Resumen de la Convención Demócrata: unidos —casi todos— con Clinton y contra Trump

Resumen de la Convención Demócrata: unidos —casi todos— con Clinton y contra Trump

David Guzmán Fonseca- La Convención Demócrata, que se esperaba se desarrollara de manera más tranquila que la republicana, ha avanzado con el pie izquierdo. Aunque muchos comentaristas políticos pensaban que el evento en donde se elegiría a Hillary Clinton como la candidata oficial del partido demócrata se llevaría a cabo sin incidentes, la evidencia de los recientes correos electrónicos hackeados supuestamente por espías rusos al Comité Nacional Demócrata (CND) hicieron que el tema se tornara mucho más complicado.

Los correos revelaron que miembros del comité demócrata tenían la intención de dañar la imagen del candidato Bernie Sanders, quien competía con Clinton por la nominación del partido; ante este descubrimiento, Sanders y sus simpatizantes demandaron la renuncia de la presidenta del comité, Debbie Wasserman Shultz.

Durante el primer día de la convención el ambiente en el Wells Fargo Arena de Filadelfia, Pensilvania estaba muy tenso. Incluso en las calles algunos seguidores de Sanders impidieron el ingreso de los delegados al centro de reunión y abuchearon al propio Sanders por sus declaraciones de que era necesario unirse a Clinton para poder derrotar a Trump.

El discurso del candidato Sanders era uno de los más esperados en la primera noche de la convención, sobre todo por las expectativas ante los reclamos de sus seguidores. El senador por Vermont reconoció todos los logros de su campaña, entre ellos, la inclusión en la plataforma del partido de la educación universitaria gratuita (para el año 2021, para familias con ingresos menores de $125,000 por año) y el control estricto a los grandes bancos. También llamó a la unidad y a la necesidad de derrotar al partido republicano, y, en particular, a Donald Trump. Ante la mirada triste de algunos de sus seguidores, y reconociendo que existen diferencias importantes con Clinton, Sanders puso énfasis en las semejanzas que comparte con la candidata.

Pero sin lugar a dudas, el momento más emocionante y recordado de la noche fue cuando la primera dama, Michelle Obama, habló frente al pleno de la convención sobre su vida y la de su familia, sobre lo que significa ser la esposa del primer presidente afroamericano de Estados Unidos y lo que para ella y para sus hijas representa despertarse cada día en una casa construida por esclavos. El discurso, que muchos han calificado como uno de los mejores de la convención, marcó una gran diferencia con el de la posible primera dama Melania Trump en la Convención Republicana, en el que se descubrieron frases plagiadas de otro discurso de la propia Obama durante la primera candidatura de su esposo en 2008.

Durante el segundo día de la convención, Bill Clinton, esposo de Hillary Clinton y expresidente de Estados Unidos, se enfocó en mostrarla como una esposa, madre y activista ejemplar. En un discurso que parecía el relato de una historia de amor, el expresidente Clinton contó cómo conoció a su esposa y cómo desde entonces —a pesar de que en ese momento ella no tenía aspiraciones políticas— mostró interés por la protección de los derechos de los niños y sus familias. Para muchos, Bill Clinton expuso una faceta más familiar y amigable de su esposa, con la intención de que los votantes olviden los escándalos que han rodeado a la figura de Hillary en los últimos años (además de los escándalos sexuales del expresidente Clinton durante su mandato).

El día 27 de julio quedó marcado por la sombra de las declaraciones del candidato republicano Donald Trump, quien convocó a Rusia y a sus espías a hackear la cuenta de correo de Hillary Clinton. Las declaraciones de Trump despertaron un revuelo en el país, puesto que promovían que un Gobierno extranjero no sólo hiciera algo ilegal, sino que se involucrara en la política interna de Estados Unidos.

Sin duda, el hecho tuvo un impacto sobre el enfoque de la convención de ese mismo día, en particular cuando el presidente Obama, el vicepresidente Joe Biden y la fórmula vicepresidencial de Clinton, Tim Kaine, no solo mostraron a Hillary como la candidata más fuerte y preparada para defender la seguridad nacional, sino que también atacaron de forma fuerte y contundente al republicano Donald Trump.

