SMART, el plan del alcalde de Miami-Dade para mejorar el transporte público en la zona

SMART, el plan del alcalde de Miami-Dade para mejorar el transporte público en la zona

Averette, 6 de febrero de 2010 por Wikimedia Commons (CC BY 3.0)

Averette, 6 de febrero de 2010 por Wikimedia Commons (CC BY 3.0)

Ana Stollavagli- “Queremos ser atrevidos, seguir adelante y no [perdernos en los detalles de la planificación]”. Eso aseguró Carlos Giménez, a poco de obtener un nuevo mandato en segunda vuelta el pasado 8 de noviembre, cuando anunció que agilizar el tránsito será una prioridad de su gestión, junto al desarrollo económico y la reducción de la violencia juvenil.

Y dos de estas consignas, a su entender, están emparentadas: “Si no tenemos una economía vibrante, no tenemos un problema de transporte”, señaló el alcalde. Y aunque solucionar este problema requerirá de mucho dinero, tal vez no afecte el bolsillo de los contribuyentes, teniendo en cuenta que, y según aclaró él mismo: “Debemos mejorar nuestra calidad de vida mientras continuamos manteniendo a raya las tasas generales de impuestos”.

La aclaración bien valió, porque en 2002 se votó un impuesto de 0.05 dólares a las ventas, para agregar casi 89 millas al metrorail, uno de los tres tipos de transporte del condado, junto con el metrobús y el metromover. Sin embargo, al tren elevado solo se le sumaron 2.4 millas de vías hasta el Aeropuerto Internacional de Miami, ya que la mayoría de los fondos destinados a aquella obra se gastaron en el mantenimiento atrasado de coches y rieles, y en el aumento de sueldos y la incorporación de nuevos empleados. Maniobras a las que Giménez calificó como de estafa.

Una década más tarde, ya con él como alcalde en funciones, se ideó un plan para agregar seis líneas de transporte o corredores, que se retomó en abril de 2016, en plena campaña por la reelección. Fue entonces cuando se anunció el plan de Transporte Público Rápido Estratégico para el Área de Miami, conocido por sus siglas en inglés, SMART, que se discutió en la Organización de Planificación Metropolitana (MPO), una junta integrada por funcionarios del condado y de las ciudades, con poder para negociar y obtener fondos federales. Aunque el financiamiento —afirmó el alcalde— también pudiera provenir de sociedades mixtas y de los ingresos del transporte público.

Pasarán varios años hasta que esas seis líneas estén terminadas, pero ofrecerían a los pasajeros nuevas opciones para llegar al centro de Miami, según una estimación del Miami Herald: los que manejen desde el oeste podrían evitar la congestionada carretera estatal 836, y los residentes del sur de Miami-Dade contarían con un tren paralelo a la US1 que se conectaría con la estación de Dadeland South. Si bien el trazado de una sola línea de ferrocarril puede costar miles de millones de dólares, hay alternativas más rápidas y económicas, como los sistemas de autobuses por carriles exclusivos.

Hasta hace poco tiempo, no se descartaba que uno de los primeros corredores fuera el de veinte millas de South Dade Transitway, donde ya hay un tramo de carreteras para ómnibus que podría hacerse carril ligero. Las otras líneas podrían correr por Kendall Drive, en el sudoeste; al noroeste de la avenida 27, en Miami Gardens; cerca de Biscayne Boulevard, en el noreste; y uniendo con un tren el Design District y Winwood, en South Beach.

Por ahora, oficialmente, el Departamento de Tránsito anunció que a principios de 2017 comenzará la primera fase del servicio de buses exprés por la 836.

En la actualidad, Miami-Dade cuenta con una flota de 800 micros, que transitan 29 millones de millas al año en las 95 rutas del metrobús, a un costo de 2.25 dólares cada viaje. Algunos de esos vehículos son eléctricos o híbridos, y también se están convirtiendo vehículos al sistema de gas natural comprimido (CNG). Muchos se destacan, además, por estar decorados artísticamente.

El metrorail, en tanto, suma 136 trenes, que recorren 25 millas con 23 paradas, y el metromover (también es un tren eléctrico pero automatizado) tiene un tendido de 4.4 millas y es gratuito. El sistema cuenta, además, con un servicio especial para personas con discapacidad (STS), que permite la movilidad de 5,000 pasajeros. 

Con 326,000 abordajes diarios en jornadas laborales, el condado se ubica en el primer lugar del ranking de agencias de transporte del estado de Florida y en el decimoquinto de todo el país. 

La derogación del ACA

La derogación del ACA

Aumenta la tasa de hispanos graduados en escuelas secundarias en Estados Unidos

Aumenta la tasa de hispanos graduados en escuelas secundarias en Estados Unidos