Los obstáculos en la “identificación para todos los neoyorquinos”

Los obstáculos en la “identificación para todos los neoyorquinos”

Mario Vallejo- Hace casi un año nació la idea de crear una tarjeta de identificación municipal para los ocho millones de neoyorquinos que no la tienen. Según el alcalde, Bill de Blasio, la denominada IDNYC les facilitaría la vida, al darles acceso a instituciones públicas en la ciudad y permitirles abrir una cuenta bancaria. Entre sus beneficios se contemplaban, aparte de la adquisición de una cuenta bancaria, recibir multas en lugar de arrestos, e incluso el acceso a lugares como escuelas, museos, centros de salud y supermercados. También autorizaba a los veteranos para acceder a sus beneficios. Hoy, a pesar del éxito de la tarjeta (unas 732,630 personas aplicaron para obtenerla el año pasado), existen muchos impedimentos para usarla con los propósitos previstos, ya que a pesar de contar con el respaldo del Gobierno federal, del departamento de policía y de un sector del sistema bancario, algunos de los bancos más importantes no reconocen esta nueva forma de identificación como oficial. Debido a ello, miles de personas tienen que seguir utilizando costosos métodos de canje de cheques e incluso exponer su integridad, al llevar efectivo en todo momento. Esto deja en malas condiciones especialmente a los migrantes indocumentados, que prácticamente quedan al margen del sistema financiero (a pesar de que el estatus migratorio no influye en la elegibilidad legal de una persona para abrir una cuenta bancaria).

De manera reciente, los bancos de Nueva York han tenido que pagar cientos de millones de dólares por concepto de multas como resultado de investigaciones sobre el dinero proveniente del narcotráfico, lavado y otras formas de crimen organizado que permitieron ingresar a la economía. Según los bancos que rechazan la IDNYC, lo hacen con el fin de evitar estos problemas, y argumentan que están en todo su derecho, pues aunque el Departamento del Tesoro autorizó el uso de la IDNYC, también permitió que las instituciones financieras tomaran la decisión final. Lamentablemente, esto significa que muchas personas, sobre todo los indocumentados, han perdido la oportunidad de realizar ciertos trámites porque no poseen otra identificación.

El alcalde de Blasio dijo que su Gobierno hablaría con los grandes bancos con la finalidad de que la IDNYC fuera aceptada para cumplir el objetivo principal con el que fue creada: abrir cuentas bancarias. Resultado de lo anterior, algunos bancos grandes, como Bank of America y Citigroup, se han comprometido a aceptarla como identificación secundaria, pero otros, como J. P. Morgan Chase, no la aceptan de ninguna forma.

La seguridad de la tarjeta ha sido una gran prioridad: casi 7,130 aplicaciones fueron rechazadas porque no se podía verificar de manera confiable la identidad del aplicante, y de estas, solo unas 46 se consideraban como casos probables de fraude, según un informe enviado al alcalde el 31 de diciembre. Esto, junto con el hecho de que la mayoría de los que necesitan la IDNYC son de bajos ingresos, ha llevado a sus defensores a cuestionar si el verdadero motivo del rechazo de la tarjeta es que las personas que la usan no son clientes particularmente lucrativos para los bancos.

En Nueva York se calcula que, por varias razones, cerca de 800,000 familias se encuentran al margen del sistema. Si la IDNYC no llega a ser aceptada más ampliamente, estas familias vulnerables tendrán que seguir guardando el dinero “bajo el colchón”, pues los bancos les han dado la espalda.

Exigen renuncia del alcalde de Chicago ante encubrimiento autoritario

Exigen renuncia del alcalde de Chicago ante encubrimiento autoritario

Rendición de cuentas por tortura después del 9/11

Rendición de cuentas por tortura después del 9/11