Crece la cultura del miedo tras el ataque en San Bernardino

Crece la cultura del miedo tras el ataque en San Bernardino

Mario Vallejo- El ataque la semana pasada en San Bernardino, California, tras lo sucedido en Iraq, Líbano y Francia, ha puesto nuevamente al Estado Islámico bajo el ojo de todo el mundo. Un saldo de 14 muertos y cerca de 20 heridos fue el resultado del ataque en el Inland Regional Center, una organización que trabaja con personas discapacitadas en San Bernardino. Syed Farook, un estadounidense de 28 años, y su esposa, Tashfeen Malik, de 27, han sido señalados como los autores del ataque; tras ser perseguida por la policía de Los Ángeles, la pareja se detuvo y fue abatida durante el enfrentamiento.

Además del tiroteo, se encontraron tres artefactos explosivos que no fueron detonados y que hubiesen aumentado la magnitud de la catástrofe. Los testigos aseguran que los individuos ingresaron al centro vestidos de militares, con armas pesadas, dispuestos directamente a realizar el ataque. Se descubrió después que llevaban consigo 1,600 balas, y en su vivienda había 2,500 más para rifle de asalto y 2,000 para pistola.

El sábado, en una emisión radial, miembros del Estado Islámico reconocieron que el atentado en San Bernardino fue llevado a cabo por seguidores del grupo. “Dos partidarios del Estado Islámico atacaron hace varios días un centro en la ciudad de San Bernardino en el estado de California”, citaba el boletín radial, que también confirmó la muerte de los dos atacantes, a los cuales esperan, según el comunicado, que “Dios acepte como mártires”.

Se ha dado a conocer que Malik juró lealtad eterna al Estado Islámico a través de una cuenta falsa de Facebook que podría vincular a más personas. El FBI dijo estar al corriente de la situación e investigando todos los hilos. Pese a que el Estado Islámico se responsabilizó del atentado, aún se desconoce si en realidad ellos fueron los autores o simplemente quieren acreditarse la autoría. Y sobre todo, ¿por qué se eligió el Inland Regional Center, en una comunidad tan pequeña y pacífica como San Bernardino?

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió a la población no dejarse llevar por el miedo tras lo sucedido en San Bernardino. Obama dijo que “la libertad es más poderosa que el miedo”, y sin ocultar que la amenaza terrorista es una realidad y que ha alcanzado un nuevo nivel, aseguró también que esto no detendría la lucha contra el Estado Islámico o cualquier otro grupo que busque hacer daño a personas inocentes.

Según la Casa Blanca, las relaciones con los países aliados se estrecharán para intensificar la lucha contra el terrorismo, y se enviará armamento y militares a cualquier país que lo necesite. Además, en Medio Oriente se realizará asesoramiento para acelerar las operaciones especiales en la zona.

Entre la población estadounidense, algunos consideran que Obama desestimó al Estado Islámico tras los ataques en Iraq, Líbano y Francia, y creen que se debió dar una mayor relevancia al tema del terrorismo. El precandidato presidencial republicano, Donald Trump, ha declarado: “Cuando vemos a Obama decir que el calentamiento global es nuestro primer problema, nos dice que no entiende absolutamente nada”.

Los musulmanes en Estados Unidos temen una reacción en su contra luego de que el Estado Islámico se responsabilizara de las muertes en San Bernardino. Son conscientes de que han sido señalados por mucho tiempo por su religión y que estos últimos hechos empeorarán esa realidad. Muchos estadounidenses y europeos no distinguen entre militantes islamistas radicales y la religión del Islam, la cual no tiene ningún vínculo con el Estado Islámico, Al Qaeda y otros grupos extremistas.

Además de la lluvia de desprecio en algunos medios de comunicación y de la población en general, Donald Trump ha propuesto que se militaricen las mezquitas y que se obligue a los musulmanes a registrarse ante el Gobierno estadounidense. Tras la propuesta de Trump, algunos musulmanes han comenzado a nombrar este comportamiento como “islamofobia”, pues hace eco de los campamentos de internamiento de los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial, y lamentan que esta forma de discriminación sea aceptada por la sociedad estadounidense.

Cumbre de París, la guerra mundial por el medio ambiente

Cumbre de París, la guerra mundial por el medio ambiente

Perdura la desigualdad económica en Estados Unidos

Perdura la desigualdad económica en Estados Unidos