Elecciones 2016: ¿Quién es el merecedor de la silla?

Elecciones 2016: ¿Quién es el merecedor de la silla?

Iralee Acosta- En Estados Unidos la campaña presidencial 2016 sigue su curso y, como en todo, mientras unos suben otros bajan. El pasado 10 de noviembre se llevó a cabo en Milwaukee, Wisconsin, el cuarto debate republicano. Asimismo, el 14 de noviembre tuvo lugar el debate demócrata en Des Moines, Iowa, justo un día después de los ataques terroristas en París, que cambiaron el rumbo del mismo. Mientras que los candidatos republicanos apuntaron al tema de la economía, los demócratas se enfocaron en cuestiones de seguridad nacional y técnicas para combatir el terrorismo, aunque ambos partidos tocaron el tema de la inmigración, como es de esperarse en cada debate. Hillary Clinton declaró que en esta elección “no se trata solo de elegir a un presidente, sino al próximo comandante en jefe”. Por su parte, Bernie Sanders aseguró que la inestabilidad en el Medio Oriente tiene que ver con la intervención de Estados Unidos en Irak, además de insistir en que corresponde a los países musulmanes estar al frente de la guerra contra los extremistas. Del mismo modo, Martin O’Malley agregó que la política exterior de Estados Unidos no puede seguir ocupándose de derribar a los opresores.

Pese a que se cuestionaron las acciones de Clinton por haber apoyado la guerra contra Irak en 2003, y el posterior abandono del país durante la administración de Obama, los tres candidatos estuvieron de acuerdo en que Estados Unidos no está en guerra contra el Islam ni contra los musulmanes, sino contra el extremismo violento.

En cuanto al tema de inmigración, Clinton y O’Malley siguen declarándose a favor de una reforma migratoria enfocada a la ciudadanía. Por esta razón, el exgobernador de Maryland criticó fuertemente las ideas del aspirante republicano, Donald Trump, como la de construir un muro entre México y Estados Unidos. O’Malley tachó al magnate de “charlatán carnavalesco que ataca a los inmigrantes”, al mismo tiempo que indicó: “Nuestro símbolo es la Estatua de la Libertad, no es una valla con alambre de púas”.

Sanders y Clinton también se han declarado comprometidos con la reforma migratoria; Sanders, por su parte, propone desarmar “la máquina de deportación” y legalizar a los indocumentados que lleven más de cinco años residiendo en el país, mientras que la campaña de Clinton promete defender las acciones ejecutivas de Obama y buscar “un camino pleno y equitativo a la ciudadanía, en lugar de un estatus de ‘segunda clase’ como han propuesto los republicanos”.

Por supuesto, los republicanos también abordaron el tema de inmigración en su debate. Al parecer, Marco Rubio volvió a destacar luego de que incluyera su historia como hijo de padres inmigrantes en la mayoría de las preguntas relacionadas con la materia. Por su parte, Ted Cruz acusó a quienes lo califican como un aspirante “antiinmigrante” de ser demasiado ofensivos, y declaró: “Los demócratas se ríen..., porque si los republicanos se unen a los demócratas como el partido de la amnistía, vamos a perder”.

En el tema de política exterior Cruz se mantuvo neutro, mientras sus oponentes, Rand Paul y Marco Rubio, debatían al respecto. El senador por Kentucky cuestionó al senador de Florida si el invertir miles de millones de dólares en el Ejército estadounidense para intervenir en otros países era una idea verdaderamente conservadora. “No puedes ser un conservador si vas a seguir promoviendo programas nuevos por los cuales no vas a pagar”, aseguró Paul. Ante esto, Rubio respondió: “Ni siquiera podemos tener una economía si no estamos seguros [...] Sé que el mundo es un lugar más seguro y mejor cuando Estados Unidos es la potencia militar más fuerte del mundo”. Como era de esperar, esta respuesta fue aplaudida por muchos; no obstante, quienes desaprueban la intromisión de este país en territorio extranjero no estuvieron de acuerdo.

Por otro lado, Ben Carson se ha mantenido ciertamente reservado en todos los temas tratados a lo largo de la campaña electoral; quizás sea la razón que lo ha llevado a ascender en las encuestas. Al final de la noche, logró mostrarse realmente involucrado con la gente y las diferentes problemáticas de este país cuando comentó: “En las dos horas que ha durado este debate, cinco personas han muerto por causa de las drogas, 100 millones de dólares han sido agregados a nuestra deuda nacional, 200 bebés han sido asesinados por personas que practican el aborto y dos veteranos se han quitado la vida a causa de la desesperanza. [...] Esta es una narrativa que podemos cambiar, no nosotros los demócratas, no nosotros los republicanos, sino las personas de Estados Unidos, porque esta nación tiene algo especial. Debemos aceptarla, sentirnos orgullosos de ella y nunca descuidarla en beneficio de la corrección política”.

