Continúa la carrera hacia la Casa Blanca

Continúa la carrera hacia la Casa Blanca

Mario Vallejo- Los Estados Unidos continúan su camino hacia un nuevo porvenir con la elección presidencial en noviembre. Con los resultados del supermartes el primero de marzo, en que se realizaron elecciones primarias o caucus (asambleas partidistas) en 13 estados y un territorio (Samoa Americana), los candidatos que ganaron más estados fueron Donald Trump por el Partido Republicano, y Hillary Clinton por el Demócrata. Históricamente, los resultados del supermartes han sido clave en la determinación del nominado final de cada partido. Hace cerca de un año arrancaron las campañas de los aspirantes de ambos partidos. En marzo de 2015, Ted Cruz, el senador derechista por Texas, fue el primer candidato republicano en anunciar su intención de postularse. Luego se sumaron 16 republicanos más a la carrera, mientras que cinco demócratas se disputaban la nominación. Poco a poco, varios candidatos de ambos lados han ido dejando la contienda por los altos costos que esta representa y la falta de apoyo en las encuestas y, más tarde, en la temporada de las primarias. Ahora, los que quedan del lado republicano son cinco: Donald Trump, Ted Cruz, Marco Rubio, John Kasich y Ben Carson. Por su parte, los candidatos demócratas han sido por mucho tiempo solo dos, Bernie Sanders y Hillary Clinton, pues el resto nunca llegó a competir con ellos en cuanto a popularidad.

El complejo proceso en los Estados Unidos por determinar los nominados de cada partido arrancó oficialmente el 1 de febrero. Consiste en dos pasos: el primero lo constituye la etapa de las primarias (elecciones de voto secreto) y los caucus (asambleas públicas en que se discute abiertamente a quién o quiénes apoyar), y el segundo, las convenciones a finales de julio, cuando se elige al representante de cada partido.

Las primarias y los caucus son un paso fundamental para poder llegar a la Casa Blanca, pues el resultado de la contienda de cada estado determina el número de delegados de ese mismo estado que se otorgarán a cada candidato. Los delegados, miembros de los partidos Republicano y Demócrata que votarán por el nominado de sus respectivos partidos en las convenciones del verano, varían en número según el estado y el partido que representan.

Los candidatos que pasarán a las elecciones generales en noviembre no se designan públicamente hasta las convenciones, pero los concursos llevados a cabo en estados clave pueden determinar el resultado final. Históricamente han existido algunos estados que marcan una clara tendencia desde muy temprano en cuanto a los resultados de las elecciones. Los estados de Iowa y Nuevo Hampshire son los primeros en realizar un caucus (en el caso de Iowa) y una primaria (en el de Nuevo Hampshire). Salir victorioso de estas contiendas, a pesar de que estos dos estados se encuentran entre los menos poblados del país, le brinda una gran ventaja a cualquier candidato, pues al darse a conocer su victoria, suele ir acumulando el apoyo en los demás estados también. Este año, ganaron Ted Cruz y Hillary Clinton en Iowa, pero Donald Trump y Bernie Sanders en Nuevo Hampshire —todavía no se observaba una clara tendencia—.

Los siguientes en la lista este año fueron Nevada y Carolina del Sur, estados que agregan un mayor equilibrio racial y socioeconómico al proceso, ya que en el primero hay una gran población de hispanos, y en el segundo, de afroamericanos. Esta composición sirve de parámetro para la población estadounidense y funciona como un simulacro a pequeña escala de lo que serán los resultados generales. Clinton y Trump fueron los ganadores en ambos estados. (A partir del supermartes, ya se permitió a los demás estados realizar sus primarias y caucus, de ahí que se dieran tantos en el mismo día.)

De momento la tendencia se marca a favor de Clinton y Trump, pero al final todo dependerá del manejo de los candidatos en los temas más importantes para la sociedad estadounidense, así como para la representación internacional a través de los migrantes elegibles para votar. El control de armas y la seguridad nacional son dos de las cuestiones más urgentes dentro de un país muy preocupado últimamente por la violencia de las armas (en donde, apenas el 25 de febrero, ocurrió otro tiroteo mortal en el estado de Kansas). La situación económica es algo que no se puede dejar de lado tampoco, puesto que aunque Estados Unidos es la gran potencia económica mundial, no atraviesa su mejor periodo. Finalmente, por supuesto el tema de los migrantes y de las reformas migratorias toman un lugar muy destacado dentro de las preocupaciones del público y la política de los candidatos (tanto los que se muestran a favor como en contra).

La (futura) crisis de la deuda en Venezuela

La (futura) crisis de la deuda en Venezuela

En la ausencia de una reforma migratoria, algunas ciudades están tomando el liderazgo

En la ausencia de una reforma migratoria, algunas ciudades están tomando el liderazgo