña; un importe al que luego hay que sumarle los honorarios por quitar las persianas.

Fuerte e incierto

Según los meteorólogos más reconocidos del país es imposible establecer con certeza cuál será la trayectoria exacta de Irma, ya que esta puede cambiar, al igual que la intensidad del ciclón. Hasta la tarde de este martes, la mayoría de los modelos numéricos de predicción coincidían en mostrar el ojo del huracán sobre el mar, pero dada su envergadura, podría afectar unas 200 millas alrededor de él. Bryan Norcross, de Weather Channel, dijo que los vientos que arrastra Irma son más anchos que Florida y que “no necesitarás un golpe directo para tener vientos como los de Wilma y grandes tormentas en ambas costas”. Wilma también fue un huracán categoría 5, y en octubre de 2005 causó estragos desde México hasta Canadá.

Por su parte, el meteorólogo Eduardo Rodríguez, de la cadena de noticias Univisión, explicó que Irma podría tocar Florida el domingo a las 2 de la tarde, con vientos de 140 millas por hora, lo que volvería a ubicar a este huracán en la categoría 4.

Irma, el peor de todos

Hasta ahora, el huracán con el nombre de mujer fuerte se perfila como el más intenso de la historia, superando incluso las marcas de Andrew y Katrina, que en agosto de 1992 y 2005, respectivamente, causaron graves destrozos en la costa Este, y de Camille, que en agosto de 1969 azotó Virginia. Los tres, con vientos de hasta 175 millas por hora.

Solo Allen, por el momento, encabeza el récord, con sus vientos de 190 millas por hora en agosto de 1980 que, aunque debilitados al llegar a Texas, también allí sembraron destrucción.

Si Irma tocara tierra en Estados Unidos con categoría 4 o más, tan solo dos semanas después de Harvey, sería la primera vez en la historia de nuestro país que en una misma temporada se producen dos ciclones de gran magnitud. El costo material, además, sería tremendo: según la agencia Bloomberg, atender la devastación que produjo el ciclón de Texas genera gastos de 155,000 dólares por minuto.

Ya viene José 

Y mientras tanto, el Centro Nacional de Huracanes anunció que detrás de Irma viene José; por ahora, solo como una tormenta tropical que pudiera aumentar de intensidad. Su significado bíblico habla de dar y multiplicar. En los países del Caribe y en Estados Unidos se reza para que ni uno ni otro causen destrucción.

Un adolescente, sospechoso de provocar el fuego

Un adolescente, sospechoso de provocar el fuego

El fin de DACA: un sueño que terminó en pesadilla

El fin de DACA: un sueño que terminó en pesadilla