Rusia y Estados Unidos, posturas enfrentadas en el conflicto sirio

Rusia y Estados Unidos, posturas enfrentadas en el conflicto sirio

Mario Vallejo­- Ahora que Rusia ha intervenido en la guerra en Siria para apoyar a las fuerzas del presidente Bashar al-­Assad y ya que, junto a Estados Unidos, provee el 90% de las armas con las que actualmente se desarrolla el conflicto, este no parece estar cerca a terminar. Desde el comienzo de la guerra en 2011, Rusia ha sido el aliado del Gobierno de al-­Assad, y ha colaborado militar y diplomáticamente con él, si bien no se ha involucrado directamente hasta este año. El Pentágono, en Estados Unidos, teme que esta sea una alianza que pueda perjudicar sus intereses en la región y, sobre todo, sus esfuerzos por apoyar a la oposición.

Por su parte, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, declaró en su momento: "No nos estamos esforzando para cualquier tipo de liderazgo sobre Siria, Siria solo puede tener un líder. [...] Nuestro objetivo es hacer una contribución en la lucha contra el terrorismo, que es peligroso para los Estados Unidos, para Rusia y para los países europeos, y, sin exagerar, para el mundo entero".

Si bien ambos países están de acuerdo en que el terrorismo es el enemigo común, los estadounidenses van más allá y señalan a al-­Assad como parte del problema, pues lo acusan de los escalofriantes ataques químicos en Siria en 2013, en los que murieron miles de personas, incluyendo niños, sorprendidos por bombardeos en plena mañana.

Rusia también tiene un concepto diferente de cómo definir ‘terrorista’ en Siria, puesto que no distingue entre los grupos moderados apoyados por Estados Unidos, como el Ejército Libre Sirio, y los grupos extremistas, como el Estado Islámico y el Frente al-­Nusra, quienes aprovecharon del caos para entrar en el conflicto. El hecho de que los aliados de Estados Unidos, supuestamente por obligación, hayan trabajado en ocasiones junto a estos grupos no ha ayudado a los Estados Unidos en su argumento contra Rusia.

Siria ha permanecido los últimos cinco años en estado de guerra permanente. Lo que empezó como una lucha por igualdad de condiciones ha llevado a la muerte de cientos de miles de personas, y ha afectado a millones que permanecen en la línea de fuego o han tenido que emigrar, muchas de ellas sin lograr encontrar un futuro mejor.

La crisis es tal que muchas mujeres embarazadas no pueden dar a luz en los hospitales, pues estos han sido o podrían ser atacados. De igual manera, el sistema es insuficiente para dar atención a todas las personas afectadas por la constante ola de violencia. Según UNICEF, dos de cada tres hospitales en Siria no están operativos, y la mitad de los doctores se han ido del país.

Esta situación ha llevado irremediablemente a masivas migraciones de personas que intentan escapar de la violencia en su país. Según revela UNICEF, cerca de 4 millones de sirios se encuentran refugiados en Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto, mientras que más de 400 mil personas viven en estado de sitio y más de 7 millones de niños requieren de ayuda. La necesidad de agua, alimento y seguridad ha obligado a los ciudadanos a salir a otros países, sobre todo para proteger a los niños. La mitad de los refugiados en países vecinos son precisamente niños, de los cuales 142,479 nacieron como refugiados. De regresar a sus países en un futuro, estos niños permanecerían privados de la escuela, misma que no existe desde que inició este conflicto. Por eso, millones de ellos crecerán con la guerra como el único hecho histórico que conocen de su país.

El pueblo sirio urge de ayuda, y mientras el conflicto interno lo agobia, surge el interrogante de si será simplemente olvidado dentro de un conflicto mayor entre dos potencias mundiales.

California y Nueva York comprometidos con la salud de los inmigrantes

California y Nueva York comprometidos con la salud de los inmigrantes

Los presidentes de Corea del Sur y Estados Unidos se reúnen nuevamente

Los presidentes de Corea del Sur y Estados Unidos se reúnen nuevamente