Ayuda a Puerto Rico: tardía e insuficiente

Ayuda a Puerto Rico: tardía e insuficiente

Foto: US Department of Defense

Foto: US Department of Defense

Ana Stollavagli- Diez días después del paso apocalíptico del huracán María, los habitantes de Puerto Rico siguen sin luz, haciendo largas filas para conseguir agua, alimentos, medicamentos y combustible. El Gobierno de la isla dice que hace todo lo que puede y le pide más ayuda a la administración federal; el Gobierno de Trump, por su parte, afirma no solo estar enviando dicha ayuda, sino que esta además no tiene precedentes, al tiempo que recuerda con demasiada frecuencia la existencia de deuda pública y contraataca en Twitter. Y los boricuas expatriados, con numerosos artistas a la cabeza, reclaman celeridad y transparencia para que su aporte llegue ya a quienes lo necesitan.

De la respuesta tardía de la Casa Blanca a la devastación en su territorio libre asociado ya hemos hablado en estas páginas. Ahora, es momento de ver cómo optimizar esos recursos.

Este viernes, el presidente declaró que se movilizaron diez mil funcionarios federales y cinco mil militares a Puerto Rico, acotando la obviedad de que la devastación es mayor porque es una isla rodeada de mucha agua. El jueves, a pedido del gobernador Ricardo Rosselló, había suspendido por diez días y de inmediato la aplicación de la Ley Jones, que obliga a que toda la mercancía destinada a Puerto Rico llegue en buques de bandera norteamericana. Esta norma vetusta encarece y demora innecesariamente los envíos a la isla, y muchas son las voces que se alzan, hoy más que nunca, pidiendo su eliminación definitiva.

La gota que colmó el vaso de la indignación la sumó la secretaria interina de Seguridad Nacional, Elaine Duke, quien afirmó que Puerto Rico es una buena historia noticiosa y que la ayuda para la isla está bajo control. Con la voz quebrada por la angustia, la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín, le respondió a la funcionaria: “Bueno, tal vez donde ella está es una buena noticia. Cuando estás tomando agua de un arroyo, no es una buena noticia. Cuando no tienes comida para un bebé, no es una buena noticia. […] No es una buena noticia cuando la gente está muriendo porque no tiene diálisis, cuando sus generadores no están trabajando y no les proveen oxígeno. ¿Dónde están las buenas noticias?”. Más tarde, Yulín señaló que no puede entender que la nación más importante del mundo no pueda tener clara la logística necesaria para ayudar a una pequeña isla de 100 millas por 35.

Fiel a su estilo, Trump eligió la red social de los 140 caracteres para fustigar a la alcaldesa:

“Quieren que les den todo el trabajo hecho, cuando esto debería ser un esfuerzo comunitario”. Un día antes, el presidente había instado al Gobierno insular a trabajar con Washington para determinar cómo se va a financiar el enorme esfuerzo de reconstrucción de la isla y para encontrar la manera de organizarse y de ver qué hacer con la tremenda deuda preexistente.

Las críticas a las demoras y las peleas estériles llegaron este sábado de la mano de Residente, el nombre con el que hoy se conoce al cantante René Pérez. El vocalista deCalle 13 dijo en su cuenta de Instagram que no quiere politizar la situación pero que en la isla es imposible no hacerlo, y que estuvo dos semanas intentando organizar el apoyo internacional: “Todo estaba en pie hasta que llegó el Gobierno de Estados Unidos a prohibir cualquier tipo de ayuda que llega del extranjero. A México le llegaron hasta los chinos a ayudar y, a pesar de que su situación es crítica, al igual que la de la isla, ellos están avanzando gracias a su poder de autodeterminación. ¿Cuándo nos vamos a dar cuenta de que somos mejores siendo socios de Estados Unidos y del mundo en lugar de esclavos?”.

El artista luego expresó el sentir de muchos puertorriqueños al sostener que Estados Unidos no ayudará más siendo la isla un estado libre asociado: “Si ni siquiera pudieron ayudar a Nueva Orleans cuando Katrina, si ni tan siquiera su Gobierno nos respeta”.

Al llegar a Puerto Rico con su cargamento de donaciones, el cantante Daddy Yankee fue aún más enfático: “No hay tiempo pa’jugar política. No hay tiempo pa’protocolo. No hay tiempo para saber qué candidato de allá afuera. […] ¡Mire!, hay que entregarle la comida a la gente. El mensaje tiene que ser claro: ¡Hay gente muriendo! ¡Hay gente que no tiene agua, gente que necesita medicinas, llegar a un hospital para ser tratado! No hay tiempo para la politiquería, mano”.

En las últimas horas, el gobernador Rosselló afirmó que unos quinientos soldados de la Guardia Nacional de Puerto Rico asistirán a la Policía de Puerto Rico, y que también ya se cuenta con efectivos de la misma fuerza procedentes de Alabama, Kentucky y otros estados, así como con bomberos de Nueva York.

Respecto del suministro de agua, el jefe de Gobierno de la isla señaló que está mejorando por la colaboración entre las agencias federales y la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, para la cual están trabajando hombres del Departamento de Defensa. En tanto, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) es quien está llevando combustible a las plantas distribuidoras.

El día clave en esta crisis será el martes, cuando Donald Trump pise suelo boricua. Con las medidas de seguridad del caso, podrá ver de cerca el dolor de los afectados por el paso de dos huracanes. Tres millones de personas que aún necesitan de mucha ayuda para empezar de nuevo.

¿Qué pasa en Cataluña?

¿Qué pasa en Cataluña?

Trump, el nacionalismo y la globalización

Trump, el nacionalismo y la globalización