Sube la popularidad del aguacate, así como sus precios

Sube la popularidad del aguacate, así como sus precios

Foto: PxHere (CC0)

Foto: PxHere (CC0)

Cristina Jácome- El aguacate es una fruta que día a día gana popularidad en el mundo, no solo por su sabor, sino por los fabulosos beneficios que representa para la salud. A consecuencia de esta demanda, los precios están subiendo a máximos históricos, lo que pone en aprietos a países productores como México. El cambio climático y las políticas del Gobierno estadounidense son factores que también podrían afectar los precios.

Conocido también como palta o pera de cocodrilo, el aguacate se considera actualmente un superalimento porque contiene una variedad amplia de nutrientes, incluidos veinte vitaminas y minerales. Además, tiene más potasio que los plátanos, y varios estudios revelan que una ingesta elevada ayuda a bajar la presión arterial, propiedad que no muchos conocen. La fruta posee potentes antioxidantes para la salud de los ojos y ayuda a absorber los nutrientes de los alimentos vegetales que ingerimos. Su fibra puede contribuir a la pérdida de peso, además de reducir los niveles de colesterol y triglicéridos. Por si fuera poco, se cree que ayuda a prevenir el riesgo de cáncer y las enfermedades del corazón.

Aunque existen alrededor de quinientas variedades de aguacate en el mundo, la variedad más vendida es el Hass, la cual se produce principalmente en México, República Dominicana, Perú, Chile y Brasil. Enrique Peña Nieto afirmó que México es el principal productor y exportador en el mundo. El país exporta a Canadá, Japón, El Salvador, Francia y China, pero la mayor cantidad se va a los Estados Unidos.

Hace diez años, en Estados Unidos era un lujo comprar aguacates. Solo se vendían en los supermercados especializados de las grandes ciudades como Nueva York. Pero ahora se ha vuelto una comida típica del Superbowl y de la celebración del Cinco de Mayo, en donde el cremoso acompañante no puede faltar. Además, los restaurantes mexicanos de cadena como Chipotle siguen apareciendo en muchas ciudades del país, y locales como Starbucks introdujeron una crema de aguacate para untar como iniciativa reciente. 

No solo en Estados Unidos los restaurantes están incluyendo a los aguacates en sus menús, sino que en el otro lado del mundo, en China, hay un gran interés por comer la fruta nutritiva. Por ello, los negocios de venta de comida intentan satisfacer la demanda de sus clientes. Por ejemplo, el KFC, que tiene alrededor de cinco mil locales en el país asiático, lanzó recientemente un especial del aguacate (avocado series) en hamburguesas de pollo y rollitos que vienen con guacamole por dentro. Esa promoción se acabó más rápido de lo esperado por la gran acogida que tuvo.

Por todos estos factores, la demanda mundial del aguacate ha provocado que los precios suban a récords históricos. De acuerdo con datos del INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía) de México, tan solo en los primeros siete meses del 2017 el precio se disparó en un 64.6%. La caja de 10 kilogramos de la variedad Hass está en 27.89 dólares, más del doble que el año pasado, y es el más alto en diecinueve años, según datos de BloombergMarkets.

Pero el éxito internacional del aguacate tiene dos caras para México. Por un lado, los agricultores se benefician con la alta demanda, y por otro, el precio se vuelve muy alto para los ciudadanos de ese país, que están acostumbrados al consumo de la fruta en su vida diaria.

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, anunció en agosto de este año que el Gobierno mexicano analiza la posibilidad de importar aguacate para contrarrestar la subida acelerada de los precios en los últimos meses. Es posible que la población mexicana tenga que consumir la fruta proveniente de Chile o de Perú, lo cual es sorprendente si se considera la cantidad que México produce cada año.

Entre otros factores que hacen que el precio suba se encuentra el hecho de que el aguacate es un fruto de producción alternada, lo que quiere decir que un año el árbol tiene una gran producción, seguida por un bajo rendimiento la temporada siguiente. Ahora estamos en el año de bajo rendimiento.

Aunque México exporta el 82% de aguacate a los Estados Unidos, el resto viene del área de California. El problema adicional es que, de acuerdo con la Comisión de Aguacates de California, el pronóstico de la producción indica que va a bajar en un 44% este año. La razón es mayormente la sequía que existe en esa zona, sin contar con que no se produce en todo el año debido al invierno.

Además de la forma de producción de los árboles de aguacate y del clima, existen otras posibles amenazas para que los precios de la palta suban. Si la administración de Trump cumple su promesa de poner impuestos a los productos mexicanos, o si decide salirse de NAFTA, eso tendrá un mayor impacto. Por ahora tenemos que disfrutarlo al precio que está, porque puede ser que en el futuro cercano tengamos que obviar el extra de guacamole en nuestro plato.

¿Qué le espera a la FARC ahora como partido político?

¿Qué le espera a la FARC ahora como partido político?

Code the Dream: tecnología al alcance de todos

Code the Dream: tecnología al alcance de todos