Miami-Dade. Segunda vuelta y algún escándalo

Miami-Dade. Segunda vuelta y algún escándalo

Ana Stollavagli- La contienda electoral más importante del condado tendrá que esperar hasta el 8 de noviembre para definir al ganador. De un total de 256,012 votos, el alcalde Carlos Giménez, quien aspiraba a un tercer mandato en Miami-Dade, ha obtenido 47.61%, y su rival, Raquel Regalado, alcanzó 32.01%. “Miren a dónde ha llegado Raquelita”, afirmó la dirigente del Distrito 6 de la Junta Escolar del condado, miembro de los comités de construcción, apoyo a estudiantes y finanzas, entre otros, que abrazó la política siguiendo los pasos de su padre, el alcalde de la ciudad de Miami, un experiodista cubano y republicano.

La abogada, de 42 años, es madre de un niño autista y defiende los programas de integración para alumnos con necesidades especiales. También promueve la educación bilingüe como motor de la economía de Florida y una reforma migratoria. Durante la campaña, se ha cruzado duramente con Giménez, a quien acusó de financiarse con aportes de los proveedores de Miami-Dade, y lo criticó por jugar al golf con Donald Trump.

El alcalde del condado más grande de Florida le ha respondido que “ella usó demasiado dinero para desprestigiarlo”. Giménez, cubano de 62 años que trabajó un cuarto de siglo como bombero, también ha sido administrador de la ciudad de Miami y consejero. Electo en 2011, después de que su antecesor fuera destituido, en 2012 obtuvo un segundo mandato con 54 % de los votos (seis puntos menos que ahora).

Giménez se jacta de haber hecho un “histórico recorte de impuestos, que ha permitido a los contribuyentes ahorrar 1,000 millones de dólares”. Actualmente, maneja un presupuesto de 7,000 millones de dólares y un plantel de 26,000 empleados públicos.

El tercero pudiera hacer la diferencia. Pero, ¿qué tercero?

Fuera de la competencia para la segunda vuelta ha quedado el resto de los candidatos a alcalde, pero no así de la polémica. Según el escrutinio oficial, en el tercer lugar se sitúa el afroamericano Frederick Bryant, profesor retirado que estudió Ciencias Políticas, y obtuvo 8.87 % de los votos; después de él se encuentra Alfred Santamarina, colombiano de 36 años, que ha buscado adeptos entre los hispanos no cubanos. Este último ha pedido a la Fiscalía del Estado que investigue la campaña de Bryant, porque solo declaró fondos por 2,347 dólares. “Yo he reunido 400,000 y he obtenido 437 votos menos que él”, declaró Santamarina, quien adelantó que pudiera aliarse con Giménez o con Regalado. El 8.7 % de los votos obtenidos en la primera vuelta pudiera sellar la suerte del ganador en la segunda contienda.

Una buena para Rubio y la aliada de Hillary

“Si bien no seré presidente de Estados Unidos en 2016, y puede que nunca, y si bien mi campaña queda suspendida hoy, el hecho de que haya llegado hasta este punto es evidencia de cuán especial es Estados Unidos”. Esto había dicho Marco Rubio el Supermartes, cuando sufrió la humillante derrota en Florida a manos de Donald Trump. Pero tras aquel pobre 27 % frente al 46 % obtenido por el magnate, el político que optó por buscar su reelección tuvo ahora su revancha en las primarias. Tan especial fue el electorado que el 30 de agosto lo ha consagrado como el candidato republicano más votado para el Senado, en representación del estado: de 102,131 votos, 90,798 (88.90 %) han sido para Rubio.

En cuanto a los demócratas, el contador y empresario Patrick Murphy, en la Cámara de Representantes desde 2013, ha recibido ahora 59.71 % de los 112,901 votos en su carrera para el Senado. En la misma fuerza política, Tim Canova no ha tenido suficiente para desbancar a Debbie Wasserman Schultz, a quien acusó de aceptar dinero de las grandes corporaciones. El profesor de Derecho y Finanzas Públicas recién iniciado en la política ha enfrentado a quien fuera la presidenta del Partido Demócrata, hasta que se filtraron correos electrónicos con maniobras para favorecer a Hillary Clinton en detrimento de Bernie Sanders. Pero el respaldo del exprecandidato a la presidencia no le ha alcanzado a Canova, quien el 30 de agosto obtuvo 38.93 % de los votos, muy por debajo del 61.07 % de la representante que se encamina a la reelección.

En tanto, Ileana Ros-Lehtinen, por el distrito 27, y Rosy Palomino, por el 112, han logrado cómodas ventajas en sus candidaturas por el Partido Republicano a la Cámara de Representantes. Ros-Lehtinen, quien ha sido elegida desde 1989, este 30 de agosto alcanzó 80.48 % de los 37,880 votos. La empresaria y delegada del distrito 28, por su parte, ha recibido 61.34 % de los 7,514 votos registrados.

Un estado y un condado claves

En estas primarias se votaron unos 80 cargos en Miami-Dade, entre alcaldes, senadores, representantes en el Congreso, el estado y el condado, jueces de la Corte de distrito y condado, miembros de la junta escolar, comisionados y consejeros. Y en Sweetwater, además, 54 % de los votantes ha aprobado la venta de tierras.

Una vez más, las elecciones estuvieron teñidas de sospechas sobre el probable uso fraudulento de boletas ausentes (las destinadas a personas mayores, que no pueden salir de sus casas). Así, al menos, lo han declarado el investigador privado Joe Carillo y el abogado Rick Yabor. La policía, en tanto, ha dispuesto más efectivos para asegurar comicios limpios y ordenados.

El próximo paso se dará el 8 de noviembre, cuando los votantes también elijan a la senadora por el distrito 39, que abarca el oeste y sur de Miami-Dade. La candidata republicana es la cubana Anitere Flores, quien lleva 12 años como legisladora. La demócrata es la ecuatoriana Debbie Mucarsel-Powell, una novata en el mundo de la política, que promete transparencia y compromiso con la comunidad.

Miami-Dade es el condado más populoso del Área Metropolitana de Miami; a su vez, el enclave principal del sur de Florida, que es el tercer estado más poblado del país. De sus más de 2.5 millones de habitantes, 70 % es de origen hispano, y eso puede ser una señal para la contienda mayor del país: la que enfrentará a Hillary Clinton y Donald Trump por la presidencia de Estados Unidos.

Foto: B137 (CC BY-SA 4.0)

Venezuela se moviliza pero Maduro se niega a ceder

Venezuela se moviliza pero Maduro se niega a ceder

Brasil tras la marcha de Dilma

Brasil tras la marcha de Dilma