Desigual respuesta de los medios sociales ante los últimos atentados terroristas

Desigual respuesta de los medios sociales ante los últimos atentados terroristas

Nuria García Murcia- No cabe duda de que los atentados en París que el pasado viernes 13 de noviembre acabaron con la vida de 130 personas son una verdadera tragedia. Las muestras de solidaridad daban la vuelta el mundo, y Facebook se llenaba de banderas francesas. Pero un día antes, otro ataque reivindicado por el Estado Islámico tuvo lugar en Beirut; en él murieron 43 personas y otras 239 resultaron heridas. Además, en enero de este 2015 centenares de nigerianos perdieron la vida en la masacre de Baga y 147 lo hicieron en un ataque en una universidad al noreste de Kenia. En Malí el pasado viernes, hubo un ataque en un hotel ubicado en la capital, Bamako, frecuentado por turistas occidentales; se ha saldado la vida de 20 personas. Aunque este último acto terrorista ha recibido mayor atención mediática, los atentados de París se han cubierto de un modo casi inigualable, como no se había hecho desde los del 11 de septiembre y los de Londres de 2005. La reacción a los ataques de París han dado lugar a que se cuestione cómo los medios sociales influyentes interpretan el duelo. Por ejemplo, si Facebook es una red social tan relevante y utilizada por millones de usuarios en todo el mundo, ¿por qué no se dio la posibilidad de poner la bandera keniata en memoria de los 147 estudiantes asesinados por al Shabaab en abril? ¿Acaso algunas víctimas del terrorismo son más valiosas que otras? ¿Por qué los medios prestan más atención a algunos desastres que a otros?

Las quejas de miles de usuarios no tardaron en llegar, y se le preguntó a Mark Zuckerberg, el director ejecutivo de Facebook, por qué a las tragedias de Occidente se les da más importancia que a otras que tienen lugar en países más desfavorecidos. Las críticas señalaron que Facebook prendió la opción del chequeo de seguridad —con la que los usuarios pueden indicar que están a salvo en caso de un desastre— para sus usuarios parisinos, pero no en el Líbano u otros lugares donde sucedieron ataques.

En respuesta, Zuckerberg afirmó que ofrecería esta opción para otras catástrofes en un futuro, pero no clarificó si también se dará la opción de mostrar solidaridad con un país cambiando el color de la foto de perfil. Un famoso bloguero de Kenia, Morris Kiruga, conocido como Owaahh, ha declarado que las reacciones de los keniatas en Twitter pasaron de ser de apoyo a lo sucedido en París a dejar ver un sentimiento de injusticia una vez que Facebook comenzó a viralizar la bandera, pues ellos no tuvieron esa opción en abril. Owaahh recuerda además que, el pasado año, 7,000 personas perdieron la vida en Nigeria a manos del grupo islamista Boko Haram, y que a diario lo hacen en países como Siria o el Líbano.

Otra muestra clara de la selectividad de la conmiseración mundial es que, a principios de este año, 2,000 personas fueron asesinadas en la ciudad nigeriana de Baga, pero el mundo reservó su solidaridad para París, que pocos días después sufrió el ataque a las oficinas del diario satírico Charlie Hebdo, en el cual murieron 12 personas. De nuevo, los mass media del mundo se volcaron en Occidente, y entonces también fueron acusados de dar más valor a las muertes de Francia que a las del noreste de Nigeria. Las razones para justificar por qué el evento nigeriano había pasado tan desapercibido de la cobertura internacional fueron la remota ubicación de la tragedia y lo poco novedoso de atentar contra un país como Nigeria. ¿Nos hemos preguntado cómo se siente la gente de Nigeria, viviendo aterrorizada cada día, al oír que su tragedia no nos importa solo porque simplemente no es nueva?

Algo tan sencillo como los hashtag #147notjustanumber y #bringbackourgirls humanizaron los eventos de Nigeria y Kenia, y los impulsaron a nivel mundial. Fueron campañas sociales con éxito que impregnaron al mundo de solidaridad. A medida que aumentan las tragedias y las comparativas crecen en Internet, se hace más hincapié en que las campañas de los medios sociales deberían servir para que prestemos atención a todas las víctimas del terrorismo sin importar de dónde sean.

El futuro de Argentina, en manos de Macri

El futuro de Argentina, en manos de Macri

Elecciones 2016: ¿Quién es el merecedor de la silla?

Elecciones 2016: ¿Quién es el merecedor de la silla?