Ecuador tras el terremoto

Ecuador tras el terremoto

Mario Vallejo- El mes pasado Ecuador fue sacudido por un terremoto de 7.8 grados en la escala de Richter. El fuerte sismo y las posteriores réplicas dejaron destrucción y un pueblo que tendrá que levantarse y vencer el miedo, lo que también representa una prueba de solidaridad para el resto del mundo. Más de 600 personas fallecieron en el fatal e impredecible evento de ese sábado, cuyas consecuencias han sido más de 30,000 damnificados y daños materiales que, según el Ministro de Política Económica, Patricio Rivera, podrán ser diagnosticados hasta dentro de seis semanas con mayor exactitud.

Para el Gobierno del presidente Rafael Correa la misión es clara: comenzar cuanto antes la reconstrucción de las zonas dañadas, atender de manera inmediata a las personas más afectadas y controlar la zozobra ante la posibilidad de nuevos movimientos, aunque estos se han reducido con el paso de los días.

Desafortunadamente, sabemos que es imposible evitar los terremotos y el tiempo de alerta es muy reducido; pero hay zonas que por naturaleza son más vulnerables, así que las medidas preventivas deben ser permanentes, como en la zona costera de Ecuador. Ante lo sucedido, surge la interrogante sobre la preparación en esta materia. Expertos en sismología señalaron que las capacitaciones para las medidas de prevención se dan cada cinco u ocho años, a raíz de que el último sismo notable fue en 1979.

Para ningún país es fácil recuperarse de un golpe de esta magnitud, por lo que el Gobierno ecuatoriano ha comenzado a poner en marcha ciertas medidas de emergencia. El presidente Correa calculó los daños en $3,000,000,000 e informó sobre un aumento a los impuestos de 12% a 14%, además de un nuevo sistema de contribución basado en el salario de la persona. Se prevé que esta medida dure tan solo un año, con la finalidad de ayudar a la economía, que inevitablemente resultará dañada por este fenómeno.

Otra de las medidas que implementará el Gobierno es la venta de algunos activos, los cuales aún no se han dado a conocer. Los impuestos podrían aumentar en otros productos, sobre todo en los que no son de primera necesidad, como el alcohol y los cigarrillos. Se espera que la población muestre solidaridad y acepte estos aumentos temporales, especialmente en un momento en el que Ecuador se enfrenta además a millonarios vencimientos de deuda este mismo año.

Varios países del continente como Perú, Colombia, Honduras, El Salvador y México, entre otros, ya comenzaron a aportar donaciones o material humano para los trabajos de rescate y reconstrucción. En las zonas más afectadas, las víctimas piden desesperadamente ayuda para poder sobrellevar este momento difícil en el que muchos han perdido sus casas y se encuentran sin rumbo. Después del terremoto, los supermercados trabajaban de forma irregular, al igual que los bancos y los cajeros automáticos, y el galón de agua en algunos lugares aumentó su precio hasta cinco veces, ante la escasez y la demanda. Los centros de acopio resultaban insuficientes y las filas eran kilométricas.

Es un momento crítico del cual Ecuador solo podrá salir si trabaja en equipo y con la solidaridad del resto del mundo. Para el país sudamericano, este es el peor desastre en casi 70 años, y es uno de los más fuertes en Sudamérica en cuatro décadas.

Sanders en Oregón y su posición en la contienda

Sanders en Oregón y su posición en la contienda

El conflicto en Siria continúa en medio de la ‘tregua’

El conflicto en Siria continúa en medio de la ‘tregua’