ObamaCare, a salvo: ¡oops! Los republicanos (algunos) lo hicieron otra vez

ObamaCare, a salvo: ¡oops! Los republicanos (algunos) lo hicieron otra vez

 Gage Skidmore

 Gage Skidmore

Francisco Machalskys- A estas horas, se supone que el cuadragésimo quinto gobernante de Estados Unidos debería estar celebrando la que sería su máxima victoria política, aquella que encabezó su listado de promesas electorales. En vez, los resultados de la sesión realizada el martes 25 de julio en el Congreso no pudieron ser más desalentadores para el presidente Donald Trump: cincuenta y un senadores votaron en contra de derogar partes de la Ley de Protección a Pacientes y Cuidados de Salud Asequible, conocida como ObamaCare, superando la opinión de cuarenta y nueve parlamentarios que se pronunciaron a favor.

Lo sorpresivo del revés, sin embargo, es que el voto decisivo para retrasar una vez más el intento de derogar el ObamaCare fue el del senador republicano John McCain, en coincidencia con sus compañeras de partido Lisa Murkowski y Susan Collins, que se unieron a lo expresado por el resto de los cuarenta y ocho senadores demócratas.

McCain, de ochenta años, se presentó a la sesión con una ostensible cicatriz por encima del ojo izquierdo, fruto, según reveló él mismo, de una intervención para retirarle un coágulo; asimismo, declaró que padece un invasivo tumor cerebral. Analistas políticos coinciden en afirmar que quizás ese delicado cuadro de salud influyera en su decisión, que acompañó de un muy aplaudido discurso, instando a recuperar “el espíritu bipartidista en temas de interés nacional”.

La decisión de McCain no fue poca cosa. Para muchos, su esperado voto a favor sería de algún modo un consecuente natural acto de venganza por la derrota política que le hizo vivir Barack Obama en las elecciones presidenciales de 2008. Es más, para nadie es secreto que él mismo hizo campaña en contra del ObamaCare el año pasado, y que fue una pieza fundamental para la elección del hoy presidente de la Unión, pese a que durante la campaña, Trump, haciendo gala de su conocido —y criticado— poco tacto, hiciera chistes sobre los años que McCain pasó como prisionero de guerra en Vietnam.

Esta enmienda era el último recurso de la mayoría republicana en el Senado —dos terceras partes, de hecho— para aprobar cualquier norma que impulsara la reforma de esta ley asistencial que, curiosamente, intentó ser derogada en sesenta y dos ocasiones durante los últimos seis años, y fue motivo de amenazas sesenta y ocho veces por parte del presidente Trump a través de diversos medios y escenarios —sobre todo, en discursos, declaraciones de prensa y mensajes de Twitter— entre junio de 2015 y marzo de 2017.

Esto no significa, sin embargo, que la bancada republicana cese sus opiniones al respecto. Empezando por el propio presidente, que a través de su cuenta Twitter
—quizás, uno de sus medios difusivos favoritos— ha asegurado: “Los cincuenta y un senadores que han votado en contra han decepcionado al pueblo estadounidense”. Asimismo se pronunció Mitch McConnell, uno de los políticos más leales a la idea de acabar con ObamaCare, quien declaró que “es hora de seguir adelante”, al tiempo que lamentaba que sus esfuerzos no hayan sido suficientes esta vez, completando que el Senado abordaría otra legislación la semana próxima.

Voces de la minoría parlamentaria, por el contrario, llaman a la concertación en pro de las medidas en beneficio de las grandes mayorías, más allá del mero forcejeo político, como expresó Charles Schumer, líder demócrata en el Senado, al concluir: “Es momento de pasar la página. No lo estamos celebrando. Nos sentimos aliviados”.

La maternidad y los sueños personales

La maternidad y los sueños personales

El primer ladrillo. La Cámara de Representantes aprueba el presupuesto para el muro

El primer ladrillo. La Cámara de Representantes aprueba el presupuesto para el muro