Buscando una “A” en infraestructura. Conversación con Carlos Mallol

Buscando una “A” en infraestructura. Conversación con Carlos Mallol

Cortesía de Carlos Mallol

Cortesía de Carlos Mallol

Ana Stollavagli- Así como los alumnos en las escuelas, la infraestructura de Estados Unidos también se evalúa periódicamente. Los “maestros” responsables de aplicar el examen son los miembros de la Asociación Estadounidense de Ingenieros Civiles, quienes en la última prueba le pusieron una D. ¿Podría mejorar la calificación? Buscaremos la respuesta en Carlos Mallol, arquitecto e ingeniero graduado en Argentina, con una maestría en Gestión de Ingeniería y un doctorado en Administración de Negocios en nuestro país, donde lleva más de tres décadas a cargo de grandes obras nacionales e internacionales. 

Mallol actualmente se especializa en el tema del agua, en su calidad de vicepresidente de MWH, una compañía dedicada a grandes obras de infraestructura hidráulica, que fue recientemente adquirida por Stantek. Juntas suman unos veintitrés mil empleados y tienen base en todos los continentes, aunque su presencia es mayoritaria en Estados Unidos y Canadá. Mallol también es miembro de la Cámara de Comercio Hispana del Sur de Florida (SFLHCC).

La calificación es muy mala…

Muy mala, así que se busca mejorar, y el presidente electo (Donald Trump) ha mencionado aeropuertos, carreteras, puertos, ferrocarriles, etc. Vamos a ver un gran énfasis en infraestructura.

¿Qué perspectivas hay para el 2017?

Se han pasado unas trienta medidas en las últimas elecciones, que prevén más de cincuenta mil millones de dólares en financiamiento para infraestructura, cuya calidad actual ha sido criticada por el presidente electo. El énfasis en desarrollarla y llevarla a niveles del siglo XXI es fuerte. El hecho de que tantos estados y municipios hayan pasado medidas con impuestos para mejorarla muestra que la voluntad del pueblo es tener esas medidas. Entre el 57% y el 85% de los votantes estuvo a favor, aun con la imposición de tributos. A veces, son centavos que dentro de veinte años implican mucho dinero. Pero es evidente la voluntad popular de mejorar en infraestructura. Pensamos que la voluntad política de la nueva administración dará gran énfasis a la mejora de sistemas de carreteras, transporte urbano y agua.

¿Cuáles son las obras más importantes de su compañía?

Una de las más importantes es la expansión de las esclusas del canal de Panamá, inaugurada en junio. Por la manera en que trabaja MWH, la gestión se realizó en Panamá, pero fue de carácter internacional, ya que participaron oficinas de Perú, Argentina, Chicago, Florida, etc. Aquí, localmente, MWH tuvo una participación importante en la restauración de los Everglades y, en el presente, estamos trabajando con Miami-Dade Water & Sewer. Es una de las utilidades de agua más grandes del país y desde hace más de una década se le proveen servicios de ingeniería, principalmente, en lo que es la expansión, modificación y reparación de las plantas de tratamiento de agua y potabilizadoras.

¿Hace cuánto tiempo está usted en Estados Unidos?

Oh, más de treinta y cinco años. Comencé una compañía por petición de ciertos inversores en Washington DC y, posteriormente, me trasladé a Miami para hacer lo mismo, iniciar una compañía de construcción de carreteras. Con esa empresa participé en obras interesantes de infraestructura, como la construcción de segmentos del Turnpike, de muchos puentes y carreteras, y de la parte norte del metromover (estuve a cargo de ese proyecto). Posteriormente, salí del negocio de la construcción e ingresé en el negocio de consultoría e ingeniería con mi propio proyecto, donde participé en obras muy importantes, como intercambiadores en autopistas, sistemas de agua, etc. En Florida, teníamos nueve oficinas e hice una fusión con CSA, de Puerto Rico, y con esa nueva cartera de clientes y de negocios, desarrollé proyectos desde Buenos Aires hasta Chicago. Hace casi tres años decidí incorporarme a MWH y participar en un negocio diferente. Toda mi vida me dediqué al transporte, a obras de carreteras y puentes, y esta compañía hace, principalmente, obras de agua, tratamiento y recursos hídricos.

¿Le costó el cambio?

Es aprender una nueva terminología. Obviamente, la ingeniería es diferente, pero mi trabajo ha sido la gerencia de grandes programas de infraestructura y el manejo del negocio de ingeniería. Desde ese punto de vista, es similar. Sí, fue un ajuste muy grande: de una compañía de ochocientos empleados, a una de ocho mil. Pero me siento muy cómodo, con un grupo de profesionales excelentes en Miami.

¿Cuál es la relevancia de pertenecer a la Cámara de Comercio Hispana del Sur de Florida (SFLHCC)?

La Cámara ha hecho una gran labor en promover el negocio de compañías hispanas y mostrar la relevancia que tienen para la economía local. Al mismo tiempo, es una fuente de relaciones y colaboración, de búsqueda de nuevas oportunidades de negocios

Ser mejores padres en el 2017

Ser mejores padres en el 2017

La Cámara de Comercio Hispana del Sur de Florida une a la comunidad empresarial de Miami

La Cámara de Comercio Hispana del Sur de Florida une a la comunidad empresarial de Miami