VOICE: ¿Una incitación al odio?

VOICE: ¿Una incitación al odio?

Voice of America, 19 de enero de 2017 por Creative Commons (dominio público)

Voice of America, 19 de enero de 2017 por Creative Commons (dominio público)

Ana Stollavagli- Primero fue la proclama con la que se lanzó la campaña: “Traen drogas, crimen, son violadores, y supongo que algunos son buenas personas”. Después, para su primer discurso como presidente ante el Congreso, invitó a las esposas de dos policías y al padre de un joven que fueron asesinados por delincuentes indocumentados. Y en el ínterin de esos golpes de efecto, Donald Trump le puso su firma a la creación de la Oficina de Enlace de Víctimas de Crímenes por Inmigración, cuyas siglas VOICE se traducen como ‘voz’. La oficina, dependiente del Servicio de Inmigración (ICE), tiene como misión asistir a las víctimas de delitos cometidos por extranjeros, así como a familiares, testigos, abogados y otras personas que las hayan ayudado, y cuenta con la línea telefónica exclusiva: 1-855-48-VOICE.

La iniciativa encontró más rechazos que adhesiones. “Es profundamente irresponsable… [se trata de] Una explotación insensible del presidente, de tragedias aisladas, para [obtener] una ganancia política e ideológica”, señalaron en una declaración conjunta la Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU), Asiático Estadounidenses Avanzando la Justicia de California, el Centro de Política Inmigrante de California (CIPC), el Centro de Recursos Legales para Inmigrantes (ILRC) y la Red Nacional de Jornaleros (NDLON). Y agregaron: “Este programa de incitación al miedo y orwelliano tiene un objetivo: impulsar el apoyo a las deportaciones masivas, que separarán familias y comunidades a lo largo del país… Promueve el odio… Debe terminar en el cesto de la basura”.

En la crítica, resalta el adjetivo orwelliano, que remite a dos conceptos distópicos, contrarios a las utopías o ideas de un mundo mejor. Esos conceptos son el totalitarismo y la vigilancia (el llamado “Gran Hermano”), desarrollados por el escritor George Orwell (1903-1950) en sus novelas Rebelión en la granja y 1984.

En cambio, para Thomas Homan, director encargado del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), la creación del centro de ayuda para las víctimas es una buena noticia. “He estado haciendo cumplir las leyes de inmigración durante treinta y tres años, hoy es un buen día”, señaló el funcionario.

Las estadísticas lo desmienten

Al esbozar los lineamientos de VOICE, el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, dijo en un memorando: “Los extranjeros criminales rutinariamente victimizan a los estadounidenses y a otros residentes legales”. Sin embargo, varios estudios científicos parecen contradecirlo. Según un relevamiento de julio de 2015 del Consejo Norteamericano de Inmigración (American Immigration Council), el mayor flujo de extranjeros en el país está asociado con menores tasas de criminalidad.

Entre 1990 y 2013, el número de indocumentados pasó de 3.5 millones a 11.2 millones. Para el mismo periodo, las tasas del FBI muestran que los crímenes violentos, como asaltos, violaciones y asesinatos, cayeron un 48%, y los delitos contra la propiedad, un 41%. Para 2010, en las cárceles del país estaba el 3.3% de los estadounidenses entre 18 y 39 años, y solo el 1.6% de los inmigrantes de la misma edad, tendencia que se mantuvo durante décadas, según los censos de 1980, 1990 y 2000.  

El crimen de ser inmigrante

Según señala un editorial de USA Today: “Existen buenas razones para que este país no cree programas separados para víctimas de crímenes por judíos, o católicos, o afroamericanos, o asiáticos, o jóvenes, o personas de baja estatura… Categorizar a los delincuentes de esta manera no va a proporcionar ningún consuelo especial a las víctimas. Y, subrayando y divulgando los actos de algunos miembros, tales esfuerzos son el primer paso hacia la asignación de la culpa a un grupo”.

El diario, y el sentido común, indican que evitar aquellas categorizaciones estigmatizantes no implica defender a los indocumentados que han cometido delitos graves, más allá de ingresar o permanecer sin permiso en la nación. El diario, y el sentido común, también muestran que todas las personas que han sido víctimas de un delito y sus familiares merecen ayuda e información. Esa es la base de la justicia en Estados Unidos, que es un país de inmigrantes.

Cómo beneficiarse del DACA si decide viajar

Cómo beneficiarse del DACA si decide viajar

Viajar con niños en avión puede ser placentero

Viajar con niños en avión puede ser placentero