Los retos para el alcalde electo de Portland, Ted Wheeler

Los retos para el alcalde electo de Portland, Ted Wheeler

David Guzmán Fonseca- En las elecciones del pasado 17 de mayo resultó elegido como nuevo alcalde de Portland, Oregón, Ted Wheeler, quien reemplazará al actual, Charlie Hales, a partir de enero de 2017. El triunfo de Wheeler sobre otros 14 candidatos —obtuvo 56% de los votos, más de 40 puntos porcentuales por encima del segundo— le permitió asegurarse la posición sin enfrentar una segunda contienda en noviembre.

El alcalde electo, quien se desempeña como tesorero del estado de Oregón, y además fue comisionado del Condado de Multnomah —el más poblado del estado y del que forma parte la ciudad de Portland— se ha caracterizado por sanear las cuentas fiscales, aunque manteniendo inversiones en programas sociales y generando alivios hipotecarios para los más pobres.

Estos temas han sido el eje de su candidatura a la alcaldía de Portland, haciendo un llamado a disminuir la desigualdad y promoviendo el viraje hacia una ciudad mucho más incluyente para todos sus habitantes sin que importe su nivel de ingresos.

La desigualdad imperante en Portland llegó a ser notoria cuando el Gobierno local declaró la emergencia humanitaria en septiembre de 2015, al encontrarse que cerca de 2,000 personas vivían en carpas, o directamente en la calle. El tema de los indigentes, sus condiciones de vida y los efectos sobre el resto de la población se terminaron convirtiendo en un problema de amplio debate, y acabaría enfrentando al Gobierno del alcalde actual y a Wheeler.

En febrero de 2016, ante la imposibilidad de los centros de cobijo para recibir a todas las personas sin hogar, el alcalde Hales decidió legalizar la estadía de miles de desamparados en aceras, zonas de campamento y áreas de parqueo. El Gobierno tomó esta medida como estrategia de corto plazo para ofrecer a las personas un resguardo y, al mismo tiempo, protegerlas de la violencia e inseguridad que viven en lugares oscuros donde usualmente duermen.

El entonces candidato Wheeler, por su parte, consideró que el plan de Hales no solo era inviable, sino que tampoco solucionaba los problemas de la población sin hogar y, al mismo tiempo, afectaba a otros residentes y propietarios de negocios.

En esto estuvieron de acuerdo ocho asociaciones de vecinos, que demandaron al alcalde y a la ciudad por dichas reglamentaciones. Los vecinos argumentan que los indigentes instalados en las calles han generado problemas de seguridad y sanidad; por si fuera poco, su persistente presencia ha creado la idea de que la situación va a seguir por un tiempo indefinido, al no implementarse estrategias reales de largo plazo.

Aunque aún faltan cerca de seis meses para que Wheeler asuma el poder como nuevo alcalde de Portland y sus políticas públicas con respecto a la población indigente en aumento no son claras, ha dado algunas ideas de lo que se puede esperar de su mandato en relación a este asunto.

Durante su campaña, promovió un plan comprensivo basado en experiencias de otras regiones del país, como, por ejemplo, otorgar trabajos temporales a las personas en indigencia, así como pasar del sistema actual de personas que viven en las calles a uno donde se construyan más refugios y en el futuro haya más opciones de vivienda para personas de bajos ingresos. De acuerdo con esto, para el año 2019 no habría indigentes sin algún tipo de resguardo cubierto. No obstante, aún no hay una estrategia completa y clara de cómo lo logrará.

Una de las opciones a la que se ha mostrado más proclive es la relacionada con la construcción de grandes complejos de megarefugios temporales, dormitorios para familias que se podrán habitar por espacio de dos años, así como zonas de entretenimiento o educación para las personas sin hogar. Este tipo de ciudadelas están basadas en la experiencia de ciudades como San Antonio, Texas, donde ya existe el Haven for Hope (‘refugio para la esperanza’), del que han hablado el alcalde electo y algunos de sus asesores en varias ocasiones.

Un primer acercamiento a esta iniciativa en Portland fue la idea de los promotores de finca raíz Homer Williams y Dike Dame, quienes sugirieron la construcción de un complejo de más de 100 millones de dólares en una propiedad de 14 acres junto al río, y que antes servía como el Terminal 1 del Puerto de Portland, actualmente propiedad de la Oficina de Servicios Ambientales.

Aunque este campus en Portland aún está en su etapa de planificación, ya han surgido múltiples trabas. Para empezar, la zonificación del predio es de tipo comercial, por lo cual no se podrían construir viviendas. Adicionalmente, la Oficina de Servicios Ambientales no puede legalmente ceder el terreno —valuado en 8,9 millones de dólares— puesto que debe destinar todos sus ingresos a inversiones en servicios públicos, o utilities como se conocen en inglés.

Este tipo de estrategias son las que se esperan del nuevo alcalde de Portland, quien ha puesto como punto central de su campaña la lucha contra la indigencia y la desigualdad en la ciudad. Sin embargo, la solución a la falta de vivienda va más allá de la construcción de megaciudadelas para personas sin hogar. La ciudad ha sufrido un proceso de gentrificación marcado en los últimos años, que ha ido acompañado por un aumento en los niveles de desigualdad y desempleo de aquellos con menores niveles de educación. La actual crisis humanitaria que afronta Portland no se soluciona solamente construyendo viviendas temporales, sino con el establecimiento de condiciones dignas permanentes para todos los que habitan nuestra urbe.

Foto: Departamento de Trabajo de Estados Unidos, dominio público.

Las consecuencias del cambio climático podrían incluir una crisis alimentaria

Las consecuencias del cambio climático podrían incluir una crisis alimentaria

Escribir código: un nuevo reto para los latinos

Escribir código: un nuevo reto para los latinos