El Gobierno de México brinda asistencia a los repatriados a través del programa Somos Mexicanos

El Gobierno de México brinda asistencia a los repatriados a través del programa Somos Mexicanos

Somos Mexicanos

Somos Mexicanos

Ana Stollavagli- En tiempos de deportaciones y muros, el Gobierno de México continúa con una iniciativa del Instituto Nacional de Migración para ayudar a sus ciudadanos que retornan al país —tanto de manera voluntaria como forzada— a integrarse en su comunidad. Solo en 2015, fueron repatriados desde Estados Unidos más de 205,000 mexicanos, a los que se les brindó orientación y ayuda concreta: comida, consulta con un médico, transporte y búsqueda de trabajo.

La estrategia Somos Mexicanos nació el 26 de marzo de 2014, y se basó en la Constitución y varias leyes y políticas nacionales “para facilitar la reinserción social y económica de las personas repatriadas mexicanas [y que] su retorno sea digno, productivo y apegado a los principios fundamentales en materia de derechos humanos”. Para ello, intervienen los tres poderes del Estado, organizaciones internacionales y agrupaciones civiles, y sus acciones están articuladas a través de treinta y dos oficinas en todo el territorio, con una coordinación nacional.

En la práctica, esta estrategia funciona en cada consulado mexicano de Estados Unidos, donde los indocumentados pueden pedir información, tanto si desean volver a su país por su propia decisión, como si temen caer en una redada de Migraciones.

De hecho, desde la llegada de Donald Trump a la presidencia norteamericana, las consultas en los consulados mexicanos se incrementaron un 400%, y en su mayoría se refirieron a las maneras en que los ciudadanos pueden cuidar su patrimonio al norte de la frontera en caso de captura y expulsión.

Si los indocumentados no tuvieron tiempo de asesorarse y fueron detenidos por las fuerzas de ICE (U.S. Inmigration and Customs Enforcement) y trasladados a México, allí son recibidos por el personal del Instituto Nacional de Migración, ya sea en el aeropuerto internacional de la capital o en cualquier puesto fronterizo. Esos puestos son los de Tijuana y Mexicali, en el estado de Baja California; San Luis Río Colorado y Nogales, en el estado de Sonora; Ciudad Juárez y Ojinaga, en Chihuahua; Ciudad Acuña y Piedras Negras, en Coahuila; y Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros, en Tamaulipas. Y en todos los casos se les garantiza colaboración y respeto.

El personal de Migraciones que trabaja allí está capacitado para dar información sobre Somos Mexicanos, y la ayuda de este programa comienza apenas ponen un pie de nuevo en tierra de las siguientes maneras:

·       Prestación de servicios básicos como alimentación y atención médica.

·       Otorgamiento de una Constancia de Repatriación.

·       Entrega de una Clave Única de Registro de Población (CURP).

·       Acceso a teléfonos para comunicarse con familiares.

·       Traslado local y apoyo para viajes de larga distancia dentro de México.

·       Albergue para individuos y familias.

·       Opciones laborales.

Una vez que el repatriado se instaló en su comunidad, la estrategia sigue adelante así:

·       Apoyo para recuperar pertenencias y valores que hayan quedado en el exterior.

·       Prestación de servicios de salud.

·       Opciones para seguir estudiando.

·       Ingreso a una bolsa de trabajo.

·       Acceso a un programa de autoempleo.

Es sabido que durante su permanencia en Estados Unidos, los inmigrantes en general y los mexicanos en particular adquieren nuevas habilidades y conocimientos. De acuerdo a fuentes del Gobierno mexicano, más del 50% de sus repatriados aprendieron a hablar inglés y se profesionalizaron en técnicas de construcción, jardinería, agricultura, ganadería e industrias de alimentos. Esto, sumado a su “alta adaptabilidad” a esquemas laborales diferentes a los empleados en Centro y Sudamérica (jornadas de trabajo más largas, francos en días hábiles, etc.), hace que los que retornan a sus raíces tengan más chances de conseguir un trabajo tal vez más calificado y mejor remunerado.

‘Más vale estar preparado’ 

La preocupación de los migrantes mexicanos por su patrimonio en Estados Unidos llevó al Gobierno mexicano a lanzar una guía titulada Más vale estar preparado.

De acuerdo a Mario Di Costanzo, presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), los “deportables” de Estados Unidos deben estar listos para transferir sus derechos sobre inmuebles, negocios y vehículos a personas de su confianza que vayan a permanecer en el país del norte. Se estima que aquí hay 1,400,000 mexicanos que están pagando una hipoteca, por lo que la agencia gubernamental sugiere que aquellos que corran riesgo de expulsión le entreguen un poder a alguien de su entorno para poder seguir pagando su crédito o para vender cualquier bien a su nombre.

La guía también dice qué bancos permiten abrir una cuenta en México para transferir el dinero desde Estados Unidos, en caso, por ejemplo, de que Donald Trump grave las remesas. Estas sumaron, en 2016, casi 26,000 millones de dólares.

El Gobierno mexicano también permitiría ingresar pertenencias y electrodomésticos de los "autodeportados", hasta cierto valor, sin cobrar impuestos a la importación.

Familias unidas o niños solos

De acuerdo al Centro de Estudios Migratorios de Nueva York, en 2014 había más de tres millones de familias en Estados Unidos con "estatus mezclado" (documentados viviendo con indocumentados), y dentro de ellas cerca de seis millones de niños nacidos en Estados Unidos. Qué pasará con los niños en caso de que sus padres sean deportados es una inquietud que aterra a muchas familias. También lo es la advertencia de Trump de que podría separar a los adultos de los menores si son sorprendidos tratando de ingresar ilegalmente al país, o que serán expulsados a México todos los indocumentados que hayan entrado por la frontera sur, sean o no de ese país.

Estos casos también están siendo abordados por el Gobierno de Enrique Peña Nieto. Su canciller, Luis Videgaray, ya indicó que “solo México decide quién entra y quién sale del país”.

Trump quiere que los contribuyentes gasten miles de millones de dólares para financiar la estrategia de deportación masiva a la que básicamente se oponen

Trump quiere que los contribuyentes gasten miles de millones de dólares para financiar la estrategia de deportación masiva a la que básicamente se oponen

El Salvador sufre la paz “pactada” entre el Gobierno y las maras

El Salvador sufre la paz “pactada” entre el Gobierno y las maras