Un mundo separado por vallas

Un mundo separado por vallas

Nuria García Murcia‐ Desde la India y Uzbekistán hasta Botsuana y Bulgaria, los países están erigiendo muros en sus fronteras. La última es la que el Gobierno húngaro está planeando levantar con Croacia con el fin de bloquear a los inmigrantes que intentan entrar en la Unión Europea.

En la era de la globalización, cuando se supone que celebraríamos un paso más hacia la eliminación de fronteras entre naciones, se han construido más muros que los existentes antes de la caída del de Berlín. Para ser exactos, 65 países son los que se defienden con kilómetros de acero de la entrada del forastero. En 1989, lo hacían solo 19. Según el último informe de la Organización Internacional de Migración, más de 400,000 personas han perdido la vida intentando encontrar un hogar alejado de la violencia o la precariedad.

Sin embargo, muchos expertos dudan de la eficacia de estos muros. Entre ellos se encuentra Emmanuel Brunet‐Jailly, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad canadiense de Victoria, quien afirma que el verdadero fin de lo controles en las fronteras debe ser el de compartir información y fortalecer las alianzas entre países, no el de reducir los elevados flujos de inmigrantes.

Estas son algunas de las barreras más significativas que dividen el mundo:

Europa

La oleada de inmigrantes procedentes de Siria, Afganistán o Somalia ha despertado un sentimiento antiinmigrante en Europa.

Hungría comenzó el pasado julio la construcción de una valla de cuatro metros de altura en la frontera con Serbia para impedir la entrada al país de los más de 1,000 inmigrantes que a diario escapan de los conflictos armados. Casi 100 millones de dólares y cientos de soldados es el coste que no le importa pagar a Hungría para conseguirlo. Pero el vallado de Hungría no acaba aquí. El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, declaró hace unos días que el país precisa de más barreras para frenar a los "traficantes de personas", y la próxima se levantará con Croacia.

Grecia ya lo hizo en 2012, cuando finalizó las obras de una extensa valla en la frontera con Turquía, y Bulgaria está en pleno proceso con el propósito de prevenir la entrada de inmigrantes indocumentados desde Turquía.

Estados Unidos y México

900 kilómetros de cemento y acero intentan anular la voluntad de los inmigrantes de cruzar a Estados Unidos a través de la frontera mexicana. Cámaras, sensores de movimiento, drones y 21,000 agentes de seguridad refuerzan el proyecto de mantener alejados a los inmigrantes indocumentados que entran desde el país vecino. El muy sonado candidato presidencial republicano Donald Trump afirma que intensificará los controles y aumentará la distancia de las barreras si gana las elecciones, pues según sus propias declaraciones los que entran son en su mayoría criminales, traficantes de drogas y violadores. La construcción que propone le costaría a la administración americana más de 20 billones de dólares, pero Trump ha asegurado que conseguirá que el Gobierno mexicano lo pague.

Israel

Una combinación de acero, hormigón y alambres de pinchos es la edificación que utiliza Israel para impedir la entrada de los palestinos. Los israelíes las denominan "vallas de seguridad", aunque los defensores de los palestinos lo conocen como el "nuevo muro de la vergüenza" o el "muro del Apartheid". A la llegada a la frontera, muchos palestinos son obligados a someterse a diario a estrictos controles de acceso para acudir a sus trabajos o granjas.

El de Palestina no es el único muro construido por Israel. En la franja de Gaza, Israel ha cimentado una barrera algo menos sofisticada que la anterior, que se dio por finalizada en 2013. En el borde con el Líbano y Siria, Israel ha establecido un complejo sistema de seguridad también.

Sur de Asia

En esta región destacan los 4,000 kilómetros de vallas que separan la India de Bangladesh y que el Gobierno de Nueva Deli sigue ampliando con la misma finalidad que otros países: evitar a los traficantes de personas e inmigrantes indocumentados. El polémico muro ha visto morir en la última década a 1,000 personas en manos de las fuerzas de seguridad indias.

Al igual que Israel, para la India las vallas son un método utilizado para delimitar sus fronteras con más de un país. Equipado con un sistema de imágenes térmicas y perfiles de temperaturas, alarmas y sensores de movimiento, se ha constituido un vallado de 482 kilómetros que divide la India de Pakistán. Y mientras los pakistaníes critican el proyecto, los indios trabajan para mejorar los sistemas de seguridad.

Otros 400 kilómetros de vallas ha utilizado Teherán para proteger la frontera irano‐pakistaní.

Asia Central

Uzbekistán tiene cuatro barreras de seguridad. La más señalada está en la militarizada frontera con Afganistán. Turkmenistán, por su parte, comenzó en 2001 las obras para cercar 1,600 kilómetros que bordean Uzbekistán. Las razones son las mismas que todos aportan: evitar el tráfico de personas y regular la inmigración.

Corea del Norte y Corea del Sur

La demarcación entre ambos países data de 1953, con el fin de la Guerra de Corea. Las vallas están llenas de pinchos que deberían detener la entrada de cualquier persona por ambos lados.

La situación de las dos Coreas sigue siendo técnicamente de guerra, por lo que son comunes las tensiones que surgen cada cierto tiempo en la frontera. Los enfrentamientos militares han resultado en cientos de muertos de Corea del Sur y de Estados Unidos, cuando este último se involucraba en el conflicto.

África

Llaman la atención en este continente los 480 kilómetros de valla entre Botsuana y Zimbabue. Según señala el Gobierno de Botsuana, es para evitar el contagio de enfermedades, aunque Zimbabue sostiene que en realidad está diseñada para impedir el paso ilegal de sus habitantes a un lugar más próspero, como lo es su país vecino.

En este caso la valla está escasamente controlada y los inmigrantes han conseguido traspasarla para cruzar a Botsuana, llevando a menudo a sus animales con ellos.

Pero a Zimbabue también le han construido un muro, en el borde con Sudáfrica, concluido en 1984 con un doble valla electrificada. En el área limítrofe con Mozambique, el Gobierno sudafricano también ha establecido protección en forma de muro, pero con un argumento diferente: detener la entrada de cazadores al Parque Nacional de Kruger.

Ayotzinapa: un año después, la ONU también pide respuestas

Ayotzinapa: un año después, la ONU también pide respuestas

Buscando solidaridad para inmigrantes y refugiados en el desierto y el mar

Buscando solidaridad para inmigrantes y refugiados en el desierto y el mar