¿Cómo será el nuevo rumbo a la derecha de Venezuela?

¿Cómo será el nuevo rumbo a la derecha de Venezuela?

Mario Vallejo- El país de Bolívar se presentó masivamente para las elecciones parlamentarias el domingo de la semana pasada, dando un giro radical y rechazando el chavismo tras 17 años de lo mismo. Los resultados han puesto a temblar al Gobierno de Nicolás Maduro, que ve marcada la decisión del pueblo de tener un auténtico cambio tras sufrir muchas abatidas económicas. El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), el partido chavista, perdió la representación parlamentaria a manos de la oposición, representada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). El PSUV alcanzó el 32.93% con 55 representantes, y MUD obtuvo 65.27% con 109; a la representación indígena le fue adjudicado el 1.80% con 3. Esta derrota le hace perder al Gobierno el control de la Asamblea Nacional. La oposición, en su condición de mayoría de dos tercios, ahora tiene la capacidad de limitar el poder del PSUV y del propio Maduro.

Hubo pocos conflictos durante la jornada de la votación. Las urnas debían cerrar a las 6:00 pm; sin embargo, en un último intento por obtener votos, se extendió la jornada hasta las 9:00 pm. Pese a la prórroga, muy pocas personas más acudieron a las urnas, pues la decisión parecía tomada y las celebraciones ya comenzaban en varias calles de Caracas. Justo a la salida de algunos centros de votación estaban instaladas carpas donde se vendía comida y cerveza, y la música invitaba desde tempranas horas a celebrar la anticipada victoria de la oposición.

El presidente reconoció la derrota y aseguró que debe “venir una nueva etapa de la revolución bolivariana”, a la vez que prometía un trabajo arduo para salir adelante. Sin embargo, el Gobierno de Maduro no parece estar dispuesto a ceder su influencia. Ha empezado a obligar a la mayoría de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela a dimitir para poder nombrar a otros nuevos, cuyos mandatos durarán más que los de la nueva Asamblea; esto aparentemente para apuntalar los ideales de la revolución en el Gobierno. A este respecto, cabe señalar también que, pasadas las elecciones, en un acto con las Fuerzas Armadas, el presidente Maduro pidió a los militares que estuvieran preparados para “defender a la patria”, en unas declaraciones que no aseguran que esté dispuesto a aceptar los resultados de las urnas.

Desde antes de las elecciones, lo que tal vez ha sido un factor importante en los resultados, la división entre los chavistas se ha vuelto cada vez más evidente, especialmente mientras Nicolás Maduro se encuentre al frente del PSUV. Una gran parte de sus propios partidarios lo considera el responsable por la crisis del partido y de Venezuela en general.

La lucha para levantar la economía venezolana tendrá nuevos elementos y será la prioridad para la nueva cámara. Por su parte, Maduro responsabiliza a los opositores y a los Estados Unidos de provocar la crisis como una estrategia para derribar al chavismo. Sin embargo, el pueblo venezolano no parece respaldar la teoría de Maduro, pues BBC Mundo reporta que, según encuestas, entre el 60 y el 65% de la población asegura que el Gobierno es el único responsable de la crisis económica.

Al parecer, el modelo socialista de Chávez ha llegado a su punto más bajo, y ahora debe cambiar, o de lo contrario quedará únicamente como un capítulo en la historia de la izquierda en América Latina. Pero dentro del partido no se ve en el horizonte un líder que pueda tomar las riendas y enderezar la situación. Incluso se espera que la situación de división aumente y el oportunismo provoque el surgimiento de nuevas corrientes dentro del partido.

 

Retos de la oposición
  • Relación con Nicolás Maduro: ante la amenaza de que el Gobierno de Maduro se resista a sus propuestas, se debe preparar una estrategia para evitar una parálisis institucional que incrementaría los problemas.
  • Necesidad de un líder: una vez superado el primer reto, surge la necesidad urgente de un líder para hacer frente a Nicolás Maduro. El próximo año se puede impulsar un referendo revocatorio contra Nicolás Maduro, y también modificar el tema de la duración del periodo electoral y limitar la reelección, que de momento es indefinida.
  • Asimilar los resultados: es evidente que una gran parte de los votantes decidieron no apoyar a la oposición, sino simplemente dar la espalda al partido de Maduro, aunque la imagen de Hugo Chávez sigue vigente. De cara a lo que viene para Venezuela se debe asimilar esto rápidamente y dar la razón al pueblo.

 

El chavismo permanecerá con vida mientras la imagen de Chávez siga siendo importante para sus seguidores. Pero muchos de ellos también han demostrado con su voto que castigarán a los líderes chavistas que no consideran la mejor opción para Venezuela. De todas formas, se anticipa que, a partir de estas elecciones, el chavismo dejará de existir en su forma actual. La forma nueva que tome será determinada por la disposición de los políticos chavistas de escuchar la voz del pueblo y demostrar flexibilidad, aspectos en los que últimamente no han destacado.

El valor del voto latino en Estados Unidos

El valor del voto latino en Estados Unidos

Costa Rica, ¿un alto en el camino de miles de cubanos?

Costa Rica, ¿un alto en el camino de miles de cubanos?