¿Cuánto le importa a Trump Puerto Rico?

¿Cuánto le importa a Trump Puerto Rico?

Foto: NOAA

Foto: NOAA

Ana Stollavagli- Antes de que el huracán María arrasara con Puerto Rico, la isla ya había sufrido los embates de Irma el 6 de septiembre, por lo que el presidente Donald Trump hizo lo que le corresponde a un mandatario: tildó la situación de “gran desastre” y ordenó la intervención del Departamento de Seguridad Nacional y de la Agencia Federal para el manejo de Emergencias tanto en el estado libre asociado, como en las Islas Vírgenes y en Florida.

La llegada a Puerto Rico de un segundo ciclón devastador tan solo dos semanas después, que causó treinta y tres muertes, motivó una nueva declaración de Trump para anunciar el estado de emergencia, el cual incluye ayuda financiera para la reconstrucción. El mandatario destacó la intensidad de los vientos “nunca vistos” y lamentó la caída de todo el tendido eléctrico, que, dijo, no era de buena calidad. Un día después de María, el jueves 23 de septiembre, el presidente prometió visitar el destruido territorio boricua la siguiente semana a más tardar —aunque este martes pospuso el viaje para el 3 de octubre— y, horas más tarde, otros asuntos acapararon su atención, como la calidad del fútbol americano y el modo en que escuchan el himno nacional sus jugadores.

Juego rudo y patriotismo

Mientras los deportistas profesionales y los estudiantes universitarios van abandonando las prácticas más extremas —que exponen a sus cerebros a peligrosos traumatismos—, Donald Trump ha estado instando a atacar más duro y a que no haya sanciones por ello: “Dos jugadores chocaron, fue un derribo bellísimo y bum, 15 yardas. Están arruinando el juego”, escribió en su red social preferida. Por esos reproches, este fin de semana varios miembros de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) se han arrodillado mientras sonaba la canción patria, antes del comienzo de los partidos, copiando el gesto inaugurado el año pasado por su colega Colin Kaepernick para denunciar la desigualdad racial en el país. A estos deportistas, Trump les dedicó el tweet: “Si no respetas, estás despedido. Busca otra cosa que hacer”.

El repudio por sus reflexiones deportivas en medio de la crisis poshuracanes le llegó también desde el ámbito del baloncesto, cuando Lebron James lo llamó “holgazán” y, a través de sus redes sociales, sentenció: “Ir a la Casa Blanca era un honor hasta que llegaste”. Desde el mundo del espectáculo, en tanto, se pronunció el cantante Marc Anthony que, con algunas palabras insultantes, le exigió que cerrara la boca sobre la cuestión de la NFL “cuando dos de nuestros estados y un territorio han sido golpeados por tres huracanes mortales en menos de un mes”. El artista de ascendencia boricua le demandó: “Haga algo por nuestra gente necesitada en Puerto Rico; somos ciudadanos estadounidenses también”.

No aclares que oscureces

Unas horas más tarde, el presidente volvió a hablar de esa tierra “del encanto”, hoy desolada: “Texas y Florida están bien, pero Puerto Rico, que ya sufría de una infraestructura rota y deuda masiva, tiene profundos problemas. A la vez, lamentó los efectos que el paso de los huracanes pueda tener sobre la deuda pública del estado libre asociado, deuda que asciende a 72,000 millones de dólares: “Gran parte de la isla fue destruida, con miles de millones de dólares que se deben a Wall Street y a los bancos, y eso es algo con lo que tristemente hay que lidiar”, afirmó en una declaración calificada de insulto por algunos de sus opositores. Trump añadió también que las prioridades para el estado insular son “comida, agua y médicos” y que “FEMA lo está haciendo bien”, sin embargo, el gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, hizo una dramática advertencia: “Si nosotros no podemos proveer para que la comida siga llegando de manera apropiada o para que tengamos acceso a energizar áreas que son infraestructura crítica, como salud, acueductos, etcétera, pues nos vemos más cerca de una crisis humanitaria”.

El mandatario estatal, no obstante, aseguró que esa situación se puede evitar “si se tienen los instrumentos y la flexibilidad apropiados” y urgió al Congreso de Estados Unidos a ayudar a Puerto Rico a levantarse.

Este martes, al confirmar su visita a la isla, Trump aseguró que “cada hora” las autoridades federales están recibiendo suministros de ayuda y añadió: “La gente de Puerto Rico es importante para todos nosotros”. Probablemente, eso no alcance para las voces boricuas que denuncian un trato “de segunda” por no ser la isla un estado pleno y por su origen hispano. Mientras tanto, se escuchan plegarias para que Lee, el huracán que ya alcanzó la categoría 2, se pierda en el océano Atlántico y no traiga más devastación.

¿Libertad de prensa?: Voces apagadas en México y en Centroamérica por el Gobierno y la violencia

¿Libertad de prensa?: Voces apagadas en México y en Centroamérica por el Gobierno y la violencia

¿Qué le espera a la FARC ahora como partido político?

¿Qué le espera a la FARC ahora como partido político?