El compromiso del jefe de Policía de Portland, Mike Marshman, con la comunidad hispana

El compromiso del jefe de Policía de Portland, Mike Marshman, con la comunidad hispana

Buró de Policía de Portland

Buró de Policía de Portland

 

David Guzmán Fonseca- La ciudad de Portland, al igual que otras ciudades de Estados Unidos, se ha sumido en la incertidumbre después de que el candidato republicano, Donald Trump, fue elegido como el próximo presidente del país. Una vez que se dieron a conocer los resultados de la elección, cientos de estadounidenses y habitantes de la ciudad salieron a las calles a protestar. Después de tres días de manifestaciones, vino el caos y en algunos casos se presentaron actos de violencia. 

Tilde Noticias tuvo la oportunidad de hablar con el actual jefe de la Policía de Portland, Mike Marshman, respecto a este tema y muchos más que resultan de interés para los hispanos en la ciudad. Marshman fue elegido el pasado mes de junio luego de que su antecesor, Larry O’Dea, decidió abandonar el puesto después de casi treinta años de servicio público. El entonces jefe de la Policía se vio involucrado en un escándalo por un accidente en el que disparó a uno de sus acompañantes en una zona rural de Oregón. O’Dea lo mantuvo en secreto, y se sospecha que se tergiversaron u ocultaron algunos detalles de la investigación con el aval del alcalde Hales.

El caso generó bastante controversia en la ciudad, debido a que se puso en evidencia que un miembro importante de Portland, como es el jefe de la Policía, ocultó el delito y afectó la investigación bajo la mirada del alcalde. Bajo esta coyuntura, Marshman llegó a controlar el cuerpo policial de la ciudad. 

Marshman tiene más de veinticinco años de experiencia en la Policía de Portland y ha ocupado diferentes puestos importantes dentro de la entidad, además de haber sido asesor de varios jefes de policía anteriores. Asimismo, se ha desempeñado como capitán de la División de Servicios Estratégicos y actuó como coordinador de Cumplimiento para el Departamento de Justicia en temas como participación de la comunidad, rendición de cuentas y entrenamiento, entre otros. 

Por todos estos motivos, para la administración de Marshman es una prioridad recuperar la confianza y construir puentes con los diferentes grupos que conforman la comunidad. Al respecto, nos comentó que pretende conformar el cuerpo policial de una manera más diversa, de tal forma que se parezca más a la población que ha venido cambiando en los últimos años. En este sentido, una de sus estrategias será contratar más policías hispanos, puesto que se da cuenta de que el grupo está subrepresentado y no se refleja el creciente número de latinos que ahora hacen de Portland su hogar.

El jefe Marshman también ha prestado servicio social y policial en Bangladesh y Uganda, donde compartió su experiencia en las buenas prácticas policiacas, en particular en lo referente al acercamiento a las comunidades. Según nos comentó, estos viajes le ayudaron a entender las disparidades sociales existentes y cómo estas afectan el tejido social y la comunidad, por lo cual dice entender el papel fundamental que juega el construir relaciones con todos los miembros de una comunidad para aliviar las tensiones. 

Recientemente, después de las manifestaciones masivas en la ciudad ante la elección de Donald Trump, Marshman salió en los medios de comunicación y dijo que no permitiría que continuaran, puesto que consideraba que existían otros mecanismos de acción política para que la gente se involucre, y que las marchas no lograrían generar un cambio en los resultados. 

Al respecto, Tilde Noticias le preguntó si consideraba que se debían imponer límites a la Primera Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, según la cual se consagra dentro de los derechos de los estadounidenses la capacidad de manifestarse libremente, entre otras cosas. El jefe Marshman reconoció que está comprometido con la protección de la Constitución y los derechos que consagra, pero sostuvo que es complicado mantener un balance entre los derechos de un grupo de individuos a manifestarse y los derechos del resto de la comunidad a transportarse de forma tranquila y no sufrir las consecuencias de las manifestaciones que pudieran tornarse violentas. 

Así, Marshman argumentó que protege y entiende las manifestaciones, pero considera que en su organización deben participar de forma constante y activa los cuerpos policiacos, para que ambas partes puedan trabajar de forma coordinada en la protección de los derechos tanto de quienes protestan como de quienes no lo hacen. 

Finalmente, el jefe de la Policía manifestó que después de la elección de Trump, comprende los miedos y las emociones que se están generando entre la población en general, y aún más entre la población hispana que reside en el estado de Oregón. En este sentido, dijo: “La ley de Oregón prohíbe a un oficial de policía preguntarle a una persona sobre su estatus migratorio, sin importar quién sea el presidente”. Asimismo, hizo hincapié en que la Policía de Portland desea hacerles saber a todos aquellos que han inmigrado a la ciudad que está para servirles, sin importar de dónde provengan. Por esta razón desea comprometerse y trabajar con los hispanos, para ganar su confianza y que sepan que cuentan con el apoyo de la policía, en particular en la lucha contra los crímenes de odio que pudieran surgir como resultado de la tensión que se ha generado en los últimos meses.

Si usted desea ayudar a construir un cuerpo de Policía más diverso e incluyente, y tiene interés en convertirse en parte de los nuevos oficiales, visite la página web: www.joinportlandpolice.com para más información.

Ciudades santuario, la última esperanza para inmigrantes indocumentados

Ciudades santuario, la última esperanza para inmigrantes indocumentados

Convocan a una marcha contra Trump en Oregón

Convocan a una marcha contra Trump en Oregón