¿Qué esperar del 2017 con el presidente Trump?

¿Qué esperar del 2017 con el presidente Trump?

Gage Skidmore, 31 de agosto de 2016 por Wikimedia Commons (CC BY-SA 2.0)

Gage Skidmore, 31 de agosto de 2016 por Wikimedia Commons (CC BY-SA 2.0)

David Guzmán Fonseca- Las elecciones presidenciales de los Estados Unidos llevadas a cabo el pasado 8 de noviembre marcaron un punto de inflexión en su historia reciente. En una de las contiendas más reñidas y controvertidas de los últimos años, el ahora presidente electo, Donald Trump, llegó al cargo más importante al derrotar a la candidata demócrata Hillary Clinton.

Si bien el hecho de que Donald Trump haya resultado elegido causó sorpresa, es necesario pensar en los prospectos de su presidencia. Teniendo en cuenta las promesas que hizo durante su campaña por llegar a la Casa Blanca, resulta pertinente analizar cuáles serán los cambios que podría implementar cuando llegue al poder. 

Una de las propuestas de campaña más importantes tiene que ver con el tema migratorio, en particular, con la construcción de un muro en la frontera entre los Estados Unidos y México. Fue una de sus ideas más controvertidas pero que a la vez generó mucho apoyo dentro de las bases de su partido. No obstante, el costo de construcción del muro ascendería a los 25,000 millones de dólares —según estimaciones del Washington Post—, los cuales, según Trump, tendrían que ser asumidos por el Gobierno de México. Pero hasta el momento, el Gobierno mexicano ha negado cualquier deseo o voluntad de pagar el costo de este proyecto, y la factibilidad de su construcción probablemente se quedará en una promesa de campaña. En pocas palabras, construir este muro costaría una cantidad de dinero que no se sabe a ciencia cierta de dónde saldría. 

También en relación al tema migratorio, Trump aseguró que en su primer día como presidente iniciaría el proceso de deportación de más de once millones de inmigrantes indocumentados que residen en los Estados Unidos; aunque a los pocos días sostuvo que por lo pronto se enfocaría en la deportación y el encarcelamiento de entre dos y tres millones indocumentados. Si bien la idea por sí misma es sumamente preocupante y los mecanismos que se utilizarían para cumplirla implicarían la creación de fuerzas masivas de deportación, no resulta razonable pensar que la deportación de tantos millones de personas se pueda lograr de un momento para otro, a menos que el Gobierno de los Estados Unidos decida violar de forma sostenida los derechos humanos de millones de personas indocumentadas y los de sus familias. 

Adicionalmente, que Trump finalmente decidiera deportar no solo a los indocumentados sino también a sus hijos nacidos en los Estados Unidos sería un grave problema constitucional, ya que tendría que retirar el derecho a la ciudadanía estadounidense por nacimiento, que es un pilar de la Constitución.

Algo que también prometió durante la campaña presidencial el nuevo mandatario es que las personas que reingresen en los Estados Unidos sin documentos después de haber sido deportadas tendrán una pena mínima de dos años de cárcel, y que aquellos que vuelvan a entrar sin documentos y hayan sido condenados judicialmente en el pasado enfrentarán condenas mínimas de cinco años. Este paso hacia la penalización de la migración indocumentada es un cambio importante con respecto a las medidas y políticas implementadas durante el mandato del presidente Barack Obama. 

En lo que respecta al comercio, se anticipa que el Gobierno del nuevo presidente republicano buscará renegociar o negar tratados comerciales como el NAFTA y el Acuerdo Transpacífico —acuerdo que, según ha declarado el propio Trump, pretende abandonar en su primer día de gobierno—, en particular como resultado de su visión de que China y México están arruinando y explotando a los Estados Unidos.
 
En lo referido a los temas ambientales, Trump ha prometido que se retirará de los acuerdos internacionales para la reducción de emisiones de gases contaminantes y del cuidado del medioambiente en los que ha participado el Gobierno de Obama. Asimismo, se levantarán las prohibiciones para la extracción de petróleo, gas y carbón en reservas naturales que habían sido implementadas por Obama como mecanismo para la protección del medioambiente. 

Finalmente, y teniendo en cuenta que los republicanos aún tienen el control del Senado y la Cámara de Representantes, el presidente electo también asegura que como parte de sus medidas, en los primeros 100 días de gobierno impulsará el desmantelamiento del programa de salud conocido como Obamacare, el cual ha permitido que millones de personas que no tenían seguro médico lo tengan en este momento a través de subsidios estatales. Sin embargo, las críticas de los republicanos y el mismo Trump han sido ampliamente publicitados. El presidente electo se ha mostrado últimamente a favor de conservar ciertas partes de la controvertida ley, como es lo relacionado con no denegar cobertura a una persona debido a una condición previa, o que los hijos se puedan quedar en los planes de sus padres hasta que tengan 26 años. De esta forma, no es claro aún el modelo que reemplazará al Obamacare (o la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio) o si Trump preservará partes de la norma (y cómo la financiará), aunque se asume que será un tipo de seguro individual sin subsidios por parte del Estado, lo cual significaría volver a un modelo de salud privado similar al anterior.

Estos son algunos de los proyectos en los cuales se espera que se embarque la administración del presidente Trump, pero aún quedan abiertas las discusiones de fondo y de gran relevancia, como lo serán la elección del noveno magistrado de la Corte Suprema de los Estados Unidos y la conformación de esta en los próximos años. El tema, sin duda alguna, podría dejar una de las huellas más importantes de este Gobierno en la historia, y afectar a generaciones futuras de estadounidenses con decisiones de gran calado sobre temas fundamentales como el aborto, los derechos de las parejas del mismo sexo y los derechos civiles.

Aumenta la tasa de hispanos graduados en escuelas secundarias en Estados Unidos

Aumenta la tasa de hispanos graduados en escuelas secundarias en Estados Unidos

Millones contra el zika

Millones contra el zika