Renace el debate sobre el transporte de petróleo tras el accidente de tren en Oregón

Renace el debate sobre el transporte de petróleo tras el accidente de tren en Oregón

Mario Vallejo­- A principios de junio, un tren cargado de petróleo descarriló entre Oregón y Washington, provocando un enorme foco de contaminación y grandes pérdidas para la compañía Union Pacific. Ahora la compañía deberá responder por el insólito accidente, en el que, afortunadamente, no se reportaron heridos. El descarrilamiento dio la razón a muchos ambientalistas que exigen que no se siga transportando petróleo por la línea ferroviaria, precisamente para evitar accidentes como este. Grandes columnas de humo negro alarmaron a la población, pues de los 96 vagones del tren, 16 descarrilaron y algunos de ellos estallaron en llamas, y como consecuencia el bosque de la zona del río Columbia se vio afectado, según confirmó el Departamento Forestal de Oregón.

Cientos de galones de petróleo fueron removidos del lugar y transportados en más de 65 camiones hasta The Dalles, desde donde serían cargados a otro tren y trasladados hasta su destino inicial: Tacoma, Washington. La preocupación ahora se centra en el suelo de la zona, que, tras sufrir este impacto ambiental, podría volverse infértil como consecuencia de la contaminación de las aguas subterráneas por filtración, lo que afectaría directamente a la flora, a la fauna y, finalmente, a los habitantes de la zona que se benefician de dichos recursos naturales. Las autoridades tomaron medidas inmediatas para limpiar el área afectada, y planifican arreglar el servicio de alcantarillado de manera permanente, pero aún no se sabe para cuándo.

La compañía Union Pacific moviliza actualmente varios trenes iguales al que se accidentó a diferentes destinos. De momento, los grupos ecologistas han tomado la ventaja, pues este hecho abre nuevamente el debate ante una verdadera regulación en cuanto al transporte del petróleo y otros elementos peligrosos.

El año pasado, el Congreso pidió a través de un proyecto de ley llamado FAST (Arreglando el Transporte Superficial de Estados Unidos) que se tomaran medidas inmediatas para mejorar la seguridad de los trenes petroleros. El Gobierno del presidente Barack Obama trabajó en conjunto con la Administración de Seguridad de Oleoductos y Material Peligroso (PHMSA) para definir nuevos estándares, los cuales no se limitan a evitar el transporte de petróleo y presentan la opción de modificar el tipo de contenedores utilizados para que cumplan con las normas de seguridad. Las medidas no se aplicarán solamente a los vagones que transportan petróleo, sino a todos, para evitar una tragedia mayor.

De momento, la Casa Blanca espera tener las medidas redactadas y aprobadas para octubre. Existe una gran esperanza de que el accidente abra finalmente los ojos ante la necesidad de regular de manera estricta la forma en la los trenes transportan materiales en nuestro país.

Foto: Simon Davison (CC BY 2.0)

La epidemia del zika amenaza con volverse mundial

La epidemia del zika amenaza con volverse mundial

La masacre en Orlando se suma a una larga lista de ataques por armas de fuego

La masacre en Orlando se suma a una larga lista de ataques por armas de fuego