Sin evaluar, riesgo de contaminación por plomo en las escuelas públicas de Portland

Sin evaluar, riesgo de contaminación por plomo en las escuelas públicas de Portland

La escuela secundaria superior Grant High School, construida en 1924, fue una de las escuelas en que se detectaron altos niveles de plomo. Travis Thurston, 2 de junio de 2009 por Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0).

La escuela secundaria superior Grant High School, construida en 1924, fue una de las escuelas en que se detectaron altos niveles de plomo. Travis Thurston, 2 de junio de 2009 por Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0).

Omar Pérez Morales- Padres de familia, autoridades y alumnos desconocen el daño que podrían provocar en los estudiantes los altos niveles del plomo detectados en la pintura y el agua potable de las Escuelas Públicas de Portland. Así lo demuestra el reciente reporte de la Junta Escolar, en el que solo se evalúan las condiciones del plomo pero no el riesgo de dicha sustancia. Para poner esto en perspectiva, en 2016 los niveles hallados en un grifo de la Grant High School fueron de 57,600 partes por mil millones de plomo en el agua (ppb), cifra que supera el nivel más alto encontrado en Flint, Michigan, que fue de 13,000 ppb.

La Junta Escolar presentó el 7 de febrero dos propuestas para acabar con el plomo. La primera, realizar un diagnóstico a las condiciones de la pintura de las paredes y el mobiliario de las escuelas. La segunda, un plan de mejora en el sistema de agua potable, que tendrá un costo aproximado de 28 millones de dólares y cuya implementación podría finalizar dentro de tres años. Ambas detallan la reparación de las averías o los desgastes provocados por el plomo.

Falta de protocolos en el cuidado del agua potable

Las Escuelas Públicas de Portland dieron a los padres garantías falsas sobre la seguridad del agua potable para sus hijos durante años. No probaron adecuadamente ni rastrearon la exposición al plomo, según la conclusión de la investigación hecha por la firma Stoll Berne en julio de 2016. El informe, de treinta y ocho páginas, detalla que los distritos escolares no tenían protocolos para probar los resultados de las evaluaciones de plomo y los arreglos hechos a las llaves y grifos. Fueron empleados de mando medio quienes ejecutaron la mayoría de las acciones y no informaron a los supervisores sobre las pruebas positivas de plomo ni las fallas en el sistema de agua. 

La última vez que se evaluó el agua en cada escuela fue en 2001. Una empleada de tiempo parcial hizo algunas pruebas de octubre de 2011 a julio de 2012, pero no siguió los protocolos ambientales federales y no siempre fue escuchada, dice el informe. Además, las pruebas de plomo solo se hacían si los padres y el personal se quejaban y las solicitaban. Stoll Berne señaló que ningún empleado en el distrito estaba capacitado para lidiar con el plomo en el agua.

¿Cómo puedo saber si mi hijo ha estado expuesto al plomo?

De acuerdo con el Departamento de Salud de Oregón, los signos de envenenamiento por plomo no siempre son fáciles de ver y podrían pasar inadvertidos porque se confunden con otras enfermedades, como el malestar estomacal o la gripe. La única manera de saber con seguridad si un niño ha estado expuesto al plomo es mediante una prueba de sangre. Algunos de los signos y síntomas de envenenamiento por plomo que podrían presentarse en los niños son:

·       Cansancio o pérdida de energía

·       Hiperactividad

·       Irritabilidad

·       Reducción de la capacidad de atención

·       Poco apetito

·       Pérdida de peso

·       Problemas para dormir

·       Estreñimiento

·       Dolores en el estómago

¿Cómo puede el envenenamiento por plomo afectar a mi hijo?

El plomo es un veneno que afecta todos los órganos y los sistemas del cuerpo. Puede provocar problemas de aprendizaje y atención en los niños. Una exposición elevada al plomo puede causar coma, convulsiones y muerte.

Cronología

Aunque fue en marzo de 2016 cuando dos planteles registraron altos niveles de plomo, el problema se remonta al año 2000, de acuerdo con la siguiente cronología:

·       Verano del 2000: Escuelas Públicas de Portland (PPS) evaluó el agua potable en los edificios con base en los protocolos establecidos por la Agencia de Protección Ambiental (EPA). Según PPS, alrededor del 1% de las pruebas arrojó niveles de plomo de más de 15 partes por mil millones (ppb), el nivel máximo de contaminantes establecido por la EPA. El distrito escolar dijo que los filtros de agua eran el problema y los reemplazó.

