Hacienda CDC. Ayudando a que los inmigrantes tengan una vida mejor

Hacienda CDC. Ayudando a que los inmigrantes tengan una vida mejor

Foto: Cortesía de Hacienda CDC

Foto: Cortesía de Hacienda CDC

Ana Stollavagli- La corporación de desarrollo comunitario con sede en Portland lleva un cuarto de siglo brindando programas de educación, promoviendo pequeños negocios y facilitando el acceso a viviendas de bajo costo. Tilde Noticias entrevistó a su nuevo director ejecutivo, Ernesto Fonseca, un mexicano que fue mesero, cocinero, pintor y cuidador de niños con discapacidad. Obtuvo dos maestrías y un doctorado, incursionó en la política y sabe muy bien cómo luchar y no bajar los brazos.

¿Por qué nace Hacienda CDC?

Hace veinticinco años, más o menos, el noreste de Portland estaba pasando por un proceso de separación en diferentes grupos. Había muchos latinos con pocos ingresos y que acababan de llegar para hacer trabajos de agricultura y servicios (hoteles, restaurantes, construcción…). Había muchos problemas de viviendas y, justamente donde estamos ubicados ahorita, había unos apartamentos llamados Galaxy Apartments, en muy mal estado y mal manejados. Era un lugar poco deseable. Una señora que se llama Clara Padilla, junto a Berta Ferrán y otras personas, luchó para cambiar ese lugar. Reunieron un poco de dinero, con apoyo de la ciudad, para comprar esos apartamentos y les cambiaron el nombre a Claravista, en honor a la señora. Así fue como nació Hacienda en aquel entonces, para generar viviendas de interés social destinadas a familias con pocos o medianos ingresos. La organización fue evolucionando para incluir servicios sociales, como educación para la niñez; capacitación para el desarrollo económico, con préstamos para negocios pequeños, clases para negociantes y emprendedores; y un espacio seguro para que esas personas prueben sus ideas y negocios, que es el Portland Mercado.

¿También había una zona donde dominaban la prostitución y el tráfico de drogas?

Enfrente también había un lugar así que lo compró Hacienda hace dos años, en colaboración con Verde y Habitat, para generar viviendas de interés social y viviendas normales en términos de precios, con el objetivo de revitalizar la zona. El lugar está cerrado y lo usamos para reuniones comunitarias, tenemos algunos camiones de comida y estacionamientos. Nos faltan dos años para completar ese proyecto, que es bastante caro: más de 50 millones de dólares.

¿Cómo se financian?

El dinero procede de varias fuentes. Las viviendas sociales son para proveer rentas o propiedades que la gente pueda pagar. Aquí, en Portland, la vivienda está impresionantemente cara. Los fondos vienen de la ciudad, de los condados, del estado y del Departamento de Vivienda, en algunos casos. Depende de los créditos de impuestos. Hay estructuras financieras desarrolladas por el estado o el Gobierno federal, donde inversionistas colocan un mínimo de dos millones de dólares y eso les da un crédito de impuestos. Nosotros tomamos ventaja de eso a través de préstamos o subsidios, y con ese dinero hacemos viviendas. Las rentas las usamos para mantener las propiedades y para ganar un poco de dinero para futuros proyectos. Ahora, cuando no tienes financiación pública, también puedes hacer viviendas de interés social, subsidiadas por las viviendas a valor del mercado. Desarrollas viviendas, el 50% a precios comunes y el otro 50% a precios de interés social. Estamos pensando en hacer 40 y 60%, [con la idea de] hacer menos viviendas comunes y más de interés social. En el caso de las rentas, las viviendas de renta normal subsidian a las rentas de interés social. Todo el mundo gana y se ayuda a reducir la escasez de viviendas para familias con pocos ingresos.

¿Cuánto paga el propietario de una vivienda social?

Depende de los subsidios, del apoyo económico que tengas y para lo que califiques. Hay individuos a los que, para una casa de 300,000 dólares, se les van a dar 50,000 o 60,000. Nosotros trabajamos con varias organizaciones: Habitat se dedica a la venta de viviendas. Además proveemos viviendas de interés social para renta. Una renta de interés social es aquella donde pagas hasta un 30% de tus ingresos anuales. Eso depende de una escala salarial del Departamento de Viviendas. Si ganas 30,000 dólares al año, solo pagarás hasta 10,000 en la renta. El objetivo es ayudarte a que rentes nuestras casas por un tiempo, nada más, y después ayudarte a conseguir el préstamo para que compres una casa. Nosotros no vendemos la casa, pero te ayudamos a que la compres, te damos el anticipo; obviamente tienes que trabajar para ello, tienes que tomar clases de educación financiera, de cómo mantener una casa y lo que te va a costar, y así vemos [que] realmente estás interesado en tener tu casa.

¿Qué pasa con los indocumentados?

Nosotros damos los préstamos a cualquier persona que viva y trabaje de forma legal en Estados Unidos, pero no revisamos los documentos de nadie. La gente firma asegurando que está dando información real.

¿A cuánta gente han beneficiado en Hacienda en todos estos años?

A miles y miles. Actualmente, le damos vivienda a 1,500 personas en las casas que rentamos para familias de muy bajos ingresos. En cuestión de educación y apoyo a las escuelas, le damos servicio a miles. En cuestión de negocios, apoyamos a cientos que han tenido éxito.

Además del acceso a la vivienda, ¿qué otros servicios brindan a la comunidad?

[Asistencia] a niños desde pequeños hasta el high school. El objetivo principal es que se adapten a la vida en Estados Unidos; cualquier inmigrante, no solo latinos. Todos los programas están diseñados para que los niños se adapten a este país, que aprendan a hablar inglés, que puedan ser más eficientes académicamente y se equiparen a los niños que han vivido siempre aquí o tienen mejores ingresos en sus casas, para que puedan crecer en lo académico, económico y emocional.

¿Han sufrido algún recorte, o temen que ocurra, de parte del Gobierno federal?

Definitivamente, vamos a tener recortes en fondos para viviendas y en educación. Estoy enfocándome mucho en conseguir fondos de capital privado, de gente que le interese invertir en estas comunidades, y también en apoyar y promover negocios que, cuando crezcan en el futuro, nos van a apoyar. También estamos a punto de empezar un plan de viviendas donde nos pagamos a nosotros mismos como desarrolladores inmobiliarios, y ese dinero, a su vez, lo usamos para apoyar otros programas. Gobiernos buenos y malos va a haber siempre, pero ninguno nos va a tirar. Toda la ayuda que nos manden, bienvenida, y si no, muchas gracias. Esto va a seguir adelante; para eso estoy aquí, para asegurarme que todos estos programas sigan adelante.

La importancia de los latinos en la buena marcha de la economía de los Estados Unidos

La importancia de los latinos en la buena marcha de la economía de los Estados Unidos

Las diez mejores playas de Estados Unidos

Las diez mejores playas de Estados Unidos