En la ausencia de una reforma migratoria, algunas ciudades están tomando el liderazgo

En la ausencia de una reforma migratoria, algunas ciudades están tomando el liderazgo

Cristina Jácome- El Gobierno estadounidense no ha podido actuar de manera significativa para aprobar una reforma migratoria. Aunque Barack Obama insistió en su último discurso sobre el Estado de la Unión en la urgencia de que el Congreso apruebe una reforma migratoria, existen muy pocas posibilidades de que los republicanos apoyen la agenda del Presidente. Consecuentemente, algunos Gobiernos locales y organizaciones sin fines de lucro están tomando las riendas para proteger y apoyar a los inmigrantes en sus respectivas ciudades. El 3 de febrero de 2016, el American Immigration Council (Consejo Estadounidense de Inmigración) emitió un reporte titulado Entrepreneurship and Innovation in Welcoming Cities: Lessons from Chicago, Dayton and Nashville (Innovación y Espíritu Empresarial en Ciudades Acogedoras: Lecciones de Chicago, Dayton y Nashville), en el que destaca los pasos que han tomado estas tres ciudades para apoyar a sus inmigrantes y, a la vez, incentivar la economía y la revitalización de los espacios que se han mostrado en caída.

No es noticia el hecho de que la demografía y los patrones económicos están cambiando en los Estados Unidos. Por ejemplo, hoy en día el número de ciudadanos americanos retirados es mayor que el número de nacimientos, lo que significa que la fuerza de trabajo está disminuyendo; las fábricas, parte intrínseca de las áreas metropolitanas, están cerrando, lo que afecta tanto a la población como a la economía local. Para contrarrestar esta realidad, el reporte dice que estas zonas están tratando de estimular el crecimiento económico, al atraer a inmigrantes y promover el espíritu empresarial.

En general, los inmigrantes siempre han jugado un rol importante (mas no reconocido) en la apertura de negocios en las calles principales de las urbes. Algunos de los tipos de negocios que ellos operan son gasolineras, peluquerías, lavanderías, restaurantes, hoteles, etc. El reporte muestra que: “los inmigrantes en 2013 fueron el 13% de la población total del país, el 16% de la fuerza laboral, el 18% son dueños de negocios y el 28% son dueños de negocios en las calles principales a nivel nacional”.

Estas estadísticas nos muestran el valor que tienen los inmigrantes en la áreas metropolitanas y, debido a que el Gobierno estadounidense no está actuando, algunas metrópolis están tomando el liderazgo para salir adelante. Chicago, por ejemplo, es una de las ciudades que históricamente ha recibido una gran variedad de inmigrantes. Así como en los siglos xix y xx había una calle donde se conglomeraban los negocios de los inmigrantes de Europa del Este, ahora hay un lugar que se llama Little Village que es el centro económico de los inmigrantes mexicanos. El barrio tiene más de mil comercios que ofrecen todo tipo de servicios. Los residentes y empresarios de Little Village son muy reconocidos por su espíritu emprendedor, su ética de trabajo y su compromiso con la familia y la comunidad. Esta área ha sido reconocida como el segundo contribuyente tributario más grande de todos los ingresos urbanos, lo que demuestra la importancia económica, no sólo para los negocios de inmigrantes, sino para la comunidad de negocios en general.

En 2011, una vez establecida la necesidad de ayudar a los inmigrantes, 50 miembros de diferentes sectores de la ciudad crearon el New Americans Plan (Plan de los Nuevos Estadounidenses) para contribuir con su integración. Se tomó esta decisión después de reconocer que, en la última década, Chicago ha tenido un crecimiento por debajo del promedio en el producto interno bruto, en el promedio anual de salarios, y en el tamaño de la población. Su propósito es revertir esta tendencia, quitando las barreras que tienen los inmigrantes cuando quieren emprender un negocio. Por ejemplo, se creó una guía para restaurantes en la que se ha simplificado el proceso de aplicación, lo que ayuda además a que todo el proceso esté en el marco de la ley. La guía está escrita en varios idiomas con el objetivo de reducir la gran brecha del idioma y la comunicación.

Jaime Di Paulo, Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Little Village, explicó que la ciudad está facilitando la formación de negocios al reducir los requerimientos de las licencias. Por ejemplo, se redujeron las categorías de licencias de 117 a 49 y también sus precios. Con estos cambios, la ciudad se ha dado cuenta de que no solo están ayudando a los inmigrantes, sino a cualquier persona que busque comenzar un negocio.