Jeb Bush y John Kasich siguen mostrándose un tanto débiles ante sus opositores. Sin embargo, en este debate atacaron a Donald Trump y sus ideas de crear un muro fronterizo y la de una deportación masiva.

Mientras el magnate declaraba: “Construiremos el muro fronterizo y si piensan que no funcionan los muros, pregúntenle a Israel”, Kasich, el gobernador de Ohio, respondía: “En 1986 Ronald Reagan dijo que millones de inmigrantes sin papeles podían quedarse, pero no hicimos un muro ni controlamos la frontera. Es verdad que tenemos que controlarla, pero si alguien aquí piensa que vamos a buscar en sus casas y deportar a 11 millones de personas que son respetuosas con las leyes, sin pensar en sus familias e hijos, están muy equivocados”.

Al respecto, Bush también indicó que no está de acuerdo con los planes de Trump, puesto que atentan contra los valores del país, y agregó: “Creo que en estos momentos en la campaña de Clinton se están felicitando unos a otros... Necesitamos un plan más práctico de cómo resolver este asunto, cómo dar un estatus legal y apropiado a los indocumentados”. Esta intervención (tal vez sorpresivamente), fue el momento de mayores aplausos para el exgobernador de Florida.

Definitivamente, quien a pesar de haber sido una de las participantes más efectivas del debate republicano no supo tomar ventaja de ello, fue Carly Fiorina. La aspirante a la Casa Blanca demostró ser una experta en cuanto a los temas de política exterior; sin embargo, al cuestionársele sobre las medidas que tomaría para ratificar la posición del país frente a las agresiones de Rusia, la republicana se quedó muda.

Días después del debate, y luego de los ataques terroristas en París por parte de ISIS, los republicanos se manifestaron al respecto. El partido conservador se opone por completo a dar refugio a los cientos de miles de sirios que huyen de la guerra que hay en su país, por temor a que pueda haber terroristas infiltrados entre ellos.

“Nuestro presidente quiere acoger a 250,000 personas de Siria. Se tiene que estar loco. [...] Todos tenemos corazón y todos queremos que la gente esté a salvo y todo eso, pero algunos de ellos van a traer problemas, grandes problemas”, señaló Donald Trump en un acto popular celebrado en Beaumont, Texas, en el que se guardó un minuto de silencio en honor a las víctimas del pasado 13 de noviembre.

Además, aprovechó el momento para enfatizar la importancia de la legalización de las armas. “Miren a París, ustedes ya lo saben, tienen las leyes más duras del mundo en posesión de armas, nadie tiene armas excepto los malos, nadie... [Y] les voy a decir algo: uno puede decir lo que quiera, pero si les permitieran tener armas, si los nuestros tuvieran armas, la situación hubiese sido muy diferente”, aseguró el magnate. Para él, este fue un factor determinante para que los yihadistas pudieran llevar a cabo sus planes.

Por su parte, Jeb Bush señaló que se debería declarar la guerra al Estado Islámico hasta derrotarlo. Asimismo, dijo estar a favor de ayudar a los individuos que están siendo masacrados en Siria, pero no trayéndolos a Estados Unidos, sino creando zonas seguras para ellos dentro de su propio país. “¿Quiénes, si no nosotros? ¿Quiénes cuidarán de los cristianos que ahora mismo están siendo completamente desplazados?”, indicó el aspirante a la presidencia.

Ciertamente, este es un tema extremadamente delicado, razón por la que se ha convertido en un dilema tanto para nuestros mandatarios como para los aspirantes a serlo. En este aspecto, todos los puntos de vista son válidos. Si tan solo el 1 % de los refugiados acogidos por Estados Unidos tuviera conexiones con los terroristas islámicos, traería consigo tragedia. No obstante, lo humanamente correcto sería socorrer a quienes más lo necesitan, si está en nuestras manos.

El 15 de diciembre se llevará a cabo en Las Vegas el próximo debate republicano y el 19 de diciembre en Manchester será el demócrata. Sin duda alguna, los aspirantes a la Casa Blanca tendrán una nueva oportunidad para demostrar quién podría llevar mejor las riendas de este país y, por ende, quién sería el merecedor del trono.

Desigual respuesta de los medios sociales ante los últimos atentados terroristas

Desigual respuesta de los medios sociales ante los últimos atentados terroristas

Batalla por las Acciones Ejecutivas de Obama irá a la Corte Suprema de los Estados Unidos

Batalla por las Acciones Ejecutivas de Obama irá a la Corte Suprema de los Estados Unidos