Oregón y la economía de los inmigrantes

Oregón y la economía de los inmigrantes

Ana Stollavagli- Tras el reciente llamado de empresarios, líderes políticos y religiosos a una reforma migratoria, en esta nota analizamos punto por punto el informe técnico en el que se basa la reforma, con la finalidad de dilucidar qué influencia ejercen en los negocios los extranjeros con y sin documentos. De los casi cuatro millones de habitantes de Oregón, 388,960 no nacieron en estas tierras, pero su contribución a la economía local como inversores o empleados, trabajadores agrícolas o expertos en tecnología, es sumamente importante, según el reporte La contribución de nuevos estadounidenses en Oregón, en el que se afirma que más de 14,500 inmigrantes llegaron entre 2010 y 2014.

El informe –elaborado y difundido en agosto por la alianza Nueva Economía Estadounidense (New American Economy)– menciona datos reveladores, como el caso de la poderosa red de concesionarios de autos Lithia Motors, fundada por un inmigrante alemán en 1946. El 33 % de las compañías más importantes de Oregón fueron creadas por inmigrantes o por sus hijos. El 10.7 % de los empresarios son extranjeros y dan empleo a miles de nativos e inmigrantes. Hay 22,370 inmigrantes que trabajan por cuenta propia, y en 2014 han generado casi 474 millones de dólares. Ese mismo año, los inmigrantes ganaron 9,900 millones de dólares y pagaron 2,400 millones en impuestos municipales, estatales y federales; 264 millones fueron para el Medicare, y 1,000 millones para la Seguridad Social.

El reporte aclara que los inmigrantes hispanos constituyen la “segunda fuerza” migratoria en Oregón, después de los asiáticos, con ingresos de 2,900 millones e impuestos de 599 millones. Aunque los inmigrantes suman 10 % de la población local, ocupan 13 % de los empleos. Y según algunos sondeos, tienen 35 % más de disposición para trabajar que los nativos, porque cubren vacantes que estos prefieren no aceptar. Además, el informe cita un dato de la Fundación Kauffman –organización sin fines de lucro–: en 2015, los extranjeros casi duplicaron a los nacidos en Estados Unidos en la intención de hacer negocios, tanto en pequeños emprendimientos como en grandes empresas.

Trabajadores rurales inmigrantes

En Oregón, 56 % de los trabajadores del sector agrícola y la producción animal, 41 % de los empleados de limpieza, y 28 % de los dedicados a la gastronomía, entre muchos otros rubros, son inmigrantes.

En 2014, el estado exportó casi 261 millones en fruta fresca y procesada. Para esa actividad se requiere de la cosecha manual, y los trabajadores de otros países no solo se abocan a esa tarea, sino también al empaque y la administración. De esta manera, contribuyeron con 4,100 millones al Producto Bruto Interno anual. Sin embargo, especialmente el sector agrícola sufre la escasez de mano de obra. Ángela Barley, dueña de un vivero de árboles, asegura que no puede satisfacer la demanda de sus clientes por la falta de trabajadores, y que eso impacta en sus proveedores y en las empresas de transporte, que se ven resentidos por la menor actividad. De allí que sea una de las tantas voces en reclamo a una reforma migratoria urgente.

Para compensar la falta de trabajadores existen la Visa H2A y H2B, que permiten la contratación de operarios agrícolas y mano de obra temporal. Pero los altos costos de esos documentos y lo engorroso de su tramitación hacen que muchos emprendedores desistan del intento, por temor a que, por esperar esos largos plazos, se arruinen sus cosechas. Y ante tantas trabas, también renuncian a expandirse. Así las cosas, por la escasez de mano de obra, los salarios en estos rubros han subido más de 9 % en los últimos años. Además, 28 % de los trabajadores agrícolas son indocumentados.

Extranjeros altamente calificados

Las dificultades para obtener visas también se extienden a los inversores. El reporte señala que empresarios extranjeros llegan a vender sus acciones para buscar trabajo altamente calificado en Estados Unidos, o se convierten en tutores de instituciones educativas para poder dedicarse a sus negocios solo en los tiempos libres.

La Visa H1B para empleados altamente calificados requiere indicar qué función cumplirán y dónde, así como garantizar que no afectarán a trabajadores nativos; o sea, que no les estarán quitando potencialmente su lugar. En el año fiscal 2014, empleadores de Oregón recibieron 9,800 posiciones para las tres clases de visas, de las cuales 7,500 corresponden a la H1B. La ciudad de Portland es la segunda a nivel estatal, detrás de Hillsboro, en la demanda de dichas visas para personal altamente calificado.

La Universidad de Harvard ha señalado que, entre 1995 y 2008, por cada inmigrante altamente calificado se crearon más de tres puestos de trabajo. Los estudiantes internacionales, por su parte, también constituyen una ventaja para el país, porque pagan por sus matrículas y aportan dinero para hospedaje, alimentación y transporte, lo que impacta en los empleos de esas áreas. Pero cuando terminan sus carreras, deben irse. Uno de cada cinco universitarios de Oregón en carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemática (CTIM) tienen visa temporaria, y si pudieran quedarse después de la graduación, para 2021 habría 508 nuevos puestos para nativos, lo que representa una gran ventaja para este estado, que ya es líder en tecnología de la información y manufacturas de precisión, y que ocupa 14.2 % de los puestos del sector con trabajadores inmigrantes.

Profesionales de la salud que vienen de lejos

En el estado de Oregón, 14 % de los médicos se graduaron en otros países. La necesidad de trabajadores de la salud es muy alta –en este momento se necesitan 134 psiquiatras–, dado que uno de cada seis pacientes es anciano, exponente del baby boom posterior a la Segunda Guerra Mundial. Las personas mayores necesitan el triple de cuidados médicos que los jóvenes, y la juventud migrante es la que también aporta el dinero requerido para su atención. Por otra parte, los inmigrantes también compran 10 % de las viviendas en Oregón. Entre los extranjeros, 74,349 son propietarios, y los que rentan pagan 77 millones de dólares en ese concepto.

Indocumentados: ganancias e impuestos

En cuanto a la legalidad de los inmigrantes del estado, el estudio indica que 114,195 son indocumentados, lo que representa 3 % de la población, y 83 % lleva al menos cinco años en Oregón. Aproximadamente 5,800 emprendedores “sin papeles” generan negocios por 105 millones de dólares. No obstante, a veces con números de seguro social falsificados, los indocumentados pagan 160 millones en impuestos por ganancias que ascienden a los 1,600 millones.

Oregón: el debe y el haber (2014 – en millones de dólares)

Chart for Oregon immigration
Chart for Oregon immigration

En cuanto a los residentes legales, 42 % son ciudadanos y hay más de 125,000 elegibles para naturalizar. Cuando se conviertan en ciudadanos, podrían mejorar sus empleos y salarios, y ganar 2,381 más al año, lo que se volcaría en mayores consumos de bienes y servicios. Además, lógicamente, podrán votar.

El propósito del reporte de la Nueva Economía Estadounidense es instar a una reforma migratoria razonable. Los trabajadores extranjeros también empujan la rueda de la economía. Solo se necesitan reglas claras, por el bien de todos.

Foto: Departamento de Transporte de Oregón (CC BY 2.0)

MAX, has recorrido un largo camino

MAX, has recorrido un largo camino

Un plan de mediano y largo plazo para solucionar la crisis en América Central

Un plan de mediano y largo plazo para solucionar la crisis en América Central