Congreso evita cierre de Gobierno (por el momento)

Congreso evita cierre de Gobierno (por el momento)

Iralee Acosta- El pasado miércoles, el Congreso de Estados Unidos aprobó un presupuesto federal temporal hasta el 11 de diciembre para evitar el cierre de la mayoría de las agencias federales del Gobierno, que estaban financiadas solamente hasta el cierre del año fiscal, que terminaba el pasado 30 de septiembre. El Senado votó con 78 puntos a favor y 20 en contra; después la Cámara de Representantes votó con 277 a 151. El presidente de la cámara, John Boehner, quien previamente anunció que renunciará a su cargo el próximo 30 de octubre, tuvo que recurrir al respaldo demócrata, puesto que la mayoría de los republicanos votó en contra.

Posteriormente, el presidente Barack Obama firmó dicho proyecto para que se convirtiera en ley. Al haber evitado una crisis política por un cierre de gobierno, los legisladores se concentrarán ahora en negociar un financiamiento más amplio que alcance para lo que resta del año fiscal 2016.

Sin la aprobación de este presupuesto, el Gobierno habría agotado sus fondos, excepto para las operaciones consideradas de crítica importancia, como la vigilancia fronteriza del país. Asimismo, esto habría afectado principalmente a empleados que realizan labores consideradas “no esenciales” para la seguridad nacional. Los únicos funcionarios protegidos ante el cierre de gobierno y falta de fondos serían aquellos que desempeñan labores de seguridad y protección de la propiedad. Del mismo modo, el turismo habría sido una de las áreas más afectadas, debido al cierre de parques nacionales, museos y demás recintos públicos.

Entre las decisiones a tomar durante estas diez semanas está el elegir un nuevo portavoz para la Cámara de Representantes. Se presume que el posible sucesor será el líder republicano, Kevin McCarthy, y la elección se llevará a cabo el próximo 8 de octubre.

El motivo principal de la división en la votación fue la controversia que causó el uso de $500 millones destinados a la organización Planned Parenthood, dedicada a la planificación familiar, luego de que dirigentes conservadores antiaborto exigieran retirar el apoyo financiero a dicha institución.

Dicho así, queda claro que, mientras que el Gobierno lidia con la obtención y el manejo de fondos que le permitan seguir obrando, los partidos políticos siguen divididos por la defensa de sus ideales.

Ante esto, Dick Durbin, senador demócrata por Illinois, opinó que resulta sumamente desacertado basar las decisiones financieras del Gobierno en cuestiones ideológicas. “Es un error para el país permitir un cierre de gobierno; es un error para la creación de empleos y para nuestro futuro, en lo que se refiere a fondos para investigaciones médicas, educación y otros programas críticos para la nación”, declaró.

La última ocasión en la que se cerró el Gobierno, en el año 2013, terminó costándole al país alrededor de $24,000 millones por conceptos de pérdida de salarios y rendimiento laboral, situación que el Gobierno no puede darse el lujo de repetir.

Putin, Obama y el retorno a la Guerra Fría

Putin, Obama y el retorno a la Guerra Fría

Los diálogos entre Cuba y Estados Unidos no terminan todavía

Los diálogos entre Cuba y Estados Unidos no terminan todavía