Entre los objetivos también estaba el de persuadir a los republicanos moderados e independientes que no creen que su candidato presidencial sea la mejor opción, al mostrar la incapacidad y la falta de experiencia política de Trump, así como sus fracasos financieros, los cuales contrarían la imagen que ha tratado de mostrar durante la campaña, la de ser un hombre de negocios exitoso que puede sacar a Estados Unidos de una supuesta crisis.

En uno de los discursos más esperados de la noche, el presidente Obama habló sobre su legado y declaró a Clinton como una heredera, al tiempo que buscó mostrar un panorama mucho más positivo y esperanzador que el de Trump. Igualmente, expuso al candidato republicano como un demagogo que poco o nada tiene de diferente a grupos terroristas y políticos tiranos que buscan obtener el poder mediante el miedo y el amedrentamiento.

Tim Kaine, candidato vicepresidencial y senador por el estado de Virginia —un estado importante en las elecciones—, se presentó a sí mismo frente al país y se burló de Trump. Kaine, quien se desempeñó como gobernador de Virginia y alcalde de la ciudad de Richmond, VA, ha tenido una relación estrecha con la comunidad latina, lo que significa una ventaja estratégica frente a los candidatos republicanos. En su discurso no solo recordó la experiencia como misionero en Honduras durante su época universitaria, sino que también habló en español, recordando los valores que rigen a la comunidad latina: “Fe, familia y trabajo”. Cabe resaltar que ha apoyado la reforma migratoria desde el senado, muestra de lo cual es que ha sido la única persona en dirigirse al Congreso completamente en español cuando defendió la necesidad de modernizar el sistema migratorio en 2013.

Para el cuarto y último día de la convención se esperaba el discurso de Clinton, pero antes se escuchó uno de los más conmovedores discursos de la convención. El padre de un soldado musulmán (el capitán Humayun S. M. Khan, muerto en el combate en Irak), al lado de su esposa, habló apasionadamente contra Donald Trump y su promesa de vetar la entrada de musulmanes en los Estados Unidos. “¿Usted ha leído la Constitución de Estados Unidos? Con gusto le presto mi copia”, dijo Khizr Khan, abogado de inmigración, sacando una pequeña libreta de su bolsillo. “En este documento, busque las palabras libertad e igual protección bajo la ley”. Luego agregó: “Usted no ha sacrificado nada ni a nadie”. (Bien a su estilo, Trump no demoró en contraatacar a la pareja a través de su cuenta de Twitter y los canales de televisión durante el fin de semana, sugiriendo que la madre del soldado, Ghazala Khan, se mantuvo callada durante el discurso porque probablemente "no tenía permiso para hablar"; además insistió que él sí había sacrificado bastante porque había "trabajado muy duro" y "creado miles y miles de empleos". Otros republicanos prominentes, como John McCain, Paul Ryan y Mitch McConnell se apresuraron a distanciarse de los comentarios del candidato; sin embargo, no retiraron su apoyo a Trump.)

Durante su discurso, Hillary Clinton decidió hablar sobre sus planes y propuestas no solo para capturar el apoyo de los demócratas sino también de los independientes y de los republicanos que no coinciden con Trump. Pero lo más destacado fue el hecho de que usó un lenguaje muy sencillo que muchos comparan con el de Trump, para así poder criticar la idoneidad y el carácter del candidato republicano. Así mismo, en un tono mucho más positivo, habló sobre la necesidad de promover sus proyectos para tener un mejor entendimiento entre los estadounidenses y superar las tensiones raciales y económicas que persisten en el país.

Parte fundamental del esfuerzo del partido y de Clinton durante esta semana se enfocó no solo en buscar la reconciliación al interior del partido y suavizar la imagen de la candidata, sino también en lograr unir a los votantes en contra de Trump. Una pequeña muestra de ello es que en la convención hablaron las familias de los policías y los militares que dieron sus vidas por el país, y las madres de los jóvenes afroamericanos que murieron a manos de la policía, quienes pidieron una opción diferente y positiva frente a los problemas de Estados Unidos.

Foto: Lorie Shaull (CC BY-SA 2.0)

Turquía: ¿Una tiranía para defender la democracia?

Turquía: ¿Una tiranía para defender la democracia?

Aprender a través de la música

Aprender a través de la música