Comienza a emerger la ciudad perdida de Honduras

Comienza a emerger la ciudad perdida de Honduras

Mario Vallejo- Tras el sonado hallazgo el año pasado de la mítica Ciudad Blanca en Honduras, los trabajos de excavación han comenzado y cada vez son más asombrosos los descubrimientos en el lugar. La región de La Mosquitia, en el este de Honduras, esconde entre sus densas selvas uno de los más grandes misterios de nuestra época. Las leyendas hablan de la Ciudad Blanca, una ciudad dedicada al dios Mono que no fue más que retratada en dibujos. Para los que creen en estas leyendas, las escrituras de exploradores como Hernán Cortés y Theodore Morde las corroboran, pero no existe nada que determine su ubicación o su simple existencia.

El conjunto de asentamientos descubiertos en La Mosquitia, bautizado por el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, como Kaha Kamasa (‘Ciudad Blanca’ en el idioma misquito), tampoco es una prueba definitiva de que la Ciudad Blanca realmente existiera. Parece ser que no se trata de una ciudad, sino tres ciudades diferentes, y no se descarta la posibilidad de más descubrimientos en un futuro cercano. Además, los documentos relacionados con la Ciudad Blanca cuentan que correspondía a un pueblo dedicado al dios Mono, y los hallazgos en las actuales excavaciones han revelado que la más pequeña de las urbes de Kaha Kamasa guardaba culto al dios Jaguar.

Ante tales descubrimientos, el presidente Hernández, a nombre de Honduras, proclamó a este asentamiento, el único en ser explorado hasta ahora, como la Ciudad del Jaguar (los otros dos están por nombrarse, dependiendo de lo que se descubra en ellos). Según reveló el experto del Instituto Hondureño de Antropología e Historia Norman Martínez, la ciudad cuenta con dos plazas, una acrópolis y varias edificaciones en los alrededores que aún no han sido investigadas.

La búsqueda de la Ciudad Blanca se ha detenido, y mientras la leyenda sigue creciendo, los hechos muestran algo aún más grande y que indudablemente marcará fuertemente la historia: una civilización perdida. Los próximos meses serán claves para determinar a qué civilización pertenecieron estas ciudades y para comprender la cultura de esa época.

El 12 de enero, en la base de El Aguacate, donde se encuentra el centro de investigación de la Ciudad Blanca, se dieron a conocer los primeros objetos que han sido extraídos de la zona. El equipo arqueológico, liderado por Christopher Fisher, de la Universidad Estatal de Colorado, y el presidente Orlando Hernández, presentó varios de estos objetos, como un vaso para rituales que se ha fechado de entre 1000 y 1500 años después del nacimiento de Cristo.

Los resultados obtenidos hasta el momento apuntan a que Kaha Kamasa es entre tres y cuatro veces más grande que la imponente ciudad maya de Copán, al occidente de Honduras; podría tratarse de una civilización perdida que escapó de los españoles en la densa selva de La Mosquitia y que se perdió en el tiempo, oculta entre las frías y húmedas paredes esmeraldas.

Sea o no sea esta la Ciudad Blanca de la que hablan las leyendas, lo cierto es que estamos ante uno de los más importantes descubrimientos de todos los tiempos. Existe, más allá de las civilizaciones conocidas, una que también tenía la capacidad para construir bellas edificaciones y realizar complejos rituales, y quedará demostrado que los libros de historia aún tienen mucho que contar.

Irán se abre al mundo pero Estados Unidos aún tiene dudas

Irán se abre al mundo pero Estados Unidos aún tiene dudas

¿Qué pretende lograr Obama en su último año?

¿Qué pretende lograr Obama en su último año?