¿De qué trata el "secreto" Acuerdo Transpacífico?   

¿De qué trata el "secreto" Acuerdo Transpacífico?   

Mario Vallejo- En Atlanta, representantes de 12 naciones diferentes acaban de llegar a un acuerdo; no ha sido muy sonado en los medios, pero podría representar una de las decisiones más importantes en las relaciones internacionales de este siglo. El Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP por sus siglas en inglés) es el primer tratado en incluir a tres continentes: Norteamérica, Sudamérica y Asia. Comprende las naciones que rodean el océano Pacífico: Canadá, Estados Unidos, México, Perú, Chile, Nueva Zelanda, Australia, Singapur, Malasia, Brunéi, Vietnam y Japón. Entre otras cosas, elimina las barreras arancelarias entre sus firmantes; de ahí el interés de muchas naciones por incorporarse.

Por otro lado, en algunos países se realizaron campañas para presionar a los Gobiernos para abstenerse de firmar el TPP, puesto que este se negocia en secreto y no existe mucha transparencia en cuanto al beneficio que tendría para las poblaciones de los países firmantes. Además, algunos países consideran que China (que no participa en el acuerdo actualmente) podría quedarse marginada, lo cual afectaría seriamente el mercado sudamericano.  

El proceso del TPP se inició en el año 2002 con una propuesta presentada en la Cumbre de Cooperación Económica Asia‐Pacifico en México. Nació en 2005 con Brunéi, Chile, Nueva Zelanda y Singapur, y en 2006 arrancó de manera oficial. El gran impulso lo ofreció Estados Unidos en 2008 al expresar su interés por incorporarse, según confirmó Barack Obama.

Aunque el acuerdo ya se ha firmado, según el representante de comercio estadounidense, Michael B. Froman, solamente representa “un primer paso importante”; falta su aprobación por el Congreso de Estados Unidos, donde ya enfrenta oposición de ambos partidos políticos.

Efectivamente, las dudas en torno a los efectos del TPP son mayúsculas. En primer lugar, se critica que podría dañar las relaciones por el incumplimiento de otros tratados previamente firmados. También existe el riesgo de que economías menores caigan en las garras de los poderosos y, por ende, en un estancamiento mayor, puesto que estos mercados grandes buscarán satisfacer sus necesidades a toda costa. Por ejemplo, las normas de propiedad intelectual en las que Estados Unidos insistió mantienen más largos los plazos de patentes de medicamentos, y podrían acabar subiendo el precio de estos en el resto de los países, complicando así el acceso a tratamiento para sus habitantes.

Bernie Sanders, el segundo candidato presidencial demócrata más popular por el momento, criticó el acuerdo rotundamente. “Este acuerdo sigue convenios fracasados con México, China y otros países con salarios bajos que nos han costado millones de trabajos y clausurado decenas de miles de fábricas en los Estados Unidos”, Sanders declaró.

Los diálogos entre Cuba y Estados Unidos no terminan todavía

Los diálogos entre Cuba y Estados Unidos no terminan todavía

Base de Guantánamo: el limbo entre lo político, lo jurídico y lo correcto

Base de Guantánamo: el limbo entre lo político, lo jurídico y lo correcto