Raíces. Lo mejor del arte afroamericano está en Portland

Raíces. Lo mejor del arte afroamericano está en Portland

Kara Walker (estadounidense, nacida 1969), Aproximación a la emancipación (escena 18), 1999-2000. Cortesía del Museo de Arte de Portland

Kara Walker (estadounidense, nacida 1969), Aproximación a la emancipación (escena 18), 1999-2000. Cortesía del Museo de Arte de Portland

Ana Stollavagli- Una silueta negra y descalza sostiene sobre sus hombros una figura blanca finamente vestida. La imagen es simple y el mensaje, contundente. Están presentes en una de las escenas de Aproximación a la emancipación, de Kara Walker. La obra es parte de la colección de arte afroamericano de la Fundación de la Familia Petrucci, que se exhibe en el Museo de Arte de Portland hasta el 18 de junio, bajo el título “Construir identidad” (“Constructing Identity”). La colección reúne dibujos, pinturas, grabados y esculturas de unos ochenta artistas contemporáneos que rescatan, cada uno a su manera, la identidad de la raza negra.

“Ofrecemos este arte para presentar una visión más completa e informada de los afroamericanos como pueblo, y revelar la naturaleza dinámica, las narrativas y los impulsos que constituyen nuestra plena humanidad”, dice Berrisford Boothe, curador principal de la exposición. Licenciado en Arte y en Pintura, Boothe es un artista especial, virtuoso y multifacético, que desde hace treinta años se expresa de manera realista y abstracta tanto en papel como en lienzo, fotografía y video. También acompaña improvisaciones musicales y es profesor de Arte de la Universidad Lehigh.

Por su parte, Jim Petrucci es amante de la expresión artística. Inició la colección en 2012, cuando visitaba un museo de Montreal con uno de sus cuatro hijos. El empresario, educado en Princeton y fundador de una compañía constructora, decidió invertir en arte mediante la fundación de su familia. Desde 2006, los Petrucci apoyan la educación y la creación de oportunidades para gente de todas las edades: “Hay algo en la mirada del niño errante, o del hombre, que me dice que se está preguntando qué traerá el futuro… Todos los jóvenes están preocupados y ansiosos por lo que traerá el futuro”.

La muestra que se exhibe en el Museo de Portland agrupa a talentos reconocidos, como Romare Bearden, considerado uno de los creadores afroamericanos más importantes del siglo XX por su influencia en el trabajo de artistas plásticos, escritores, músicos y cantantes del fenómeno cultural conocido como Nuevo Movimiento Negro. Otro nombre destacado es el de Henry Ossawa Tanner, el primer artista afroamericano aclamado internacionalmente que pasó del realismo a encabezar el renacimiento del arte en Harlem. En la larga lista de artistas también figuran once que exhiben sus obras en el nuevo Museo de Historia y Cultura Afroamericana, en Washington D.C. Pero además aparecen dibujantes, pintores y escultores que han sido excluidos históricamente de las grandes mecas del arte.

La exposición se divide en áreas temáticas: abstracción, comunidad, retratos, cuestiones de género, espirituales y relacionadas con la tierra. Cada obra invita al espectador a bucear en ella. Pirámide de valor, por citar un ejemplo, es una composición de Natalie Brown de 2015. Se compone de pequeños retratos individuales agrupados en la forma de esa figura geométrica: en la base se asientan rostros de hombres y mujeres negros, y sobre ellos, los de personas blancas; otro recurso simple y contundente. Como dice el curador en lo que define como una “misión espiritual”: “Preservamos la cultura y demostramos que Estados Unidos, simplemente, no sería Estados Unidos sin la influencia y las contribuciones de las personas de color… Si la gente no puede intentar caminar en los zapatos del otro, vamos a seguir retrocediendo”.

La evolución de la exención provisional

La evolución de la exención provisional

Cuando el juego no es un juego

Cuando el juego no es un juego