Los debates políticos continúan; ahora les toca a los demócratas

Los debates políticos continúan; ahora les toca a los demócratas

Iralee Acosta­- Conforme avanza la campaña presidencial, disminuye el número de aspirantes a la Casa Blanca. Este mes se llevarán a cabo los debates de ambos partidos, donde la lista de los demócratas es más corta que la de los republicanos, quienes incluso tuvieron que agendar dos debates para una misma noche. El debate del Partido Demócrata, patrocinado por la cadena CNN, será la noche del martes; mientras que los del Partido Republicano, transmitidos por la CNBC, tendrán lugar el día 28 de este mes. Para decidir la elegibilidad de los candidatos para subir al escenario, la CNBC utiliza las encuestas nacionales que hayan sido publicadas entre el 17 de septiembre y el 21 de octubre. Contrario a sus predecesoras, la CNBC manejará solamente los sondeos realizados por Bloomberg y las principales cadenas de noticias, como NBC, ABC, CBS, FOX y CNN.

Para poder aparecer en algún segmento, los aspirantes deben contar con, al menos, el 1% de la puntuación de las encuestas mencionadas anteriormente. Para aparecer en el debate de las 8 p. m., que es el que cuenta con más audiencia, los candidatos deben tener un 3% en promedio, aplicando un redondeo a los que cuenten con 2.5% o más. Aquellos republicanos que tengan un porcentaje menor a este serán invitados a aparecer en el debate de las 6 p. m.

Hasta el momento, únicamente cuatro encuestas califican. De acuerdo con estas, Jim Gilmore y Lindsey Graham serían los únicos conservadores que no tendrían el privilegio de participar en la disputa. En el debate menor, participarían Bobby Jindal, George Pataki y Rick Santorum; en el debate principal estarían Donald Trump, Ben Carson, Carly Fiorina, Marco Rubio, Ted Cruz, Jeb Bush, Chris Christie, John Kasich, Ron Paul y Mike Huckabee.

Uno de los temas primordiales será, como en toda campaña electoral de las últimas décadas, el de inmigración. Respecto a esto, el senador de Arizona y exaspirante a la silla presidencial, John McCain, aseguró que su partido no ganará las próximas elecciones si no aprueba la reforma migratoria. “Si el nominado republicano no apoya una reforma migratoria integral y una política de seguridad fronteriza, no tenemos posibilidad de derrotar a Hillary Clinton y ganar la Casa Blanca en 2016”, afirmó. El punto de vista de McCain concuerda con el de su compañero republicano, Lindsey Graham, quien sostiene que Donald Trump solamente está haciendo más larga la distancia entre los republicanos y los latinos. Aun así, la mayoría de los candidatos de este partido está a favor de una propuesta antinmigrante.

Por otra parte, los conservadores retomarán el tema de la planificación familiar. Cabe recordar que este fue uno de los puntos de discusión cuando, en días pasados, se aprobara el presupuesto temporal que evitó el cierre de Gobierno.

Definitivamente, los republicanos deberán incluir en su debate el tema sobre el control de armas, en el que los candidatos demócratas se aplican ya. Luego de que en días pasados se produjera una tragedia más, en la que un joven de 26 años, Chris Harper Mercer, irrumpiera en una universidad de Oregón y asesinara a tiros a nueve personas, es un asunto que no puede quedar de lado. Por este motivo, la aspirante demócrata favorita, Hillary Clinton, presentará en el debate de su partido una serie de propuestas para implementar un control de armas más estricto.

A Lincoln Chafee, gobernador de Rhode Island y también candidato demócrata, se le reconoce por enfocarse en la paz, tema que seguramente seguirá defendiendo. En días pasados, Chafee reprendió la política exterior de los EE. UU. y dijo: “Usemos la rama de olivo más seguido y no amenacemos con la guerra en todo momento”.

Jim Webb, senador de Virginia, también figura en la lista del debate demócrata. Sin embargo, se dice que cada día pierde popularidad por culpa de su temperamento pugnaz.

Mientras tanto, el gobernador de Maryland y también candidato presidencial demócrata, Martin O'Malley, planea reunirse con algunos trabajadores en Las Vegas, Nevada, ciudad donde se suscitará el debate, para discutir sus propuestas sobre incrementar el salario mínimo a 15 dólares por hora. Aunque, a decir verdad, no muchos conocen al candidato. Respecto a esto, su consejero, Bill Hyers, declaró que “la agenda que han propuesto no da a los votantes—nacionalmente y especialmente en los estados tempranos—amplia oportunidad de escuchar sobre otros candidatos demócratas para presidente”.

Finalmente, Bernie Sanders, quien sigue a Clinton en las encuestas, declaró que su estrategia para este debate es muy sencilla: se mostrará como es. Mencionará sus propuestas de enseñanza universitaria gratuita, un sistema de salud universal y un salario mínimo, al igual que O'Malley, de 15 dólares por hora. No obstante, el candidato asegura que no habrá mucha elaboración en su discurso.

Sin duda alguna, los republicanos y los demócratas tendrán mucho de qué hablar en sus debates, y oportunidades de sobra para poder mostrar al público cuál de ellos es la mejor opción para el país y para sus ciudadanos.

Crisis de refugiados en Europa: entre lo nacionalista y lo humanitario

Crisis de refugiados en Europa: entre lo nacionalista y lo humanitario

Alud en El Cambray II llama la atención sobre la vulnerabilidad de la zona

Alud en El Cambray II llama la atención sobre la vulnerabilidad de la zona