·       2001: Se probaron el 10% de los filtros de agua de las escuelas y en ninguno se encontró más de 15 ppb de plomo. El distrito decidió no evaluar el agua después de la prueba porque supuso que los filtros eran efectivos.

·       2010-2012: PPS realizó pruebas adicionales de plomo en 90 edificios escolares y se encontraron niveles elevados en 47 sitios.

·       2011-2013: El Departamento de Parques y Recreación de Portland encontró niveles elevados de plomo en el Centro de Artes Multnomah, pero no instaló filtros hasta el 31 de mayo de 2016.

·       Febrero de 2016: La Asociación de Padres y Maestros de la escuela primaria Creston inició un proyecto para reemplazar los bebederos en las escuelas e instalar estaciones de llenado de botellas de agua. Rose City Park Elementary también solicitó pruebas de plomo.

·       22 de marzo: Se llevó a cabo una prueba inicial de plomo en las escuelas de Creston y Rose City Park. La superintendente de PPS, Carole Smith, recibió un correo electrónico con los resultados de las pruebas. Sin embargo, ella afirma que no supo los resultados hasta el 25 de mayo.

·       31 de marzo: Los resultados de las pruebas iniciales mostraron que existía plomo en los bebederos en niveles tan altos como 33 partes por mil millones en Creston y 31 ppb en Rose City Park. Se encontró que el plomo en los lavabos era de 33 ppb en Rose City Park y 23 ppb en un fregadero de preparación de alimentos en Creston.

·       13 de abril: La Asociación de Padres y Maestros de la escuela de Creston recibió los resultados de las pruebas. PPS dijo que los aparatos donde se encontraron altos niveles de plomo habían sido reemplazados según el protocolo de la EPA.

·       14 de abril: Padres y maestros de Creston solicitaron pruebas completas de todas las fuentes de agua potable en la escuela.

·       22 de abril: Se realizaron pruebas de plomo en la escuela primaria Creston.

·       10 de mayo: Los resultados de plomo fueron de 52 ppb en un fregadero en Creston, tres veces más el nivel máximo de contaminantes de la EPA.

·       27 de mayo: Todos los padres de PPS recibieron los resultados de la prueba mediante correo electrónico. La superintendente Carole Smith lamentó no haber informado previamente a los padres y no haber seguido el protocolo de la EPA al reemplazar los accesorios. Se clausuraron todos los bebederos de agua potable en las escuelas públicas de Portland.

·       31 de mayo: PPS comenzó a suministrar agua embotellada a estudiantes, profesores y personal durante el resto del año. Se distribuyeron 1.1 millones de botellas de agua. Un documento revelado el mismo día mostró que se encontraron altos niveles de plomo en otros 47 edificios de las Escuelas Públicas de Portland entre 2010 y 2012.

·       3 de junio: El Distrito Escolar de Beaverton clausuró el agua en cinco escuelas, después de que los funcionarios dijeron que las pruebas de plomo en todo el distrito habían arrojado resultados positivos.

·       6 y 7 de junio: PPS proporcionó exámenes de nivel de plomo en la sangre para los estudiantes de Creston y Rose City Park. Dos estudiantes examinados en la escuela Rose City Park tuvieron niveles de plomo elevados.

·       18 de julio: Una investigación independiente reveló que se ocultaron las pruebas de plomo en PPS, debido a la mala administración, el engaño y la falta de supervisión.

·       28 de julio: Al menos 21 estudiantes y personal de PPS presentaron niveles elevados de plomo en la sangre.

En el momento de esta redacción, la Junta Escolar de las Escuelas Públicas de Portland busca aprobar un bono de 790 millones para pagar estas y otras reparaciones en materia de seguridad escolar, así como remodelar y mejorar las escuelas secundarias de Benson y Madison, construir un nuevo plantel en Lincoln High y posiblemente otro más en Kellogg. El plan para asegurar que todas las escuelas tengan agua limpia para beber y cocinar tardará aproximadamente tres años en completarse, afirmó David Hobbs, director de administración de Escuelas Públicas de Portland.

Las prioridades del representante Graig Meyer: salarios, educación e inmigración

Las prioridades del representante Graig Meyer: salarios, educación e inmigración

Convivir con el terrorismo en Francia: la victoria del miedo

Convivir con el terrorismo en Francia: la victoria del miedo