Nueva luz sobre los crímenes de Pinochet

Nueva luz sobre los crímenes de Pinochet

Nuria García Murcia-­ En septiembre de 1973, el presidente chileno Salvador Allende fue acusado de violar la Constitución durante su mandato, y mediante un golpe militar fue depuesto y asesinado junto a su gabinete de ministros. El mando militar, bajo las órdenes de Augusto Pinochet, se hizo con el control del país. Los partidos de la oposición quedaron prohibidos, miles de chilenos fueron asesinados y la CIA responsabilizó de la masacre a los movimientos radicales. La historia es conocida mundialmente, al igual que es incuestionable el rol que Estados Unidos jugó en aquel golpe de estado y la posterior dictadura. El país norteamericano prefería a Pinochet en lugar de Allende, quien se había convertido en una figura representativa del movimiento socialista democrático en América Latina que Estados Unidos buscaba frenar.

Alrededor de 3,000 personas desaparecieron durante el régimen de Pinochet, desde 1973 hasta 1990, presuntamente asesinadas por el gobierno militar, y otras 40,000 fueron detenidas y torturadas. Entre las víctimas estuvo Orlando Letelier, que había ocupado altos cargos durante la presidencia de Allende; fue aprisionado y torturado ya en los primeros momentos del golpe. Tras ser liberado gracias a la presión internacional, se exilió a Estados Unidos, donde se convirtió en un activo opositor a la dictadura. En 1976 fue asesinado junto a su colega Ronni Karpen Moffitt, de 25 años. Una bomba hizo estallar su coche en la avenida Massachusetts de Washington DC.

Todo el mundo sabía que Pinochet estaba detrás del ataque, pero gracias a unos documentos desclasificados que habían permanecido ocultos hasta ahora, la verdad acerca del caso Letelier Moffitt por fin se ha podido comprobar. El material, que también incluye informes de la CIA, fue entregado en mano por el secretario de estado estadounidense John Kerry a la presidenta chilena Michelle Bachelet, quien también fue torturada durante el régimen de Pinochet.

Entre estos documentos se encuentra una carta de 1987 del secretario de estado George Schultz al presidente Ronald Reagan, informándole de las pruebas evidentes que apuntaban a Pinochet como responsable principal de la muerte de Letelier y Moffitt. También revelan que Pinochet intentó encubrir su participación en el atentado, planeando eliminar al jefe de la policía secreta que lo había materializado, Manuel Contreras.

El hijo de Orlando Letelier, Juan Pablo, diplomático chileno, afirmó a varios medios de comunicación poco después de la entrega de los documentos que este es un informe concluyente de la responsabilidad de Pinochet en el asesinato.

Augusto Pinochet murió en diciembre de 2006 sin enfrentarse a un solo juicio. Los esfuerzos de familiares de víctimas, activistas de los derechos humanos y abogados observan hoy, gracias a este material, cómo finalmente la historia hace justicia en este y otros casos, aunque solo sea poniendo la verdad sobre la mesa.

Los documentos desclasificados muestran además la gran influencia que Estados Unidos tuvo en la puesta en escena de Pinochet. Aparentemente, el entonces secretario de estado, Henry Kissinger, asistió de forma directa a Pinochet incluso después de conocer sus sucesivas violaciones de los derechos humanos. El presidente norteamericano, Richard Nixon, deseaba frenar el comunismo en Chile a toda costa, y le importaba mucho el éxito de la dictadura. En un comunicado a Pinochet, Kissinger destacó que deseaba “ver cómo sus alianzas mejoraban”.

Kissinger ha sido recientemente acusado por su vínculo con los hechos de 1973 contra Allende, además de por otras violaciones de los derechos humanos. A pesar de todas estas acusaciones, es importante recordar que tambien en 1973 Henry Kissinger recibió el Premio Nobel de la Paz por sus negociaciones a favor del alto el fuego en Vietnam. Siendo optimistas, podemos confiar en que, a través de la verdad, se llegue a una conclusión que ayude a Estados Unidos a aprender de sus acciones pasadas y no volver a participar en una sanguinaria dictadura como fue la de Pinochet en Chile.

Los presidentes de Corea del Sur y Estados Unidos se reúnen nuevamente

Los presidentes de Corea del Sur y Estados Unidos se reúnen nuevamente

Se vende la democracia en Estados Unidos

Se vende la democracia en Estados Unidos