Buscando a la “verdadera” Hillary y su posición sobre los latinos

Buscando a la “verdadera” Hillary y su posición sobre los latinos

David Guzmán Fonseca­- Si bien en el momento de la redacción de esta noticia el rival de Hillary Clinton por la nominación presidencial del Partido Demócrata en Estados Unidos, el senador por Vermont Bernie Sanders, no ha renunciado a su candidatura todavía, Clinton ya cuenta con el apoyo necesario de los delegados del partido para ser considerada como la persona que tendrá que enfrentarse al presunto candidato por el Partido Republicano, Donald Trump, en las elecciones de noviembre. Se hace entonces necesario hablar sobre las posiciones de la primera candidata presidencial mujer en lo que respecta a los hispanos en Estados Unidos y a los latinos que viven en la región. El Partido Demócrata ha contado con un apoyo mayoritario del voto latino en las últimas elecciones, en parte como resultado de una plataforma política mucho más promigratoria, así como por mejoras en el acceso a la salud y el empleo para este grupo después de la crisis económica de 2008. Lo anterior, sin lugar a dudas, hace que Clinton cuente con una ventaja inicial sobre otros candidatos dentro de este codiciado grupo electoral. Sin embargo, Clinton también está recibiendo un empujón de este grupo como consecuencia de los comentarios incendiarios provenientes de su más que probable contrincante, Donald Trump.

Desde un comienzo, resulta evidente que Clinton ha tenido una posición mucho más favorable con respecto a los inmigrantes que las de sus contrapartes en el Partido Republicano. Pero también es cierto que, al enfrentarse a Bernie Sanders en las elecciones primarias por la nominación, sus posiciones se volvieron aún más progresistas, al parecer para competir con las del senador liberal. Adicionalmente, a medida que el candidato republicano Donald Trump dirigía sus ataques hacia grupos minoritarios, entre ellos los latinos, la candidata fue tratando de diferenciarse aún más de las políticas conservadoras del otro partido. Es decir, la campaña presidencial ha hecho que Hillary y sus posiciones hacia los inmigrantes se vuelvan mucho más incluyentes, pero ¿qué tanto ha cambiado?

Por ejemplo, en las primarias demócratas de 2008, cuando se enfrentaba al entonces candidato Barack Obama, Clinton se oponía a otorgar licencias de conducción a inmigrantes indocumentados; en la actualidad, en cambio, no se opone. Además, para el año 2014, cuando el presidente Obama tomó acciones ejecutivas en el tema migratorio, Clinton fue una de las primeras en mostrar su apoyo a tales medidas. Aun así, en este mismo año, sostuvo que miles de menores centroamericanos que cruzaban la frontera de forma no autorizada debían ser devueltos a sus países, pero ahora su posición con respecto a este tema parece también haber cambiado.

En la presente campaña, la ex secretaria de Estado ha afirmado que en sus primeros 100 días en su cargo si llega a la presidencia propondrá una reforma completa al sistema migratorio, que cree un camino hacia la ciudadanía y naturalización de millones de inmigrantes indocumentados. También ha dicho que defenderá y continuará las acciones ejecutivas del presidente Obama. Igualmente, ha ido un poco más allá de las políticas de Obama, proponiendo cerrar los centros de detención privados para inmigrantes, e implementar medidas alternativas para familias y menores que lleguen a Estados Unidos sin documentos.

Incluso se ha llegado a sospechar que es tanta la cercanía —o tal vez necesidad— de los hispanos para Hillary, que en la baraja de posibles fórmulas vicepresidenciales se manejan varios candidatos latinos. De acuerdo con lo propuesto en la presente campaña, Hillary busca consolidarse como la campeona en la defensa de los intereses de los inmigrantes (y aún más, bajo la sombra de Donald Trump).

Por otro lado, en materia de política exterior hacia América Latina, lo que nos espera de una posible presidenta Clinton está un poco menos claro. La candidata se ha mostrado crítica con el Gobierno de Raúl y Fidel Castro en Cuba, aunque apoya la decisión del presidente Obama de acercarse a la isla y terminar con el embargo. En relación con Venezuela, en una entrevista otorgada a la agencia EFE en noviembre de 2015, Clinton reprochó al Gobierno del presidente Nicolás Maduro lo que ella condidera una limitación de los derechos y oportunidades de los venezolanos, y que la democracia se esté viendo afectada.

Sin embargo, la visión de política exterior de Clinton parece diferente ahora a lo que era cuando se desempeñaba como secretaria de Estado en el primer mandato del presidente Obama. Tal vez el más claro ejemplo tiene que ver en su relación y posición frente al golpe de Estado en Honduras en el año 2009.

Según comenta en su libro Decisiones Difíciles, después del golpe contra el presidente Manuel Zelaya, Clinton se comunicó con la encargada de relaciones internacionales de México, Patricia Espinoza, para que, con el auspicio de Estados Unidos, se promoviera la realización de nuevas elecciones en Honduras. Esto representó lo que muchos han sugerido que fue un apoyo al golpe por parte de Obama y Clinton, puesto que en vez de apoyar el regreso del presidente democráticamente electo, se promovió la elección de un nuevo candidato. Lo anterior ha hecho pensar que Hillary Clinton, en realidad, tiene una posición mucho más intervencionista y menos conciliadora de la que intenta vender en su campaña.

Se puede entonces concluir que, al menos inicialmente, lo que les espera a los inmigrantes hispanos en Estados Unidos y a los latinoamericanos en la región bajo un Gobierno de la presidenta Clinton es mucho más positivo que bajo un Gobierno Trump. No obstante, si bien la capacidad de evolucionar en sus pensamientos y posiciones puede ser algo favorable para un político, también genera desconfianza que a pocos meses de las elecciones presidenciales no sepamos con certeza si estamos escogiendo a una nueva Hillary, o a una Hillary que solo busca la manera de conquistar al votante latino.

Foto: Gage Skidmore/Flickr (CC BY-SA 2.0)

Escribir código: un nuevo reto para los latinos

Escribir código: un nuevo reto para los latinos

Violencia en las calles de Chicago: incrementan tiroteos 50% en comparación con el año pasado

Violencia en las calles de Chicago: incrementan tiroteos 50% en comparación con el año pasado