Las próximas elecciones en el Perú se deciden en los tribunales

Las próximas elecciones en el Perú se deciden en los tribunales

David Guzmán Fonseca- El 10 de abril de este año se llevan a cabo las elecciones presidenciales en Perú. A diferencia de lo que pasa en los Estados Unidos, donde la población puede hacer un seguimiento continuo de los candidatos, en el país andino los votantes aún no tienen claro quiénes son ni cuáles serán sus opciones para elegir a su nuevo presidente. Y es de esperarse que si el consejo electoral sigue por el mismo camino que va, las opciones de los votantes peruanos continúen disminuyendo. Hasta hace menos de un mes, la lucha por la presidencia se libraba entre ocho candidatos. Aunque de acuerdo con las encuestas, ninguno de ellos contaba con el suficiente apoyo para consolidarse como el elegido en una primera vuelta electoral, la situación se volvió aún más complicada con diversas decisiones judiciales conocidas en las últimas semanas.

Según una encuesta revelada por la firma Ipsos a finales de febrero, los cuatro candidatos con mayores posibilidades eran Keiko Fujimori (30%), Julio Guzmán (18%), Pedro Pablo Kuczynski, o PKK (9%) y César Acuña (6%). El resto de candidatos se encuentran por debajo de estos niveles de favorabilidad.

Sin embargo, el pasado 9 de marzo, el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) de Perú determinó que dos de estos candidatos con mayor nivel de popularidad no podían participar en la contienda electoral del siguiente mes. De acuerdo con el JNE, los candidatos Julio Guzmán y César Acuña habían cometido violaciones de las leyes electorales y, en consecuencia, no podían seguir con sus campañas presidenciales. Actualmente se están considerando el mismo tipo de alegatos en contra de la candidata Fujimori.

En el caso de Guzmán, un tecnócrata que ha trabajado en entidades como el Banco Interamericano de Desarrollo y que es nuevo en la política peruana, el consejo electoral decretó que este y su partido no cumplían los requisitos de inscripción impuestos por las leyes peruanas. Así, el segundo candidato con mayor intención de voto quedó por fuera de la contienda por llegar al Palacio de Miraflores.

El candidato populista César Acuña, quien fue gobernador, congresista y profesor, además de dueño de varias instituciones universitarias e incluso un equipo de futbol, fue declarado inhabilitado por otorgar obsequios a asistentes a sus actos electorales, lo cual va en contra de las leyes electorales peruanas.

¿Qué otras opciones tienen los peruanos, aparte de Guzmán o Acuña? Por un lado, están los que cuentan con mayores posibilidades de llegar al poder, y por otro, los que con pocas. De estos últimos, dos son expresidentes –Alan García (1985‐1990 y 2006‐2011) y Alejandro Toledo (2001‐2006)–, quienes, en las últimas encuestas, se encuentran en los últimos puestos de favorabilidad y quienes han sido acusados en múltiples ocasiones de corrupción. Asimismo, otros candidatos menos conocidos por la opinión pública peruana son Verónika Mendoza, quien se ha declarado simpatizante del régimen chavista en Venezuela, y Daniel Urresti, un militar, exministro del actual presidente Ollanta Humala, representante del partido de Gobierno y bajo investigación por cargos de homicidio.

Por el otro lado, se encuentran aquellos con mayores posibilidades. La última encuesta de la firma CPI revelada el 8 de marzo –una vez retirados Guzmán y Acuña–, muestra que solo tres candidatos están por encima del 10% de favorabilidad.

Alfredo Barnechea, un escritor, periodista y político peruano, educado en la Universidad de Harvard y que hace parte del partido centrista Acción Popular, ha subido en las encuestas y obtiene un 11.7% en marzo.

Pedro Pablo Kuczynski, también conocido como PKK, es un economista que se ha desempeñado en el Gobierno peruano como ministro de finanzas, minas y energía y primer ministro de diferentes ocasiones. En las últimas elecciones quedó en tercer lugar, por detrás del presidente Humala y la candidata favorita en los presentes comicios, Keiko Fujimori. De acuerdo con la última encuesta de CPI, su favorabilidad en el mes de marzo ha aumentado a 15.8%.

Keiko Fujimori es la hija del expresidente Alberto Fujimori (1990‐2000), quien se encuentra detenido por corrupción y violaciones a los derechos humanos –incluyendo desapariciones y secuestros– durante su mandato. Keiko fue primera dama de Perú desde 1994, luego de la separación de su padres, y es graduada de la Universidad de Columbia en los Estados Unidos.

Su carrera como congresista la ha basado en el legado de su padre, en particular en lo que refiere a la protección de la seguridad. Sin embargo, se le ha criticado por defender incluso algunas de las medidas de su padre que llevaron a la desaparición de cientos de personas y a la violación de derechos humanos en los sectores más vulnerables del país.

En la actualidad, aún puntea en las encuestas –de acuerdo con el CPI, en el mes de marzo su intención de voto es de 37,6%– y se espera que al menos gane de forma holgada la primera ronda electoral.

Si bien su futuro electoral, al igual que el de Guzmán y Acuña, también está en las manos del Jurado Nacional de Elecciones, que está analizando al menos seis denuncias en contra de la candidata por compra de votos. De encontrarse culpable (como se ha encontrado a varios miembros de su partido, incluido su fórmula a la vicepresidencia), otra cabeza más, tal vez la más importante, quedaría por fuera de las elecciones presidenciales, a menos de un mes de su celebración.

El nuevo rumbo de Brasil

El nuevo rumbo de Brasil

Rusia se retiró de Siria al clamar “misión cumplida”, pero Siria está lejos de la paz

Rusia se retiró de Siria al clamar “misión cumplida”, pero Siria está lejos de la paz