La epidemia del zika amenaza con volverse mundial

La epidemia del zika amenaza con volverse mundial

Mario Vallejo-­ Hace apenas unos meses el virus del Zika era un peligro regional que afectaba algunos países de América Latina (Brasil, Colombia y Centroamérica), pero hoy se ha convertido en una amenaza real para el mundo. La preocupación se centra en las mujeres embarazadas, ahora que se han confirmado los primeros casos de microcefalia (condición congénita que causa un tamaño de cabeza inusualmente pequeño) relacionados con el zika fuera de América Latina. El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) ha confirmado el vínculo del zika con la microcefalia, que comenzó a hacerse evidente en Brasil el año pasado, país donde más de 200 niños han sido diagnosticados con la enfermedad. Se considera que para finales del presente año podría haber entre 400 y 600 casos de microcefalia relacionados con el zika en Brasil. (Todo esto aflige al país en un momento muy desafortunado, ya que su presidenta, Dilma Rousseff, ha sido sometida a procesos de destitución y, al mismo tiempo, el país se prepara para albergar los próximos juegos olímpicos).

A principios de junio de este año, se informó del primer caso de microcefalia relacionado con el virus del Zika en Estados Unidos. Se trata de una mujer hondureña embarazada, de 31 años, que viajó a Estados Unidos para ser atendida, pues asegura que en su país no se le dio la importancia necesaria a los síntomas. Su pequeña nació con un caso severo de microcefalia. Otros casos como este se han presentado en todo el continente, y a muchos de ellos no se les ha dado los cuidados necesarios, lo que ha acelerado su propagación.

A diferencia del dengue, que puede ser mortal, y el chikunguña, cuyos síntomas pueden incluso permanecer de por vida, el zika tiene otra particularidad. Si bien por sí mismo no es mortal en adultos, existe la posibilidad de acabar desarrollando el síndrome de Guillain­ Barré. Dicho síndrome puede provocar que el sistema inmune se ataque a sí mismo, con una aceleración muy rápida de síntomas, que pueden llevar a la parálisis muscular, problemas con la visión y dificultades respiratorias severas. Aunque se puede tratar los síntomas de esta enfermedad, no tiene cura y tampoco se conoce cuál es su detonante.

Es evidente que el zika representa un peligro, no solo por sus efectos, sino por la facilidad con la que se puede contraer. Basta la picada de un mosquito, o incluso el mantener relaciones sexuales con una persona afectada, según sospecha gran parte de la comunidad científica.

En caso de que la enfermedad se desarrolle, se debe vigilar la fiebre, las erupciones en la piel y la conjuntivitis. Solo una de cada cinco personas desarrolla estos síntomas, y su tratamiento es simplemente el reposo y la hidratación. Sin embargo, cada vez más hospitales exigen una observación profunda, toda vez que aún se considera una enfermedad nueva y con muchos descubrimientos por realizar.

Foto: Muhammad Mahdi Karim (GFDL 1.2)

Violencia en las calles de Chicago: incrementan tiroteos 50% en comparación con el año pasado

Violencia en las calles de Chicago: incrementan tiroteos 50% en comparación con el año pasado

Renace el debate sobre el transporte de petróleo tras el accidente de tren en Oregón

Renace el debate sobre el transporte de petróleo tras el accidente de tren en Oregón