En el Sínodo de la Familia, la Iglesia tratará la homosexualidad y otros temas controvertidos

En el Sínodo de la Familia, la Iglesia tratará la homosexualidad y otros temas controvertidos

Mario Vallejo-­ El papa Francisco da por iniciado el Sínodo de la Familia, una reunión de un mes que tratará la sexualidad, el matrimonio y otras cuestiones familiares, temas que podrían marcar su papado. Lo que algunos conservadores miran como una reacción relajada por parte de Francisco hacia el respeto de los valores básicos de una familia, sobre todo en cuanto a la homosexualidad y al divorcio, ha provocado controversia. Precisamente estos son de los temas más relevantes que se valorarán en el Sínodo de la Familia. El debate en torno al divorcio es muy grande; el cardenal alemán Walter Kasper abrió la discusión sobre si dar la comunión a los católicos divorciados que se vuelven a casar fuera de la Iglesia, a lo que el cardenal de Guinea Robert Sarah respondió que es una oportunidad de ofrecer misericordia a la gente; sin embargo, esto lleva a que se les “hunda más en el mal.”

El nexo entre la familia y la Iglesia es para el papa algo fundamental, pues los valores familiares más puros hacen que una sociedad crezca bien y que sea “hermosa y verdadera”. Entre estos valores, en el catolicismo tradicional se destaca también la relación heterosexual como único concepto de matrimonio válido. Sin embargo, el papa ha declarado con gran repercusión que no es nadie “para juzgar” a una persona homosexual si esta es piadosa en todos los demás aspectos de su vida.

El día anterior al inicio del sínodo familiar, tuvo lugar un suceso que sacudió al Vaticano y dio un claro ejemplo de las divisiones en la Iglesia moderna: la declaración pública del sacerdote Krzysztof Charamsa de Polonia de ser homosexual y de tener pareja.

Más allá de las preferencias del sacerdote, lo que ha consternado a la Iglesia es la fecha que eligió para dar un anuncio tan grande. Al respecto, el portavoz vaticano, Federico Lombardi, ha dicho: “La elección de declarar algo tan clamoroso en la víspera de la apertura de sínodo resulta muy grave e irresponsable”.

Al momento de dar su anuncio, el ahora exsacerdote Charamsa ha abierto un nuevo capítulo en un amplio debate dentro de la Iglesia al declarar: “Quiero que la Iglesia y mi comunidad sepan quién soy: un sacerdote homosexual, feliz y orgulloso de mi identidad. Estoy preparado para pagar las consecuencias, pero es el momento de que la Iglesia abra los ojos y comprenda que la solución que propone, la abstinencia total de la vida y del amor, es inhumana).

Hasta el 25 de octubre, en el sínodo se tocarán estos y otros temas, incluyendo el divorcio. Sin embargo, a final de cuentas, será únicamente el papa Francisco quien decida el resultado doctrinal de la reunión.

Alud en El Cambray II llama la atención sobre la vulnerabilidad de la zona

Alud en El Cambray II llama la atención sobre la vulnerabilidad de la zona

La caza ilegal es el menor de los problemas en Zimbabue

La caza ilegal es el menor de los problemas en Zimbabue