Aumenta la tasa de hispanos graduados en escuelas secundarias en Estados Unidos

Aumenta la tasa de hispanos graduados en escuelas secundarias en Estados Unidos

Circe Denyer, dominio público

Circe Denyer, dominio público

Iralee Acosta- El número de alumnos que se gradúan de bachillerato (high school, en EE. UU.), incluidos los inmigrantes y aquellos de bajos recursos y/o con discapacidades, sigue creciendo. Esto se debe, en gran parte, al empeño del presidente Barack Obama por mejorar la educación del país a través de programas que apoyan a los estudiantes que lo requieran. 

El Centro Nacional de Estadísticas de Educación reportó que, mientras que en el ciclo escolar 2010-2011 se graduaron únicamente 79% de los alumnos a nivel nacional, en el periodo 2014-2015 fueron 83.2% los que concluyeron su educación secundaria, mostrando un incremento de un 4% digno de celebrarse.

Es necesario destacar que aunque los alumnos graduados asiático-estadounidenses (90.2%) y los de raza blanca (87.6%) siguen superando a los hispanoamericanos, estos últimos, que a su vez rebasan a los afroamericanos (74.6%) y a los indígenas estadounidenses (71.6%), fueron el segundo grupo con mayor tasa de crecimiento (6.6 puntos porcentuales), pasando del 71% al 77.8%. 

La Casa Blanca asegura que Race to the Top (Carrera a la Cima) ha sido una pieza clave para obtener dicho logro. Este programa de 4,350 millones de dólares, que presentó en 2009 el mismísimo Obama en conjunto con el secretario de Educación, Arne Duncan, tiene como finalidad reducir las brechas académicas existentes, “recompensando” a aquellos estados que tomen las medidas necesarias para que esto suceda. El beneficio de Race to the Top ha sido tal, especialmente entre los grupos minoritarios, que ha conseguido que incluso las escuelas con los peores resultados del país los mejoren.  

En octubre, el presidente Barack Obama dio a conocer desde la Benjamin Banneker Academic High School (institución reconocida por promocionar una tasa de graduación del 100%) que el Distrito de Columbia (Washington, D.C.) fue donde se registró el avance más significativo en relación a los porcentajes mencionados, con un crecimiento de un 7%. No obstante, dicho distrito se encuentra en el último lugar en todo el país, con tan solo un 68.5% de graduados, por lo que su éxito sigue siendo parcial. 

Por otra parte, el gobernante declaró que el hecho de que los estudiantes hispanos y afroamericanos sigan bajo la sombra de sus compañeros blancos se debe, en gran parte, a un “legado de discriminación”. Además, señaló: “Hay demasiados estados que están haciendo recortes en la educación pública, y el aumento de las colegiaturas se debe en gran medida a que los estados no están invirtiendo mucho dinero en educación, las universidades o los community colleges como solían hacer”, situación que representará un verdadero desafío para la futura administración. Sin embargo, también aclaró que, así como hay estados que no han hecho todo lo posible para alzar los estándares y, de este modo, mejorar el desempeño escolar, hay distritos escolares que, por más esfuerzos que realicen por preparar mejor a sus niños, no cuentan con los recursos ni la infraestructura necesarios para conseguirlo.

En su discurso, Barack Obama recordó a los estudiantes que “una educación secundaria no es suficiente”, por lo que es primordial que se sigan preparando para poder obtener un buen empleo. “Vivimos en una economía global y, cuando te gradúes, no solo competirás por un gran trabajo con alguien aquí en DC, [también] competirás con alguien al otro lado del mundo, en China o en India. [...] Los mejores trabajos serán para aquellos que posean una mejor educación”, enfatizó el mandatario. Asimismo, agregó: “En 2020, dos de cada tres vacantes de empleo requerirán algún tipo de educación superior. Eso no significa únicamente un título universitario de cuatro años, pero sí que —ya sea un título universitario de cuatro años, un título de community college o algún tipo de programa formativo— necesitarán algo más de lo que obtienen en secundaria”. 

Finalmente, a pesar de que no todos los estados han cumplido con los requerimientos gubernamentales de “llevar a la cima” el número de alumnos que concluyan el bachillerato con éxito (o que concluyan sin más esta etapa de sus estudios), el esfuerzo de muchos otros sigue rindiendo frutos. Si bien es difícil acercarse a la perfección, sobre todo inmediata, tanto el impulso del Gobierno con sus programas académicos, como el trabajo conjunto de autoridades educativas, maestros, alumnos y padres de familia sigue dejando de manera gradual un buen sabor de boca que se espera que permanezca.

SMART, el plan del alcalde de Miami-Dade para mejorar el transporte público en la zona

SMART, el plan del alcalde de Miami-Dade para mejorar el transporte público en la zona

¿Qué esperar del 2017 con el presidente Trump?

¿Qué esperar del 2017 con el presidente Trump?