Matrimonio Infantil: ¿una práctica cultural o una violación de los derechos humanos?

Matrimonio Infantil: ¿una práctica cultural o una violación de los derechos humanos?

Cristina Jácome- Según el Fondo Internacional de Emergencia de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), actualmente más de 700 millones de mujeres en el mundo fueron casadas siendo niñas (1 de cada 3 de ellas antes de los 15 años). Eso es casi como toda la población femenina de China. El matrimonio infantil, considerado como cualquier unión formal o informal antes de los 18 años, se aplica a niños y niñas, pero a las niñas les afecta de manera desproporcionada. De acuerdo a las estadísticas de UNICEF, las zonas que tienen más alta prevalencia de matrimonios infantiles son el sur de Asia, África subsahariana, África central, el Medio Oriente y hasta algunos países de Latinoamérica. Las razones que contribuyen a esta costumbre son muchas, principalmente la pobreza, las normas culturales, el bajo nivel educativo y la desigualdad de género. Las principales consecuencias de la misma son que las niñas dejan de estudiar, ponen en riesgo su salud al quedarse embarazadas a tan temprana edad, tienen más riesgo de sufrir violencia doméstica, se separan de sus familias (lo que afecta a su ambiente social) y limitan sus perspectivas de trabajo y su futuro en general.

La India, específicamente, es el país en donde más matrimonios infantiles se realizan. De acuerdo al Consejo de Relaciones Exteriores (Council of Foreign Relations), 40 % de los matrimonios infantiles tienen lugar en ese país. Muchos padres casan a sus niñas para asegurar su virginidad en el momento del matrimonio, lo cual les da honor familiar. Además, si el objetivo es casarlas a temprana edad, y tienen que pagar el dote, no le ven sentido a gastar aún más en educarlas.

El Gobierno de India está tratando de combatir el matrimonio infantil bajo el Acta de Prohibición del Matrimonio Infantil de 2006, que castiga a quienes promueven y realizan esos matrimonios con prisión o una multa de 100,000 rupias ($1,800 dólares). Esta ley, aunque importante, no ha garantizado cambios drásticos en India. Muchas familias hacen todo lo posible para mantener esta tradición, pues forma parte de su cultura y la pasan de generación en generación. Si es necesario, en ocasiones hasta ocultan las edades de los niños y realizan estos casamientos en la noche y con mucha discreción.

A nivel mundial, se han impulsado convenciones y agencias de las Naciones Unidas que son instrumentos de los derechos humanos y que hacen referencia al matrimonio infantil, como la Convención de los Derechos del Niño (1989), la Convención de la Eliminación de todas la formas de Discriminación en contra de las Mujeres (1979) y la Conferencia Internacional en Población y Desarrollo (1994). En estas convenciones se ha condenado el matrimonio infantil, pero no fue hasta septiembre de 2013 cuando el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas adoptó la primera resolución sobre el matrimonio infantil y el matrimonio a la fuerza. Presentada por un grupo de 107 países, esta resolución reconoció que la práctica del matrimonio infantil y el matrimonio forzado “constituye una violación, abuso o impedimento de los derechos humanos” y “es un impedimento no solo en lo económico, legal, de salud y de estatus social de las mujeres y niñas, sino también para el desarrollo de la comunidad en general”.

Aunque estas convenciones no se traducen en cambios tangibles e inmediatos, sí marcan un cambio en la mentalidad y en la conciencia de los Gobiernos para prestar atención a este tema de tanta importancia. Guatemala, por ejemplo, ha dado un gran salto al aprobar una ley que eleva la edad mínima para el matrimonio de 14 a 18 años de edad, el comienzo de un cambio significativo en un país que tiene uno de los índices más altos de matrimonio infantil en Centroamérica. Esta costumbre social suele darse más entre los grupos indígenas mayas en Guatemala, quienes componen el 41 % de la población y que mayormente viven en las zonas rurales, de acuerdo al Ministerio de Educación del país. Además, tienen poco acceso a servicios básicos, mucha pobreza y pocas oportunidades para estudiar. Las presiones financieras hacen que las familias de estas niñas las obliguen a casarse a temprana edad, y por ende a dejar los estudios. Se espera que tengan hijos rápidamente después del matrimonio, lo cual hace que la mortalidad materna sea muy alta en este país.

Hasta ahora, el Gobierno de Guatemala no se había esforzado mucho para erradicar el matrimonio infantil. “Es un paso realmente importante” dijo Christa Stewart, de la organización Equality Now, sobre la nueva ley, “pero implementar completamente la ley requiere de un cambio cultural, de jueces entrenados y de llegar a las áreas remotas”.

Estas medidas son un buen comienzo, pero si no se hace algo más para frenar esta tendencia, las proyecciones de UNICEF muestran que para el año 2050 habrá alrededor de 1,200 millones de matrimonios infantiles. El esfuerzo que se haga el día de hoy puede ayudar no solo al futuro de estas niñas, sino al progreso económico y social de todos los países de la Tierra.

Batalla por las Acciones Ejecutivas de Obama irá a la Corte Suprema de los Estados Unidos

Batalla por las Acciones Ejecutivas de Obama irá a la Corte Suprema de los Estados Unidos

El Estado Islámico siembra el terror

El Estado Islámico siembra el terror