Igualdad de género en el servicio militar

Igualdad de género en el servicio militar

Iralee Acosta- Durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial, muchas mujeres se vieron obligadas a luchar y, tiempo después, algunas comenzaron a mostrar interés por entrar a formar parte de manera permanente en tropas militares. Incluso, muchas de ellas han creado sus propios grupos para combatir los diferentes abusos a los que se han visto expuestas en sus respectivas naciones. De acuerdo con el Instituto de Estudios Estratégicos norteamericano y con el Ministerio de Defensa británico, actualmente, Alemania, Australia, Canadá, Corea del Sur, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Israel, Noruega, Nueva Zelanda, Polonia, Rumanía, Suecia y Estados Unidos son los únicos países desarrollados que autorizan a las mujeres militares a entrar en combate. El primer país de la OTAN que permitió en 1985 su entrada en el Ejército para cualquier misión fue Noruega.

Por su parte, Israel cuenta con mujeres militares desde su fundación como Estado en 1948; sin embargo, no fue hasta mediados de los noventa que se les permitió ocupar puestos de primera línea. Hoy en día, el ejército israelí cuenta con un 3% de mujeres entre sus filas.

De igual forma, en España las mujeres participan en las mismas misiones que los hombres. En 2007 falleció por primera vez una militar española en Afganistán. Idoia Rodríguez Buján, miembro de la Brigada Ligera Aerotransportable (BRILAT), perdió la vida como consecuencia de un ataque a un convoy español. De acuerdo con la página web de dicha unidad, hasta aquel momento contaban con más de 300 mujeres, y en relación a ellas señalaron: “Sus misiones no se diferenciaban, en modo alguno, a las tareas que realizaban los hombres. Tenían acceso a todos los puestos tácticos, realizando tareas logísticas y administrativas”.

En 2013, Estados Unidos se unió a la lista de naciones que permite a sus mujeres entrar en unidades de combate. Esto, luego de que el entonces jefe del Pentágono, Leon Panetta, derogara una ley impuesta en 1994 que lo impedía. “Como secretario de Defensa, sé que abrir más oportunidades a nuestros hombres y mujeres uniformados mejor cualificados fortalecerá nuestra habilidad para luchar y ganar guerras”, declaró Panneta. No obstante, este permitió que cada rama militar estudiara sus excepciones.

Por su parte, Jay Carney, portavoz de la Casa Blanca, señaló que el presidente Barack Obama estaba de acuerdo, pues el país debía continuar “eliminando las barreras necesarias basadas en género para dar servicio”, tal y como había se había defendido ya con la participación abierta de los homosexuales en amparo de sus derechos con la revocación de la ley conocida como no preguntes, no digas.

Asimismo, muchos países de América comenzaron a abrir sus puertas a mujeres militares hace tiempo; sin embargo, Estados Unidos es el único país en este continente en el que estas se han visto en la necesidad de ocupar puestos de combate realmente. Desde la década pasada, alrededor de 300,000 mujeres han sido enviadas a la guerra en Irak y Afganistán, si bien estaban destinadas solamente a áreas específicas de administración y salud en las que, se suponía, no debían salir a luchar. Aun así, muchas de ellas se enfrentaron a situaciones en las que les fue inevitable hacerlo y, desgraciadamente, un gran número de guerrilleras encontró la muerte.

Recientemente, el secretario de Defensa de EE. UU., Ash Carter, anunció que a partir de enero del próximo año se eliminará toda restricción hacia las mujeres para participar en cualquier posición militar de combate. “No habrá excepciones. [...] No podemos permitir amputarnos la mitad del talento del país”, señaló este ante una rueda de prensa del Pentágono.

Hasta hoy, un 10 % de los puestos militares (cerca de 220,000), como infantería, conducción de tanques y operaciones de élite, estaban cerrados a las mujeres. Pero esto ya no será más así. Por su parte, Joseph Dunford, el jefe del Estado Mayor y quien hasta septiembre fue la máxima autoridad del cuerpo de Infantería Marina (conocido como Marine Corps), dijo estar en desacuerdo con esto. Según

Dunford, un estudio sugiere que las unidades mixtas están menos capacitadas. A pesar de ello, Carter hizo caso omiso a dichas palabras y afirmó que las dudas que pudieran surgir de tal estudio se disiparán con hechos, una vez que se haya unificado el sistema.

El pasado mes de agosto, dos mujeres fueron las primeras en pasar las pruebas de entrenamiento requeridas para formar parte de los Rangers, un grupo élite del Ejército; debido a las restricciones impuestas hasta el momento, no habían podido unirse a dicha unidad. Afortunadamente, en menos de un mes, todas las mujeres que pasen las pruebas necesarias para formar parte de un grupo militar podrán aspirar a puestos en las unidades de operaciones especiales, como los Boinas Verdes y los Rangers del Ejército, los Navy Seals de la Armada, los cuerpos de Infantería Marina y los paracaidistas de la Fuerza Aérea.

Corrupción en Argentina: Menem, Kirchner y los retos para Macri

Corrupción en Argentina: Menem, Kirchner y los retos para Macri

Cumbre de París, la guerra mundial por el medio ambiente

Cumbre de París, la guerra mundial por el medio ambiente