Urgen a la incorporación de más latinos en carreras tecnológicas

Urgen a la incorporación de más latinos en carreras tecnológicas

Iralee Acosta- En la actualidad, contar con los conocimientos en STEM es indispensable para poder competir en la economía global. El acrónimo inglés se utiliza principalmente en Estados Unidos y la mayor parte de Europa para hacer referencia a las disciplinas académicas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, que son utilizadas para inventar y crear productos de alta tecnología que, hoy por hoy, son parte de la vida diaria. En Estados Unidos, las minorías actualmente constituyen 30% de la población, pero se estima que para el año 2050 el número incrementará 10%. Según el Comité de Acción Nacional para Minorías en Ingeniería (NACME, por sus siglas en inglés), a pesar de que los grupos minoritarios siguen creciendo, carecen de representación en el campo científico. Dicho acontecimiento ocurre tanto en las matrículas escolares como en los empleos que se dedican a esta área, lo que resulta realmente contradictorio, ya que la demanda para profesionales cualificados es elevada.

Pese a que 20% de la población joven en el país es hispana, tan solo 2% de esta se encuentra involucrada en la fuerza laboral STEM. Además, las cifras muestran que, aunque el número de estudiantes latinos y aquellos de raza blanca que eligen estudiar una carrera STEM es muy similar, los primeros tienden a dejar sus estudios sin concluir. Un estudio realizado por el Departamento de Investigación de Educación Superior en el año 2010 revela que 16% de los estudiantes hispanos que iniciaron su carrera en alguna rama STEM en 2004 concluyeron sus estudios en 2009. No obstante, esta no es razón suficiente para poder decir que las cosas no están, poco a poco, progresando. Según NACME, al comparar las tasas de titulación de licenciatura, maestría y doctorado en Ingeniería de las minorías subrepresentadas en el país, en 1977 y en 2011, hay un aumento de tres, cuatro, y siete veces respectivamente. Sumado a esto, debemos mencionar que los latinos son la minoría con mayor representación en estas disciplinas.

Por otra parte, de acuerdo con el Comité Económico Mixto de Estados Unidos (JEC, por sus siglas en inglés), se proyecta que de 2010 a 2020 los empleos STEM hayan incrementado hasta 17%. El año pasado hubo 600,000 puestos vacantes tan solo en el área de tecnología, y el Gobierno federal por sí mismo requiere alrededor de 10,000 adicionales en IT (informática) y de seguridad cibernética este año.

“Nuestra economía se está desplazando rápidamente […] y los educadores y líderes empresariales están reconociendo ampliamente que la informática es una ‘nueva’ herramienta básica para la oportunidad económica y la movilidad social, no solo del país, sino del mundo”, advirtió la Casa Blanca en su sitio web.

Por esta razón, la Iniciativa de la Casa Blanca en Excelencia Educativa para Hispanos tiene como objetivo principal incrementar la participación de los latinos en el campo científico. El presidente Barack Obama señaló que, en el lapso de una década, los estudiantes estadounidenses deberán “moverse desde la mitad hasta la parte más alta de la manada en [los campos de] ciencias y matemáticas”, por lo que el plan del país será contratar alrededor de 100,000 de los mejores maestros en las materias STEM, durante estos 10 años. Del mismo modo, Obama pide a los colegios y universidades que se fijen el propósito de graduar a un millón de alumnos más en estas asignaturas. Para lograrlo, se tendrá que exponer a los estudiantes, desde pequeños, a temas enfocados en STEM; de este modo, podrán desarrollar el gusto por las ciencias.

Además, como parte de la Iniciativa Ciencias Computacionales para Todos, el máximo gobernante de los Estados Unidos destinó $4,000 millones a clases de informática (ciencias computacionales). De este modo, desde el jardín de niños y hasta la escuela secundaria superior, tendrán acceso a los cursos necesarios para estimular la educación STEM.