Chicago no es la única ciudad que quiere ayudar a los inmigrantes. Dayton, Ohio, desde hace varios años también está adoptando políticas de aceptación hacia los inmigrantes y refugiados. En 2010, en un momento en el cual otras partes del país ejecutaban medidas en contra de los inmigrantes (como Arizona S. B. 1070), los líderes de Dayton decidieron tomar otra ruta de acción, así que la ciudad implementó una iniciativa para que los empresarios inmigrantes alcanzaran su potencial como dueños y emprendedores.

A partir de esa decisión se creó el Welcome Plan (Plan de Bienvenidos), cuyos autores afirman: “las comunidades alrededor de los Estados Unidos están en una encrucijada: el aceptar e integrar a los nuevos residentes y ayudarlos en un camino a la ciudadanía, o el dejar que viejos estereotipos, miedos, y conceptos erróneos obstaculicen el éxito del futuro”.

Los logros de Dayton se basan en incluir a la comunidad y a la mayor parte de sectores posibles para que juntos tomen decisiones. El anfitrión es el Consejo de Relaciones Humanas de la Ciudad, que junto a los líderes electos, creó un espacio político seguro para que otros oficiales o departamentos puedan expresar y contribuir con ideas y acciones para la integración de los inmigrantes con el resto de la comunidad.

Al comenzar estas conversaciones, los líderes se dieron cuenta de que muchas organizaciones ya estaban trabajando con este propósito, pero no había nada ni nadie que vinculara los esfuerzos. El gerente de la ciudad de Dayton dijo: “cuando la gente buena y trabajadora se conecta y trabaja junta, muy buenas cosas pueden pasar”.

Otra ciudad en la que están pasando buenas cosas es Nashville, Tennessee, considerada como un destino para nuevos inmigrantes; en las últimas décadas la tasa de crecimiento de personas nacidas fuera de los Estados Unidos está subiendo, de acuerdo al reporte. En 2009 cambió el destino de Nashville cuando los votantes de la ciudad consideraron la propuesta de que el idioma inglés fuera utilizado única y oficialmente dentro de sus límites. Los votantes rechazaron la medida, y en ese momento el sentimiento de inclusión hacia los inmigrantes cambió.

En Nashville, las organizaciones sin fines de lucro han liderado el camino; así lo hizo, por ejemplo, la Coalición de Tennessee por los Derechos de los Inmigrantes y Refugiados (TIRRC, por sus siglas en inglés) y Conexión Américas, que entre varios programas, creó uno llamado Negocio Próspero, enfocado en ayudar a los pequeños negocios. Ofrecen también clases de educación financiera, contabilidad e impuestos, permisos para licencias, seguros, contratos y demás información legal. Asimismo, hay un programa de apoyo a restaurantes que provee un espacio para empresarios que quieren ser dueños o simplemente comenzar su propio negocio de comidas.

Como resultado de la votación de 2009, el alcalde de Nashville creó la oficina llamada Mayor’s Office of New Americans (MONA), que abrió en septiembre de 2014 y sigue apoyando a los nuevos estadounidenses y a los refugiados con el propósito de conectar a líderes, organizaciones y a cualquier persona que esté dispuesta a ayudar.

Ante la inacción del Gobierno estadounidense, las tres ciudades —Chicago, Dayton y Nashville— han sabido asumir el liderazgo necesario para salir adelante. Con estas iniciativas han ayudado a inmigrantes, refugiados y en consecuencia, a toda la ciudad. De acuerdo con el reporte, muchos de los individuos entrevistados aconsejan que las iniciativas vengan principalmente de la comunidad, la que aseguran debe sentirse dueña del proceso para que funcionen las cosas. La comunidad tiene primero que expresar sus necesidades y de ahí se puede actuar sobre ellas —un buen consejo para impulsar el cambio en otras ciudades que quieren y valoran a sus vecinos inmigrantes—.

Continúa la carrera hacia la Casa Blanca

Continúa la carrera hacia la Casa Blanca

La mara Salvatrucha: el círculo vicioso de la violencia en América Central

La mara Salvatrucha: el círculo vicioso de la violencia en América Central