20D: Elecciones generales en España

20D: Elecciones generales en España

Nuria García Murcia-­ España se enfrenta a un futuro próximo algo incierto después de las históricas elecciones del pasado domingo, cuyos resultados han transformado el panorama político de los últimos años. El bipartidismo ha sufrido un duro golpe, pero lo cierto es que no ha desaparecido, ya que todas las posibilidades de formar un nuevo gobierno pasan por un pacto con cualquiera de los dos grandes partidos. Durante 33 años, el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se han disputado la gestión de España en las urnas con una distancia insalvable para el resto de opciones políticas. Sin embargo, en las elecciones del pasado domingo, el PP, el más conservador de todos y actual representante del país, solo ha obtenido el 29% de los votos y 123 escaños. Esto supone una reducción significativa con respecto a 2011, cuando consiguió 186, lo que le llevó a gobernar con una amplia mayoría absoluta. Los socialistas se han hecho con el segundo lugar, también con un descenso de votos del 29% en 2011 al 22% actual.

La razón de este debilitamiento es el 21% de votos que el emergente movimiento izquierdista Podemos ha conseguido y el 14% por parte del partido liberal Ciudadanos; si bien este último, sobre todo, no ha cumplido del todo las expectativas que había creado. Tanto Podemos como Ciudadanos han basado sus campañas electorales en duras críticas al Gobierno por sus medidas de austeridad adoptadas durante la crisis —reflejadas en el aumento de impuestos y los continuos recortes—, y a los casos de corrupción en los que se ha visto envuelto. Podemos y Ciudadanos, ideológicamente muy distanciados, comparten su visión de la necesidad de una renovación en la política española.

El resultado es un escenario político incierto a la espera de saber quién será el presidente del país, que tradicionalmente es el líder del partido mayoritario. En este caso, aunque el PP ha obtenido más escaños que cualquiera de los demás partidos individualmente, ya no tiene la mayoría absoluta que le permitiría gobernar sin llegar a pactos. Se ha abierto además un debate entre el resto de partidos (a excepción del PSOE), que se ven afectados por una ley electoral que los perjudica.

El presidente saliente, Mariano Rajoy (PP), deberá buscar refugio o bien en la oposición socialista (PSOE), que ha conseguido 91 asientos en el parlamento, o bien aliarse con Podemos o con Ciudadanos. El líder del PSOE, Pedro Sánchez, parece la opción que más conviene a Rajoy si desea obtener la mayoría que necesita para gobernar, pero la visión de dotar con tintes de izquierda el próximo mandato no acaba de convencer al PP. Y, por otro lado, los votantes de PSOE difícilmente perdonarían a Sánchez un pacto con su eterno rival de la derecha. El mismo Rajoy negaba rotundamente el pasado viernes en un programa de radio la posibilidad de pactar con los socialistas, pero el domingo, con los resultados en la mesa, comenzó a dejar entrever la posibilidad de una coalición.

La confusión actual se resolvería fácilmente si Rajoy acudiera a Ciudadanos, pero el bajo porcentaje de votos de este último seguiría sin dar al PP la mayoría absoluta. Otra alternativa que complicaría las cosas al Gobierno saliente sería una triple coalición entre PSOE, Podemos y Ciudadanos.

Habrá que esperar y ver cómo evolucionan las negociaciones entre los distintos partidos. Se abre ahora un periodo complicado, y si, como establece el Artículo 99 de la Constitución española, en el plazo de dos meses desde la primera votación de investidura del nuevo candidato, esta no se lograra, habría que convocar de nuevo elecciones.

Será más humano el sistema de confinamiento solitario de Nueva York

Será más humano el sistema de confinamiento solitario de Nueva York

Otra alerta roja por contaminación en Pekín

Otra alerta roja por contaminación en Pekín