De acuerdo con la Casa Blanca, la raíz del problema de la escasez de mentes brillantes es el hecho de que las minorías tienen menor acceso a la educación informática: “[Por otra parte,] existen amplias discrepancias incluso para aquellos que tienen acceso a estos cursos; por ejemplo, en menos de 15% de todas las escuelas secundarias superiores que ofrecen cursos informáticos a nivel avanzado, solamente 22% de aquellos que tomaron el examen fueron mujeres y únicamente 13% fueron estudiantes afroamericanos o latinos”, expone en el sitio web de la Administración. Los fondos van a “asegurar que todos los estudiantes tengan la misma oportunidad de participar, incluyendo mujeres y minorías que carecen de representación”.

Por su parte, ¡Excelencia en Educación!, una organización sin fines de lucro que busca acelerar el éxito de los latinos para que alcancen un nivel más alto de educación, publicó el año pasado un estudio en el que asegura que, pese a que el número de latinos involucrados en STEM ha ido en aumento en los últimos años, tienden a ocupar puestos en actividades de servicios más que en profesionales. Evidentemente, esto se debe en gran parte a que estas carreras tienden a ser las más costosas.

Una muestra de lo anterior se encuentra en la Universidad de California, donde alrededor de 42% de los graduados en STEM acudieron a algún colegio comunitario (una opción más económica) antes de poder asistir a la universidad. Cabe mencionar que el Colegio Citrus (en Glendora, California) ya inició su tarea al implementar programas STEM que están específicamente diseñados para incrementar la cifra de hispanos y otros estudiantes de escasos recursos involucrados en el campo. Por ejemplo, su Programa de Investigación de Verano coloca a estudiantes de colegios comunitarios en laboratorios de investigación de universidades y otras instituciones de investigación. De esta manera, los alumnos reciben la oportunidad no solo de adquirir los conocimientos en el área científica, sino de trabajar codo a codo con los científicos. Por consiguiente, no solamente aprenden sobre investigación, sino que participan en investigaciones reales e importantes que se desarrollan en el momento, lo que representa una oportunidad única para los futuros científicos latinos, que otros logran adquirir hasta que han terminado un posgrado.

De igual manera, así como existen programas públicos, también están aquellas instituciones sin fines de lucro dispuestas a cooperar. Un ejemplo es la institución DIY Girls, establecida en 2012 con la finalidad de crear un impacto entre los jóvenes hispanos (especialmente mujeres). Desde ese año a la fecha, alrededor de 1,200 niñas han pasado por el programa y 99% de ellas han sido latinas.

Luz Rivas, la fundadora, es hija de inmigrantes mexicanos y fue también la primera en su familia que tuvo la posibilidad de acudir a la universidad. Rivas obtuvo su licenciatura en Ingeniería Eléctrica en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), y una maestría en Educación Tecnológica en la Facultad de Educación de Harvard; además, ha trabajado en Caltech, el Instituto de Tecnología de California. La ingeniera asegura que está dispuesta a “inspirar y acercar” a los latinos al ramo de la ciencia. “Quería que aprendieran a crear tecnología y adquirir habilidades desde una edad temprana”, declaró Rivas, quien mostró desde pequeña gusto y talento por la informática, las matemáticas y la ciencia.

En conclusión, podemos decir que, tal y como lo mencionó en algún momento el físico Carl Wieman (ganador del Premio Nobel), la solución radica en “dejar de buscar talentos STEM y, en su lugar, empezar a construirlos”. Se necesitan menos personas con la mentalidad de que el gusto por la ciencia es algo innato y más de aquellas que se preocupen por despertar el interés de STEM en las nuevas generaciones de niños y niñas, estimulando de este modo el desarrollo y perfeccionamiento de sus destrezas desde muy pronto, sin importar su etnicidad o de qué nivel socioeconómico provengan.

La mara Salvatrucha: el círculo vicioso de la violencia en América Central

La mara Salvatrucha: el círculo vicioso de la violencia en América Central

Gentrificación en Portland: ¿se puede resarcir el daño causado a los desplazados?

Gentrificación en Portland: ¿se puede resarcir el daño causado a los desplazados?