El zika llega a Florida y el Congreso no actúa

El zika llega a Florida y el Congreso no actúa

David Guzmán Fonseca- En los últimos meses, el virus del zika ha sido el centro de atención de la mayoría de los gobiernos de América Latina y sus instituciones sanitarias. De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OMS), se sospecha que en la actualidad el número de contagiados por el zika en la región es de 436 mil casos. El zika es una enfermedad causada por un virus transmitido principalmente por la picadura del mosquito (Aedes aegypti), aunque se ha concluido que también se puede contagiar por vía sexual y se analizan casos en que la infección podría ocurrir a través de transfusiones sanguíneas. Entre los síntomas, se presentan fiebres no muy elevadas, conjuntivitis, dolores musculares y articulares, así como malestar general.

Pero sin duda alguna, las consecuencias más preocupantes se presentan en bebés de mujeres que contrajeron el virus durante el embarazo, ya que existe una relación entre el virus, la microcefalia y el síndrome de Guillain-Barré, ambos, trastornos neurológicos que causan deformidades y que afectan el sistema nervioso, con lo que se pierde la capacidad de sentir calor, dolor y otras sensaciones, y que adicionalmente paraliza diferentes músculos del cuerpo.

El virus ya no solo afecta a los pobladores de América Latina, sino que también ha llegado a Estados Unidos. En Miami, Florida, se han presentado los primeros casos de infección por un mosquito local, no se trata como en otros casos de personas que se han contagiado fuera del país. En los último días, los oficiales del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) encontraron que en Florida, los casos de contagio del virus han aumentado a 14:12 hombres y dos mujeres. Sin embargo, y a pesar del crecimiento del número de casos, los oficiales de ese estado no creen que la epidemia pueda llegar a los niveles observados en América Latina durante los últimos meses.

El director del CDC, el Dr. Thomas Frieden, recalcó que la transmisión del zika se concentró en el vecindario de Wynwood, en el norte de la ciudad de Miami. Aunque el vecindario se caracteriza por su ambiente de bares, restaurantes, hoteles y galerías de arte, el miedo existe aún entre quienes trabajan y viven en la zona. Los casos reportados en el vecindario se han presentado en un área de 150 metros cuadrados, lo que hace pensar que el virus se ha podido mantener contenido en la zona. Lo que preocupa es que Frieden hizo hincapié en que los métodos y las estrategias de control de mosquitos no están funcionando tan bien como se esperaba.

Aunque los contagios probablemente se dieron a mediados de junio, la nueva información revelada pone en duda el éxito de los esfuerzos de control del virus por parte de las autoridades locales, especialmente en el sur de Florida. El tema es de suma importancia, ya que esta región recibió el año pasado más de 100 millones de visitantes y la industria turística reportó un ingreso por 82 billones de dólares. Si en Miami se despierta el miedo al contagio que ha alejado a muchos, incluidos atletas, de visitar a Río de Janeiro para los Olímpicos, esta industria y la economía de todo el estado pueden verse afectadas.

Pero el miedo ya ha comenzado a hacer sus efectos. La Agencia de Salud de Gran Bretaña aconsejó a las mujeres británicas embarazadas posponer sus viajes a Florida, a menos que fueran inevitables. Igualmente, la aerolínea JetBlue comunicó que permitirá a los viajeros que tenían pensado volar los próximos meses a Miami cancelar su reserva y recibir el reembolso.

Los impactos que puede tener la amenaza del zika en Miami sobre la población latina en la zona son múltiples. Para empezar, Miami tiene una alta densidad de latinos e hispanos que podrían estar en riesgo de ser contagiados. Igualmente, en la industria hotelera y de turismo en Florida, la población hispana desempeña un rol importante tanto en hoteles, como en restaurantes y en otros servicios, los cuales se verían afectados por la ausencia de turistas. Debido a que en Wynwood se concentra este tipo de establecimientos, donde trabajan muchos latinos, se puede esperar que los afecte, por un lado, poniéndolos en un mayor riesgo, y por otro, disminuyendo sus ingresos por la reducción de visitantes y compradores en la zona.

La epidemia, que afecta a gran parte de los países de Latinoamérica y que ahora amenaza a Estados Unidos, ha tenido un impacto sobre la campaña presidencial estadounidense. En días pasados, el ahora candidato vicepresidencial demócrata, Tim Kaine, sostuvo que el Congreso estadounidense debería proveer fondos para prevenir la expansión del virus. Esto debido a que, aunque el Senado aprobó de forma bipartidista un paquete económico por 1,100 millones de dólares para combatir su propagación, la Cámara de Representantes se abstuvo de aprobarlo a menos de que estuviera acompañado de una disminución de los recursos para Planned Parenthood, que es una entidad que otorga servicios de control de natalidad a mujeres en Estados Unidos y que ha sido foco de críticas por miembros del partido republicano, por lo cual, el proyecto no fue aprobado y el Congreso se fue a receso sin decidir sobre el tema.

Así, como en muchos otros temas que conciernen a los estadounidenses, el Congreso debe comenzar a actuar. Las agencias de control de enfermedades necesitan los recursos, pero por ahora sólo queda esperar a que el virus se siga conteniendo por sí mismo.

Foto: CDC/Cynthia Goldsmith (dominio público)

 

SOAR, una alternativa para los migrantes

SOAR, una alternativa para los migrantes

¿Se está convirtiendo Nicaragua en una dictadura?

¿Se está convirtiendo Nicaragua en una dictadura?