Costa Rica, ¿un alto en el camino de miles de cubanos?

Costa Rica, ¿un alto en el camino de miles de cubanos?

Mario Vallejo- Miles de cubanos intentan cruzar América Central en su busca por alcanzar el sueño americano y luchar por un mejor futuro en Estados Unidos. Muchas de estas personas no logran su objetivo y quedan atrapadas en otros países con la incertidumbre de lo que sucederá en adelante. Ese es el caso de Costa Rica, que acaba de recibir una cantidad inusual de migrantes. Cerca de 4,000 cubanos se encuentran detenidos en territorio costarricense a la espera de que se decida si pueden continuar su camino a los Estados Unidos. El martes 24 de noviembre, la reunión entre 11 países de la región llevada a cabo en El Salvador naufragó a la hora de encontrar la manera de ayudar a los migrantes. Costa Rica ha comenzado a negociar individualmente con cada país para que se permita el paso a Estados Unidos. Nicaragua es el principal opositor de esta iniciativa. El Gobierno local ha calificado al grupo migratorio de invasión y agresión a la soberanía nacional y mantiene sus tropas en la frontera de Peñas Blancas para evitar el paso de los cubanos.

La tensión entre Costa Rica y Nicaragua ha aumentado luego de que los costarricenses ofrecieran ayuda humanitaria a los migrantes, algo que, según el Gobierno nicaragüense, agravó la crisis. Por su parte, Costa Rica critica que Nicaragua haya militarizado la frontera y que haya tratado a los migrantes de manera inhumana.

¿Por qué intentan entrar a los Estados Unidos tantos cubanos con tanto apuro? Durante la Guerra Fría se creó un salvoconducto para los ciudadanos cubanos que migraran a territorio estadounidense huyendo del régimen comunista. Todo lo que tenían que hacer era ingresar en Estados Unidos para optar a la ciudadanía legal, y durante todos estos años ha funcionado de la misma manera. Es por ello que la salida de la isla es tan difícil, pues el Gobierno cubano quiere que su gente se quede. Con los recientes acercamientos entre los Gobiernos estadounidense y cubano, este trato preferencial podría acabar y Estados Unidos pasará a considerarlos como los migrantes de cualquier otro país. Por su parte, Cuba culpa a Estados Unidos de incitar a las migraciones ilegales con la medida, llamada Ley de Ajuste Cubano.

El 3 de noviembre se detuvo en Costa Rica a un grupo que formaba parte de una red de tráfico humano que llevaba ilegalmente a varias personas a Estados Unidos. Desde entonces, las medidas de prevención se han reforzado y los cubanos han quedado estancados en el país. Los detenidos permanecen en la frontera a la espera de noticias positivas para poder continuar su camino, que comenzó en Ecuador, ha continuado por Colombia, Panamá y Costa Rica, antes de que Nicaragua, un aliado cubano, decidiera cerrar sus puertas.

El Gobierno costarricense ha comenzado a trabajar para garantizar la seguridad de los cubanos, y está negociando con Honduras para movilizar por barco a los migrantes rodeando Nicaragua, para que posteriormente puedan seguir su ruta por Guatemala y México y llegar así a su destino.

El canciller de Costa Rica, Manuel González Sanz, afirmó: “Se trata de establecer un corredor humanitario. Los países nos tenemos que poner de acuerdo y evitar que los migrantes caigan en manos de las redes, porque recordemos que el objetivo de los migrantes es llegar a Estados Unidos, y van a hacer todo lo posible por lograrlo”.

De momento, Costa Rica continuará dando los permisos para el paso por el país con la esperanza viva de que los países de la región lleguen a un acuerdo para garantizar el futuro de estas personas, quienes solamente buscan un mejor horizonte para sus familias, algo que seguirán haciendo con o sin la cooperación nicaragüense.

El 8 de diciembre, Belice rechazó la propuesta de Costa Rica para permitir el paso de los cubanos en su camino a Estados Unidos. El Gobierno beliceño emitió un comunicado asegurando lo siguiente: “En esta coyuntura, el Gobierno de Belice carece de la capacidad para asumir compromisos fuera de un acuerdo regional”, lo que dejaba claro que el tema había constituido una parte importante en la agenda del gabinete.

Manuel González expresó la molestia de su país con la decisión tomada en Belice. ”Sin duda, esta decisión complica significativamente la situación de los migrantes ubicados en Costa Rica y posterga su salida del territorio nacional”, declaró.

El Gobierno costarricense continuará negociando con países de la región para permitir la circulación de los migrantes, y pedirá también apoyo económico para poder darles el sustento necesario durante su estadía en el país. Ante las (hasta ahora) infructuosas negociaciones, el presidente Luis Guillermo Solís pidió a los cubanos que cesaran temporalmente su migración por Costa Rica y pidió tranquilidad para evitar llegar al punto en el que la desesperación desemboca en la violencia.

Mientras tanto, en Panamá cerca de 1,000 cubanos esperan poder entrar en Costa Rica, ahora también impedidos en este paso.

¿Cómo será el nuevo rumbo a la derecha de Venezuela?

¿Cómo será el nuevo rumbo a la derecha de Venezuela?

Corrupción en Argentina: Menem, Kirchner y los retos para Macri

Corrupción en Argentina: Menem, Kirchner y los retos para Macri