Voces de ambos lados. Cuando la sangre llama, no existen las fronteras

Voces de ambos lados. Cuando la sangre llama, no existen las fronteras

Iralee Acosta- Hasta el año 2001, la frontera que divide Estados Unidos y México, en Lajitas y Paso Lajitas respectivamente, no separaba en realidad a los habitantes de ambos lados. Durante toda una vida, las personas de la región pudieron atravesar el Río Bravo —o Río Grande, como se le conoce en EE.UU.— en cualquier dirección, en lancha o en camioneta (en las partes menos hondas), sin tener que mostrar documento alguno y sin que esto representara un delito. Cabe mencionar que Lajitas es un pueblito de menos de 100 habitantes, que se encuentra en Texas; mientras que Paso Lajitas es un ejido perteneciente a Manuel Benavides, ubicado en Chihuahua, México, que cuenta con apenas 30 lugareños. Debido a lo pequeño del sitio, Paso Lajitas no contaba con tiendas ni gasolineras donde sus residentes pudieran abastecerse de algunos suministros necesarios para vivir, y se veían obligados a cruzar al lado estadounidense para comprarlos y, de este modo, evitaban largas horas de terracería por México para obtenerlos a un precio todavía mayor.

Sin embargo, a raíz de los atentados del 11 de septiembre de 2001, todo cambió. La seguridad fronteriza se reforzó y el paso por el Río Bravo se cerró. Todos aquellos que pretendían continuar como antes eran detenidos en Estados Unidos y deportados a México. Evidentemente, esto trajo grandes consecuencias. Por un lado, quedaron separadas familias que no tenían los documentos o permisos necesarios para cruzar de un lado a otro. Por otro, los habitantes de Paso Lajitas tuvieron que empezar a transportarse hasta la cabecera municipal, y en ocasiones hasta Ojinaga (la localidad más próxima, luego de Manuel Benavides, que también colinda con Texas), para poder adquirir los víveres y demás artículos que necesitaban.

Por supuesto, todas las personas afectadas por la inconsulta restricción intentaron alzar la voz para conseguir que todo volviera a la normalidad, pero fue inútil. Pasó más de una década y nada cambió. No obstante, en el año 2013, se consiguió sensibilizar un poco a las autoridades norteamericanas y comenzó a llevarse a cabo de manera anual el Festival Voces de Ambos Lados (Voices from Both Sides). Durante dicha celebración, las barreras en la frontera desaparecen, y aquellos que en su momento fueron alejados, pueden reunirse con su familia de nuevo a las orillas del Río Bravo.

En una entrevista con Tilde Noticias, el presidente de Manuel Benavides, Benjamín Ortiz Ahumada, señaló:

“La intención es sensibilizar al Gobierno (o Gobiernos de ambos lados) sobre la importancia del pase, y que vean que no hay conflictos en estas dos comunidades. Además, de un lado está el Parque Nacional del Big Bend (en territorio americano) y del otro lado está el Área de Protección de Flora y Fauna Cañón de Santa Elena (en territorio mexicano). Quienes viven ahí son hermanos en áreas naturales protegidas. La fauna no sabe de divisiones, y lo mismo queremos para las familias, por lo que otra de las intenciones es que la comunidad tenga acceso a cierto número de millas o kilómetros en la localidad vecina. [Queremos] que exista un pase donde pueda haber intercambio, tanto cultural como comercial. Antes de los atentados a las Torres Gemelas, donde hoy se realiza el festival había libre acceso y podíamos trasladarnos a otras partes sin conflicto ni peligro alguno, como lo hay en otras zonas donde podrían decir ‘se me están pasando los terroristas’. Aquí no sucede eso”.

Este evento lo supervisa la patrulla fronteriza, así como algunos policías mexicanos. Según señaló en años anteriores el alguacil del condado Brewster, Ronny Dodson, lo que sucede ahí es prácticamente ilegal, pero son conscientes de que es solamente un trato amistoso. El alcalde de Manuel Benavides indicó que el primer año asistieron alrededor de 500 personas; el segundo fueron cerca de 1,000; mientras que en el tercero y en el cuarto rebasaron las 2,000. “Hemos tenido familias que tenían hasta 20 años de no verse y, gracias a esto, se han reencontrado”, señaló Ortiz Ahumada, y agregó: “Es importante que las autoridades vean que este convivio es algo sano que crea ese enlace tan necesario, en el que los miembros de estas familias se reúnen y conviven solamente, sin ninguna otra intención”.

Sin duda alguna, lo que para algunos es símbolo de fiesta, para otros tantos representa una única oportunidad para ver y abrazar a esos seres queridos que se encuentran en el país vecino y que llevan tanto tiempo sin ver. Tal es el caso de Dania Elizabeth Blankenburg, una jovencita de 19 años que tuvo la oportunidad de reunirse con más de 20 miembros de su familia. Durante el evento de este año, el cuarto ya que se realiza, Dania exteriorizó que este encuentro sirve como recordatorio anual de que “la sangre llama” y de que esa conexión es más fuerte que la política. “Estoy aquí visitando a familia que nunca puedo ver. Yo no tengo pasaporte y ellos viven en México; no pueden venir a los EE. UU.”, dijo Blankenburg, y añadió: “Nos encontramos en medio [del río], nos abrazamos y lloramos”, indicando a su vez que, tanto para ella como para su familia, este es un encuentro muy emotivo y feliz.

Dania no pudo ver por primera vez a su tía hasta que estuvo en séptimo grado, cuando su hermana, Daniela Ontiveros, la llevó a México sin pasaporte, arriesgándose a que la patrulla fronteriza la capturara. Sin embargo, y según sus propias palabras: “La sangre llama”. Por su parte, Daniela expresó que espera que esta tradición continúe por muchos años más, pues no solamente la hace sentirse feliz y optimista a ella, sino a muchísimos otros en su misma condición.

Sin duda alguna, Voces de Ambos Lados es un evento único que, aparte de reunir a las familias y de permitir que estas puedan intercambiar bienes (alimentos, medicamentos, etc.) que no consiguen fácilmente ‘del otro lado’, es una prueba fehaciente de que la unión hace la fuerza y de que, cuando de lazos sanguíneos se trata, no existen las barreras.

Foto cortesía de Crystal Allbright.

La masacre en Orlando se suma a una larga lista de ataques por armas de fuego

La masacre en Orlando se suma a una larga lista de ataques por armas de fuego

Crisis en Venezuela, caos y violencia

Crisis en Venezuela, caos y violencia