Cuando el juego no es un juego

Cuando el juego no es un juego

Jeff Kubina, 23 de diciembre de 2006 por Creative Commons (CC BY 2.0)

Jeff Kubina, 23 de diciembre de 2006 por Creative Commons (CC BY 2.0)

Ana Stollavagli- Se estima que en Oregón hay unas 83,000 personas con problema de juego (también llamado ludopatía). De estas personas, solo un porcentaje reducido está en algún tratamiento contra su adicción. En el 2016, un total de 1,089 hombres y mujeres ingresaron a los centros terapéuticos que ofrecen tratamiento para esta condición. La atención es pagada por el estado y gratuita para los que la reciben (tanto los jugadores como las personas afectadas por su adicción), y en el tratamiento se considera el entorno afectivo de los pacientes.

Julio Iñiguez es terapeuta familiar y de pareja; cuenta con una certificación en ludopatía, alcohol y drogas, y trabaja en el centro residencial Bridge Way Recovery. En cuatro años, ha conseguido ayudar a casi doscientas familias.

¿Cómo nos damos cuenta de cuándo el juego deja de ser una simple diversión y pasa a ser una adicción?

Cuando la persona empieza a perder el balance en su vida, cuando gasta más tiempo y dinero de lo que puede. El juego comienza a afectar sus relaciones familiares, de pareja, el estatus económico, y ya no puede pagar la renta, o empieza a manifestar problemas como ansiedad y depresión. La compulsión es progresiva; cada vez hay más síntomas que causan más daño. El gusto se convierte en adicción cuando para la persona es más importante seguir jugando que estar con su familia y sus amigos.

¿Qué juegos generan más adicción?

En Oregón, 89% de las personas que ingresan al tratamiento dicen que su forma preferida de jugar es con las máquinas tragamonedas. Una persona que nunca ha jugado y en su primera experiencia con máquinas gana puede pensar que es una manera viable de sacar dinero. Entonces, dice: “No me gustaba jugar, pero una vez gané 3,000 dólares y empecé a ir más seguido, no para ganar, sino para recuperar lo que había perdido”.

¿Cuál es el promedio de edad de las personas adictas al juego?

De veinticinco a sesenta años. Últimamente, estamos viendo más mujeres, entre los cuarenta y cincuenta años. Tienen trabajos de mucha responsabilidad, como enfermería, y familias. Parece que tienen demasiadas preocupaciones, entonces, la máquina es su forma de escapar y quitarse el estrés, pero se convierte en algo dañino. Por otra parte, el 6% de las personas que buscan tratamiento son hispanos

¿Incide la posición económica?

La adicción al juego no discrimina. Hay gente de dinero y gente que no lo tiene. Cuando tienen dinero, se demoran más en salir. Muchas veces, la crisis económica es la motivación para buscar ayuda.

¿Cuál es el peso de la genética y del entorno en la adicción al juego?

Muchas personas con ludopatía tuvieron un familiar que padeció lo mismo. No estamos seguros de si es una condición genética o ambiental. Pero si alguien más lo padeció, la probabilidad de que la persona lo desarrolle es más alta que en las familias que no.

¿Y está asociada a otras adicciones?

Es muy común que los adictos al juego también consuman alcohol, metanfetaminas… O que tengan problemas de salud mental, como depresión, ansiedad y trastornos postraumáticos. A muchas personas que están en recuperación por el consumo excesivo de alcohol o drogas la adicción se les vuelve a manifestar como ludopatía. Escuchamos gente que dice: “Hace ocho años que dejé el alcohol o veinte que dejé la heroína, pero no puedo dejar de jugar”. Se transfiere la adicción.

¿Cómo se puede prevenir esta adicción? ¿Qué consejos se les pueden dar a las familias?

La mejor prevención es la conexión con la familia y con la comunidad, y mantener un balance en la vida. Hay que atender la salud mental, comer saludable y hacer actividades lúdicas que no sean nocivas, como practicar deportes o ir al cine.

¿En qué consiste el tratamiento?

En una primera entrevista conocemos la historia de la persona, su salud mental, si tiene otras adicciones, cuánto tiempo lleva con este problema… Se crea un plan de tratamiento individual, de una reunión semanal con un consejero, y la participación en grupos educativos para aprender a poner límites y reintegrarse a una vida normal. Como no hay [la asociación] Jugadores Anónimos en español en la zona (con personas recuperadas dispuestas a ayudar a otras), estamos intentando hacer algo a ese nivel en la comunidad. 

¿Puede haber recaídas?

En el juego, la recaída es más común que en el alcohol y las drogas. Uno no consume nada, es un comportamiento, y en Oregón hay muchos sitios donde se puede jugar. Es difícil mantenerse lejos. Durante el almuerzo, alguien que toma alcohol vuelve con aliento a la bebida o intoxicado. En el juego, no se nota.

¿Cuál es el riesgo de que haya tantos adictos al juego sin tratamiento? 

A nivel nacional, la prevalencia de la ludopatía es del 2.3% al 3% de la población. Al haber un porcentaje bajo en tratamiento, no se reconoce el problema en su verdadera dimensión. La adicción al juego tiene el porcentaje más alto de suicidios que cualquier otra adicción, el doble que en los adictos al alcohol o las drogas.

¿Quiénes pueden acceder a un tratamiento en Oregón?

El estado paga el tratamiento durante un año, no se necesita un seguro de salud. Algunos pacientes mejoran en seis meses y otros, en dos o tres años. El tratamiento es gratis tanto para el adicto como para sus familiares o seres queridos. Los afectados por el juego de otra persona pueden recibir también el tratamiento, lo que hace que el jugador vaya a buscar ayuda. En esos casos, la familia se involucra en el tratamiento; por ejemplo, los hijos adolescentes cambian la forma de relacionarse con el papá, entonces él empieza a tratarse, y ganan todos.

Prevención de la adicción al juego:

·       Poner un límite de tiempo y respetarlo (“Solo voy a jugar una hora”).

·       Poner un límite de dinero; no usar tarjetas de crédito ni endeudarse.

·       No jugar con afán de lucro, sino solo por diversión.

·       Tratar el dinero como el costo del entretenimiento, y no como una pérdida que hay que recuperar.

Para saber más sobre los tratamientos contra la adicción al juego en Oregón, llame al teléfono: 1-844-888-2537 (TÚ VALES), donde le atenderán las 24 horas.

Raíces. Lo mejor del arte afroamericano está en Portland

Raíces. Lo mejor del arte afroamericano está en Portland

Energía limpia: su futuro bajo el Gobierno de Donald Trump

Energía limpia: su futuro bajo el Gobierno de Donald Trump