Donald Trump en Puerto Rico: “Hemos gastado mucho”

Donald Trump en Puerto Rico: “Hemos gastado mucho”

Foto: Andrew Harnik

Foto: Andrew Harnik

Ana Stollavagli- El presidente de Estados Unidos llegó al estado libre asociado dos semanas después del paso devastador del huracán María. Y, aunque se mostró consciente del desastre, uno de sus primeros comentarios destacados por los medios locales fue: “Detesto decirlo, Puerto Rico, pero vaya que nos han armado un lío en el presupuesto”. Medios que, una vez Trump ha abandonado la isla, se han apresurado a señalar que la sensación que el presidente deja tras su viaje es la de que se ha limitado a minimizar los daños ocasionados por el ciclón y que los puertorriqueños no han recibido un compromiso real de ayuda por su parte.

El propósito del brevísimo viaje —apenas cinco horas— era que Trump tomara contacto directo con el Gobierno local, con los rescatistas y con los afectados por el ciclón, pero la bienvenida no era segura. Consultados poco antes de la llegada del mandatario, muchos residentes en la isla habían mostrado más enojo e indiferencia que interés por la visita: “No hace diferencia con venir; por mí, se puede quedar”. “Es algo mediático, para que la gente lo vea, no va a hacer nada más”. “Ojalá se conmueva con lo que estamos pasando”. “Que no lo metan en el aire acondicionado, que vea con sus propios ojos la devastación”. Y una vez que el mandatario tocó tierra, las cosas no cambiaron demasiado. Un pequeño grupo de personas se presentó en el Centro de Convenciones para protestar contra su respuesta para resolver la crisis. La portavoz del grupo Madres contra la Guerra, Sonia Santiago Hernández, denunció: “Trump ha mandado a Puerto Rico a un general de tres estrellas con nombre de Buchanan para dirigir una ocupación militar en la isla. Nosotros no necesitamos eso, sino que se flexibilicen las ayudas para que la gente reciba el agua, los alimentos y los tratamientos médicos”. Y ya de regreso a Estados Unidos, las críticas a su viaje no han mejorado; no ha dejado, para nada, un buen sabor de boca a los puertorriqueños, y muchos de los alcaldes de la isla, sobre todo del interior, siguen reclamando ayuda y sienten que agencias federales y estatales los ha olvidado. Algunos medios señalan que la comisionada Jenniffer González hizo algunas aclaraciones durante el viaje de vuelta en relación a la cantidad destina a modo de ayuda directa: 1,600 millones de dólares, además de 40 millones para arreglos en autopistas.

Frente al comité de recepción, encabezado por el gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, el presidente Trump describió Puerto Rico como un hermoso lugar al que siempre ha amado y lamentó que haya sido tan golpeado por dos ciclones. Al gobernador lo eligió por haberse puesto a trabajar desde el principio, sin hacer “politiquería” y Rosselló le agradeció el cumplido, pero pidió más recursos: “Esto es un esfuerzo unido. Tenemos que trabajar unidos para superar los muchos retos que enfrentamos”. Además, el jefe del ejecutivo local le expresó su gratitud al mandatario y agregó: “Quiero decirle a la gente de Puerto Rico y en Estados Unidos, que usted siempre nos ha respondido. […] Es una situación sin precedentes, y con liderato fuerte, con su apoyo, presidente, y con el de todas las personas de esta mesa […] puedo decirle que reconstruiremos Puerto Rico y saldremos más fuertes”.

En esa mesa también estaba la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, a quien el presidente había criticado por sus declaraciones respecto de la gravedad de la crisis en Puerto Rico. Cruz había rechazado duramente los comentarios de la secretaria interina de Seguridad Nacional, Elaine Duke, acerca de que lo que pasaba en la isla era “una buena historia noticiosa”, argumentando que la gente estaba muriendo por la falta de agua, electricidad, alimentos y medicinas. Esto le valió una reprimenda presidencial vía Twitter, en la que fue tratada de “desagradable”.

Este pasado lunes, la alcaldesa había declarado que se quedaría en el centro de evacuados en el que vive junto a 650 personas desde el paso del huracán María, porque allí sería más útil. Sin embargo, luego decidió aceptar la invitación a la recepción de Trump: “Lo hice por la gente de San Juan”, indicó, “y por respeto a los estadounidenses a quienes el presidente representa”. 

Durante el encuentro con Trump, Yulín Cruz no habló ni el presidente hizo referencia a ella, pero sí felicitó a la secretaria Duke, así como a los efectivos de las agencias federales y de las fuerzas armadas que se han movilizado para atender la crisis. De los rescatistas dijo: “Nunca en mi vida he visto personas trabajar tan duro”.

Los que sí hablaron de la alcaldesa, de Trump y de todos, fueron algunos manifestantes: “Ya es hora de que las ayudas salgan del Centro de Convenciones. Muchos municipios, a pesar de que están en bancarrota, conocen las necesidades de sus pueblos y los alcaldes, como Carmen Yulín, han tenido que hacer un papelón para que el Gobierno federal se mueva”, indicó Bryan Class. Otros participantes de la protesta reclamaron contra la descolonización y exigieron que se elimine la deuda pública de Puerto Rico.

En tanto, en otro tramo de su discurso, Trump reiteró que el país ha gastado mucho dinero en Puerto Rico: “Han descuadrado nuestro presupuesto”, señaló, “pero eso está bien porque hemos salvado muchas vidas en la isla”. Y en ese contexto, comparó las miles de muertes ocasionadas por el huracán Katrina, en el 2005, con las treinta y cuatro certificadas ahora en la isla devastada.

¿Termina el sueño americano para los latinos con el fin del daca?

¿Termina el sueño americano para los latinos con el fin del daca?

“Nueva” reforma tributaria: otra propuesta política que navega entre dos aguas

“Nueva” reforma tributaria: otra propuesta política que navega entre dos aguas