Miami, a la vanguardia en tecnología

Miami, a la vanguardia en tecnología

La Biblioteca Otto G. Richter en el campus de la Universidad de Miami. Austin Rothermel, 10 de febrero de 2010 por Wikimedia Commons (dominio público)

La Biblioteca Otto G. Richter en el campus de la Universidad de Miami. Austin Rothermel, 10 de febrero de 2010 por Wikimedia Commons (dominio público)

Ana Stollavagli- Hace cuarenta años, Miami era el lugar preferido del turismo de Hispanoamérica para comprar artículos electrónicos: televisores y equipos de audio, fabricados en lugares más o menos remotos. Hoy, la ciudad, junto a otras de Florida, es una de las mecas para la formación de estudiantes latinos en carreras tecnológicas y es, también, la sede de un conglomerado de emprendimientos vinculados a la misma especialidad.

Y es que en el estado del sol —de acuerdo con la asociación público-privada Enterprise Florida (EFI)— hay una gran oferta educativa, mano de obra especializada, diversidad cultural y beneficios impositivos para las empresas. Por eso alberga industrias tan diversas, aunque emparentadas por la tecnología, como la aeroespacial, la de seguridad nacional, la relacionada con las ciencias biológicas y con las energías limpias, la de información y la de servicios financieros y profesionales.

La tecnología, en carrera

En algunas de las doce universidades públicas del estado, en los colegios y en las universidades privadas, se dictan carreras técnicas y de grado relacionadas con el diseño, la programación y el mantenimiento de redes de comunicación. En Orlando, por ejemplo, los alumnos de la Universidad de Florida Central (UCF) trabajaron en la creación, a bajo costo, de prótesis 3D de brazos que entregaron a niños con malformaciones o que han sufrido amputaciones. Todos los programas de estudio —según la asociación EFI— se arman en colaboración con la comunidad empresarial para que reflejen las necesidades de las industrias.

La Universidad de Miami tiene un alentador programa denominado Launch Pad (Plataforma de Lanzamiento), que consiste en ofrecer servicios personalizados de orientación docente para ayudar a alumnos y exalumnos a que adquieran las habilidades y los contactos necesarios para desarrollar sus propios negocios. Muchos de esos negocios están directa o indirectamente vinculados con la tecnología, como es el caso de la aplicación de emoticones o la plataforma de análisis para la industria de la salud desarrolladas por jóvenes emprendedores que han recibido varios premios.

Además, como otros centros académicos de Estados Unidos, elegidos por su excelencia, las universidades de Miami no solo forman a alumnos que han hecho su escolaridad en el país, sino también a estudiantes procedentes de otras latitudes, que aportan sus propios conocimientos y experiencia.

Luces y sombras del trabajo tecnológico

De los 9.7 millones de trabajadores radicados en Florida en 2015, casi 312,000 cumplen funciones en la industria de la tecnología, lo que los ubica en el cuarto lugar en el ranking de empleos del estado. Y lo hacen en más de 30,000 negocios. Los salarios rondan los 82,000 dólares al año, mucho menos que el promedio de 130,000 que se pagan en California, el mayor distrito tecnológico de Estados Unidos, donde se asienta Silicon Valley. En este aspecto, la península se ubica en un pobre puesto veinticuatro de la clasificación de remuneraciones del sector.

Pero a diferencia del estado occidental, donde el impuesto a la renta de personas físicas es del 13%, en Florida no se paga tal tributo y la tasa para las empresas es la segunda más baja en comparación con otros estados. Esto constituye un atractivo para capitales estadounidenses y para firmas de todo el continente: anclándose en esta zona y, sobre todo, en Miami, hacen pie en lo que llaman la capital de Latinoamérica, para dirigir desde allí todos sus negocios, porque cuentan con talento, seguridad jurídica y vuelos diarios a todo el mundo.

La península, además, se considera como uno de los cinco principales centros de telecomunicaciones del planeta. El Punto de Acceso a la Red (NAP) en Miami es una estación fundamental para el tráfico de Internet del 90% de Hispanoamérica, con lo que la ciudad se ha ganado el mote de “Silicon Beach”.

Por aquí nació la PC

Mucho antes de los teléfonos inteligentes y las tabletas, el mundo se revolucionó con la computadora. Aquellas moles que ocupaban una habitación y tardaban horas en procesar información un buen día se hicieron portátiles. La PC (computadora personal), ideada por ingenieros de IBM liderados por Don Estridge y William C. Lowe, nació oficialmente en 1981, en Boca Ratón. Desde entonces, la generación de tecnología ha avanzado mucho en la región, tanto en cantidad como en diversidad.

En la península hay más de veintiséis compañías tech, lo que la convierte en el cuarto estado con más establecimientos de tecnología y en el tercer exportador nacional de esos productos. En números más finos, hay 14,000 empresas de software para comercios, finanzas, logística, seguridad informática y salud. También hay 7,400 firmas de comunicaciones, que brindan equipamiento y servicios, y 4,200 de medios digitales, que trabajan en animaciones 3D y simuladores usados en campos tan diversos como la medicina y el entretenimiento. Las compañías de microelectrónica suman unas 750, y 250 las de óptica y fotónica, que desarrollan equipos de láser, led y sensores.

Los principales polos industriales y tecnológicos de Florida se ubican al norte, en Pensacola, Milton, Panamá City y Tallahasse; más al sur, en Orlando, Tampa y San Petersburgo; y a todo lo largo de la costa este, desde Jacksonville hasta Miami, la ciudad más famosa del estado.

Con M de magia y Miami

A Miami también le dicen “la ciudad mágica”, por sus playas, sus edificios y su diversidad cultural —un solo apelativo para definir al conjunto de distritos y ciudades cercanas en continuo crecimiento—. Un ejemplo es Magic City, distrito de innovación en Little Haití en etapa incipiente, creado por Bob Zangrillo y Tony Cho, dos jóvenes desarrolladores inmobiliarios. Arte, entretenimiento y sustentabilidad son las bases del proyecto. Y sobre todo, tecnología.

La medida 26-179: un esfuerzo más por solucionar la crisis de vivienda en Portland

La medida 26-179: un esfuerzo más por solucionar la crisis de vivienda en Portland

Monopolio eléctrico: ¿algo demasiado oscuro en Carolina del Norte?

Monopolio eléctrico: ¿algo demasiado oscuro en Carolina del Norte?