Convivir con el terrorismo en Francia: la victoria del miedo

Convivir con el terrorismo en Francia: la victoria del miedo

Memorial a las víctimas del atentado en Niza de julio de 2016. H. Murdock, Voice of America, 16 de julio de 2016 por Wikimedia Commons (dominio público)

Memorial a las víctimas del atentado en Niza de julio de 2016. H. Murdock, Voice of America, 16 de julio de 2016 por Wikimedia Commons (dominio público)

Camila Ogallar- Mi marido, Juan, y yo dejamos nuestro país hace cinco años para tener mejor calidad de vida, cuando recién empezábamos a formar nuestra familia. Lo que más me gusta de Francia es la seguridad que siento y el apoyo del Estado, que está en todo: seguridad, salud, educación, cultura, etc. Extraño mi país todos los días, pero la libertad que tengo en mi nuevo lugar es algo único. En Argentina los precios suben todos los días, el número de robos y secuestros, también, ni hablar de pagar la cuota del colegio o de la obra social. En Francia eso no pasa. Pero los últimos años el lugar donde vivo dejó de ser tan perfecto, tan pacífico, tan seguro…

“Toma de rehenes en la revista Charlie Hebdo”, “Toma de rehenes en supermercado kóser en París”, “Ataque en empresa gasística cerca de Lyon”, “Serie de atentados en París” (Bataclan, Estadio de Francia, etc.) o “Atropello en el Día Nacional de Francia en Niza” son algunos de los títulos de los diarios del mundo de los últimos dos años. Sí, en dos años pasaron todos estos desastres. Ahora tengo miedo. La última Navidad pensé más de dos veces antes de pasear por los mercados navideños de las grandes ciudades, cosa que siempre disfruté mucho. Y cuando me enteré de que un camión arrolló a personas en un mercado de Berlín, me vi diciendo: “Sabía que iba a pasar, pero no sabía dónde”. Eso es lo que tiene el ser humano, se acostumbra. ¿Cómo puede parecer normal un tipo de ataque así? ¿Es normal dejar de ir a brindar a las 12 el día de año nuevo frente a la torre Eiffel por miedo a que pase algo?

En Madrid, todos los años se hace una cabalgata que termina con la presencia de los Reyes Magos; es el evento del año para los niños. En la de 2017, las medidas de seguridad se extremaron y la asistencia por miedo a un atentado pudo verse en parte afectada. Los atentados en Berlín y Niza, realizados con un camión, han roto todos los esquemas, cualquier objeto se puede convertir en un arma. Este año, en la capital de España, se revisaron los expedientes de cada conductor de todos los vehículos, se prohibió la circulación de camiones por el centro de la ciudad y hubo la mayor cantidad de agentes de la historia.

Por otro lado, están los que piensan que el miedo no puede gobernar sus vidas. Dejar de hacer cosas que a uno le gustan por temor a que pase algo es ridículo, dicen esas voces. Pero no todos pueden pensar igual, el miedo se apoderó de la gente. Además, no solo las personas cambiaron, las ciudades más importantes de Europa ya no son las mismas. Ya no se puede caminar libremente por debajo de la torre Eiffel, hay que pasar un control, está lleno de militares armados por las calles, hay revisión de carteras y mochilas en las entradas de los centros comerciales, etc.

El turismo también se vio afectado por esta ola de atentados. Los ataques de Niza, en pleno paseo de los Ingleses (el lugar más concurrido por los turistas) en el Día de Francia, hicieron que los posibles visitantes sientan mucho miedo, porque se sienten identificados, sienten que podrían haber sido ellos los que estaban mirando los fuegos artificiales frente al mar aquella fatídica noche.

Según el doctor en Psicología y experto en miedo Guillermo Founce, el objetivo de los terroristas es que evitemos salir a la calle o viajar. Para combatir el miedo hay que racionalizarlo, pensar en quién se beneficia de él, reduciéndolo a lo absurdo y, en última instancia, enfrentándonos al temor, mirándolo a la cara. En caso contrario, ellos ganan.

Más allá de las víctimas físicas, hoy en día hay una gran cantidad de víctimas del impacto psicológico del terrorismo. Y yo creo ser una.

Que el turismo baje, que la gente se quede en su casa, que deje de hacer cosas que antes hacía… esa es la victoria del miedo. Y no tenemos que dejar que pase.

Sin evaluar, riesgo de contaminación por plomo en las escuelas públicas de Portland

Sin evaluar, riesgo de contaminación por plomo en las escuelas públicas de Portland

Acciones ejecutivas de la Administración Trump

Acciones ejecutivas de la Administración Trump